Artículos de última hora

El Club Bilderberg


El Club Bilderberg consiste en una reunión anual a la que asisten aproximadamente las 130 personas más más poderosas sobre la tierra.

El Club Bilderberg está integrado por inversionistas internacionales, banqueros, dueños de los principales medios de información, políticos y miembros de la realeza, mientras que otras personas acceden a las reuniones por invitación. En dicha invitación se indica claramente la indumentaria que deben de llevar, precisando la imposibilidad de utilizar calcetines blancos.

Los miembros de este grupo se reúnen en complejos de lujo donde la prensa no tiene ningún tipo de acceso, y sus oficinas están en Leiden (Holanda). El nombre de este club procede del primer hotel en el que tuvo lugar la primera reunión, en los Países Bajos. Las conclusiones del grupo Bilderberg nunca se han hecho públicas.

El 29 y 30 de mayo de 1954 tuvo lugar la primera reunión, propuesta por el emigrante judío y consejero político Polaco Jozef Retinger. Éste, preocupado por el odio anti-estadounidense que estaba causando el Plan Marshall en Europa, decidió reunir a los líderes europeos y estadounidenses para promover el entendimiento entre ellos. Entre los invitados se encontraba el príncipe neerlandés Bernardo, que decidió promover la idea, David Rockefeller, quién financió la reunión, y el primer ministro belga Paul van Zeeland.

El comité de dirección también mantenía un registro de los nombres de los asistentes y detalles de contacto, con el objetivo de crear una red de individuos que se podrían invitar unos a otros en privado. El propósito declarado del Grupo Bilderberg era hacer un nudo alrededor de una línea política común entre Estados Unidos y Europa en oposición a Rusia y al comunismo.

El hecho de que se reúnan los reyes, principados, los dueños de las cadenas de comunicación más imponentes de la tierra, los dueños de las corporaciones más grandes del mundo y las dinastías de multimillonarios más antiguas del mundo, está demás decir que es pura casualidad.

El ojo que todo lo ve

Bilderberg, el ojo que todo lo ve, el Gobierno Mundial a la sombra, decide en una reunión anual completamente secreta cómo deben llevarse a cabo sus diabólicos proyectos. Cuando se celebran estas reuniones, inevitablemente les siguen la guerra, el hambre, la pobreza, el derrocamiento de los gobiernos, y abruptos cambios políticos, sociales y monetarios. Tal régimen depende absolutamente de la capacidad del Club para mantener la información silenciada y reprimida. Ése es su talón de Aquiles.

El capítulo sobre Gran Hermano explica cómo el Grupo Bilderberg pretende mantenemos sometidos mediante el control sobre la OTAN, las Naciones Unidas y el gobierno de los Estados Unidos.

Para controlar nuestra reacción ante acontecimientos creados, el Grupo Bilderberg cuenta con nuestras respuestas pasivas (por no decir “perezosa”) y no se verá decepcionado mientras nosotros, como mundo libre, sigamos respondiendo igual que lo hemos hecho hasta ahora.

A un nivel mucho más profundo dentro de la sociedad civil hay un pacto de silencio y pasividad. Tal vez muchos se den cuenta, pero deciden callar y seguir con sus cómodas rutinas cotidianas: lo que ocurra no les afecta. El problema es que sí les afecta.

La batalla se está librando en este preciso instante y la dictadura global - el Gobierno Mundial Único - va ganando.

El objetivo de esta batalla es defender nuestra intimidad personal y nuestros derechos individuales, la piedra angular de la libertad.

  • El Congreso de los Estados Unidos
  • Los tribunales de la Unión Europea
  • Los medios de comunicación
  • Cámaras de vigilancia
  • Militarización de la policía
  • Tropas de la OTAN en tierras extranjeras
  • Una población con poco o sin dinero como mecanismo de control 
  • Etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID)

... y otros dispositivos de identificación que Gran Hermano nos impone y que conectan los detalles de nuestra vida a enormes bases de datos secretas del gobierno. Esclavitud Total.

