Artículos de última hora

Cómo dejar de fumar


Hay muchas maneras de dejar de fumar. También hay muchos recursos para ayudarle. Sus familiares, amigos y compañeros de trabajo pueden servir de apoyo. Pero para tener éxito, tienes que tener el deseo real y sincero de dejar de fumar.

La mayoría de las personas que han sido capaces de dejar de fumar exitosamente lo intentaron al menos una vez sin éxito en el pasado. Debes tratar de no ver los intentos pasados de dejar de fumar como fracasos. Míralos como experiencias de aprendizaje.

A continuación presentamos algunos de los síntomas que debe esperar cuando dejes de fumar.

1. Un intenso deseo de nicotina
2. Ansiedad, tensión, inquietud, frustración o impaciencia
3. Dificultad para concentrarse
4. Somnolencia o problemas para dormir
5. Dolores de cabeza
6. Incremento del apetito y aumento de peso
7. Irritabilidad o depresión
8. La gravedad de los síntomas depende de la cantidad de tiempo por la que fumó. La cantidad de cigarrillos que fumaba al día también influye.
Si aún desea continuar, primero fije la fecha para comenzar. Esta es la fecha en la que dejarás de fumar por completo. Antes de esa fecha, puedes comenzar a reducir el consumo de cigarrillo. Recuerda que no existe un nivel seguro de consumo de tabaco.

Escribe una lista
Escribe una lista de las razones por las cuales quieres dejar de fumar. Esta lista tiene que incluir los beneficios a corto, mediano y largo plazo. Identifica los momentos en los que estás más propenso a fumar. Por ejemplo:

1. ¿Tienes tendencia a fumar cuando estás estresado?
2. ¿Cuándo sales en las noches con amigos?
3. ¿Cuándo está tomando café o alcohol?
Comunica a todos tus amigos, familiares, compañeros y asociados de tu plan para dejar de fumar. Informales fecha en la que lo hará. El hecho de que ellos sepan por lo que vas a pasar, puede ayudar.

Tienes que deshacerte de todos los cigarrillos
Antes de la fecha en la que vas a dejar de fumar, tienes que limpiar todo lo que tenga olor a humo, cigarro, y tabaco como prendas de vestir y muebles. Tu casa tiene que tener un nuevo aroma fresco, algo relajante e inspirador a paz y tranquilidad.

Tienes que tener un plan de respaldo
Vas a planear lo que vas a hacer en lugar de fumar en los momentos en los que es más propenso a hacerlo.

Necesitas ser lo más específico posible. Por ejemplo, si en el pasado fumabas mientras tomabas una taza de café, ahora toma té. Es posible que el té no desencadene el deseo por un cigarrillo. O, cuando te sientas estresado, ve a dar un paseo en lugar de fumar un cigarrillo. Deja volar tu imaginación y se creativo a la hora de distraerte. Hay cientos, sino miles de cosas que puedes hacer en lugar de perder el tiempo fumando.

Si tienes carro y acostumbras a llevar cigarrillos en algún lugar del carro, tienes que deshacerte de los cigarrillos inmediatamente. Limpia el carro hasta que pierda el olor a humo y tabaco. En su lugar vas a colocar galletas, caramelos, o una barrita de alimento nutritivo.

Encuentra actividades que te ocupen las manos y la mente. Los juegos de computadora, video juegos, paseos por el parque con amigos, una vuelta caminando por el vecindario, tejer, coser, aprender alguna actividad nueva, dibujar o lo que sea. Siempre la creatividad ante todo.

Si normalmente fumas después de comer, debes de encontrar otras formas de finalizar una comida. Puedes comer un pedazo de fruta. Levántate  y llama a un amigo, amiga, familiar y pídele que te cuente un chiste o alguna anécdota. Puedes dar un paseo observando la ciudad, o la naturaleza, los árboles, los pájaros, la gente y en el proceso y sin darte cuenta quema calorías y te pones en buena forma.

Cambiar tu estilo de vida
Vas a tener que modificar tu horario y hábitos diarios. Comerás a horas diferentes o mejor digo, vas a tener que consumir varias comidas pequeñas en lugar de tres grandes. Siéntate en una silla diferente o incluso en un cuarto diferente.

Vas a satisfacer tus hábitos orales en diferentes formas. Come apio u otro refrigerio bajo en calorías. Es solo una sugerencia, hay cientos de comidas bajas en calorías. Mastica goma de mascar sin azúcar. También puedes Chupar una rama de canela. Puedes fingir que fumas utilizando una pajilla en la boca.

De ahora en adelante harás más ejercicio, caminando o en bicicleta. El ejercicio te ayuda a aliviar las ganas de fumar.

Vamos a establecer metas y recompensas
Debes de marcar metas claras y específicas para dejar de fumar a corto plazo y como recompensa escribe en un papel “prometo no romper esta promesa, prometo no comprar la recompensa que deseo a menos que logre cumplir mi meta”. Tienes que cumplir tu meta. Esa es la mentalidad. Es una buena forma de controlar la mente, una vez que se convierta en hábito recompensarte cuando conquistes una meta, todo será más fácil y divertido.

Todos los días, quiero que pongas en una alconcilla el dinero que normalmente gastas en cigarrillos. No puedes gastar ese dinero hasta que dejes de fumar por completo.

Trata de no pensar en todos los días que te faltan para dejar de fumar. Toma las cosas un día a la vez y recuerda que ya no se trata de dejar de fumar.

Tan solo una fumada o un cigarrillo harán que el deseo por los cigarrillos sea más fuerte. Sin embargo, es normal cometer errores. Así que, aun si fumas un cigarrillo, no necesitas fumar el próximo o terminaras siendo un número más en las estadísticas. La decisión de completar la misión con éxito solo depende de ti.

No hay comentarios.