Estamos ante una encrucijada. El siglo 21 está siendo sede donde se libra la batalla más grande de la humanidad por la supremacía del siglo 22 y solo existen dos opciones que determinarán el futuro de buena parte de la humanidad, o entramos al próximo siglo como un Estado policial electrónico con dictadura militar global o entramos como seres humanos libres de políticos corruptos, la decisión y el destino de tus hijos está en tus manos.

El único problema es que el grito de guerra muy pocos fueron capaces de escucharlo y como consecuencia, la guerra se está perdiendo por decisión unánime. La guerra ya fue declarada a todos los niveles y aquellos que siguen durmiendo no sabrán que la guerra se perdió hasta que ya sea demasiado tarde. Quizá se aun peor y la guerra ya se perdió, eso querría decir que nosotros somos el fósil que quedó de aquellos que intentaron oponerse a la tiranía.


La deuda

La técnica del Club Bilderberg, consiste en someter a la población mediante “préstamos” al gobierno. En la mayoría de los casos, estos préstamos son impagables porque para pagar una deuda, se necesita más deuda. Cuando el estado se da cuenta que no puede pagar la deuda, tiene que privatizar sus recursos naturales para ser vendidos a corporaciones y multinacional extranjeras.

Es entonces cuando las corporaciones controladas por el grupo Bilderberg entran en escena y toman posesión de los recursos naturales de un determinado país. La luz, la comida y el agua, se hacen recortes en el sistema educativo, los maestros protestan, los niños reciben una pobre educación, y como es lógico, aumenta la criminalidad entre la población al no poder tener el dinero suficiente para pagar por su propio coste de vida.

La telaraña está tendida y la meta es llevar a la población a una fuerte situación de inseguridad, angustia, pobreza y terror, de manera que la gente llegue a sentirse tan desmoralizada que pida a gritos una solución desde el gobierno, la que sea.

No esperemos castigos ni agresiones claras y explícitas por parte de los amos del mundo en la población mundial (sí sobre personas concretas), por lo menos hasta que consigan reducir a la población hasta el nivel que ellos consideran «manejable» y estén seguros que no perderán el control sobre la misma. Su táctica es mucho más sutil y están utilizando el conocimiento de todos los «grandes cerebros» del último siglo para conseguir sus objetivos: el sometimiento absoluto de la población.

El Club Bilderberg está luchando por romper la fortaleza psicológica del individuo y dejarlo sin defensas.


El sistema educativo

Estudios realizados por diferentes grupos independientes demuestran que el coeficiente Intelectual de la población está en caída libre. Esto se debe principalmente a la reducción de la calidad educativa, de manera que los que tienen el dinero suficiente le puedan dar una mejor educación a sus hijos, mientras que los pobres que conforman la mayor parte de la población mundial, se tienen que conformar con una educación limitada.

Las estadísticas y la alta cantidad en delincuencia alrededor del mundo lo confirman. No se puede pensar en una educación superior cuando se está intentando sobrevivir entre la pobreza, la desigualdad y la delincuencia. Por supuesto, públicamente se lanza periódicamente la noticia de que el coeficiente intelectual medio está subiendo. Ellos saben que, cuanto menor sea el nivel intelectual de los individuos, menor es su capacidad de resistencia al sistema impuesto, obligando al individuo a convertirse en un predador contra su propia especie.

El objetivo final de esta película de terror es un futuro que transformará la Tierra en un planeta-prisión poblado por zombis mediante un Mercado Único Globalizado, controlado por un Gobierno Mundial Único, vigilado por un Ejército Mundial, regulado económicamente por un Banco Mundial y habitado por una población controlada mediante microchips cuyas necesidades vitales se habrán reducido al materialismo y la supervivencia: trabajar, comprar, procrear, dormir, y repetir todo lo anterior una y otra vez hasta el día de su muerte. Todo conectado a un ordenador global que supervisará cada uno de nuestros movimientos. La oveja negra que se salga del rebaño simplemente se le apagara el microchip y listo.

Porque cuando se comprende lo que ocurre, comenzará a entender que mucha gente importante, gente a la que cree que admira, todos los que deberían proteger la libertad del ciudadano, en realidad trabajan para ellos, a favor de intereses que poco tienen que ver con la libertad.

Sivanandan, director del Instituto de Relaciones Raciales, dice:

La globalización ha establecido un sistema económico monolítico, el 11 de septiembre amenaza con engendrar una cultura política monolítica. Juntos, suponen el fin de la sociedad civil.

Y el nacimiento de la esclavitud total. Naciones Unidas no es inmune a esta nueva ideología, sino que ayuda a construirla.


Lucha contra el terrorismo

Los gobiernos de mayor envergadura han conspirado para la «Lucha Contra el Terrorismo» con las vergonzosas invasiones, entrega de armas a grupos terroristas, golpes de estado a gobiernos, bombardeos en Afganistán, Irak y Siria, por mencionar algunas de las víctimas. Todos estos acontecimientos se han vendido muy fácil a una población desmoralizada y abatida como actos patrióticos. Como ocurre con todos los matones, la mayor amenaza a la vida proviene del propio sistema de terror que se supone que protege a los ciudadanos del mismo.

¿O seguimos creyéndonos las mentiras propagadas por los políticos y los medios de comunicación que dicen que las guerras en el medio oriente se han hecho para defender la libertad y establecer la democracia y la igualdad de derechos?

Benjamín Disraeli, antiguo primer ministro de Inglaterra, hizo el siguiente comentario, «El mundo es gobernado por personajes muy distintos de los que piensan los que no están entre bastidores».

Desde 1994, cuando David Rockefeller exigió que se acelerarán los planes para el empuje final de la conquista global, toda la población del planeta se ha visto abrumada con una crisis financiera y ambiental, una después de otra. Una estrategia usada con frecuencia por los ingenieros sociales como condición necesaria para blandir y poner de rodillas a toda una población.

El Nuevo Orden Mundial se alimenta de guerras, sangre, pobreza, sufrimiento, crisis financieras y políticas para mantener la expansión de su aplastante camino hacia la conquista mundial. Se basa en el miedo de la gente a la verdadera libertad.

Por eso, en el caso de Afganistán, Irak, y Siria ya se escuchan voces que preguntan: « ¿Quién será el siguiente?» Irán, China, Rusia. Las armas, las guerras, la sangre y la muerte son el pan nuestro de cada día.


Los medios de comunicación

Para conseguir todo esto, no sólo han manipulado el sistema educativo, no solo tiene el control sobre las corporaciones más grandes del mundo, sino que también se han apoyado en su arma más letal: la televisión y sus «programas basura» para alejar a la población de las noticias que verdaderamente son importantes y así conseguir adormecerla.

Los medios de comunicación del mundo son los vehículos simbólicos mediante los cuales, el juego de oferta y demanda de bienes controla a la población.

En un mundo materialista, en el que los exhibicionistas se dedican al periodismo y al espectáculo, hay pocas o ninguna ventaja material en la honestidad o en los principios. Las ventajas materiales lo dominan todo, punto. En este contexto, las palabras se usan no como argumentos en un debate, sino para acabar con la discusión. Esa es precisamente la razón por la que dictadores, oligarcas, dictaduras militares, emperadores y tiranos a lo largo de la historia han procurado censurar el debate y sofocar la libre información, y por eso…

  • El Grupo Bilderberg
  • La Comisión Trilateral
  • La Mesa Redonda
  • El Consejo de Relaciones Exteriores
  • La Comisión Europea
  • Las Naciones Unidas
  • El Fondo Monetario Internacional (FMI)
  • El Club de Roma

Prefieren llevar a cabo sus gestiones en privado. Él totalitarismo es una solución patológica para todas esas vidas inseguras y aterrorizadas por el miedo, de manera que la tiranía vende “protección” a cambio de la libertad de poblaciones sumergidas en el miedo de perder lo que nunca han tenido; libertad.

Este hecho general fue fácilmente entendido por la fuerza omnipresente en organismos multinacionales como la Comisión Trilateral, el FMI, el secreto Consejo de Relaciones Exteriores y otras entidades corporativo-financiero-estatales.

Mantener a la mayoría de la población en un estado continuo de miedo interior funciona porque la gente está demasiado ocupada intentando sobrevivir entre la pobreza y la delincuencia.


Esclavitud total

El profesor John McMurtry de la Universidad Guelph de Canadá, nos dice que «no es lo esencial, sino lo accesorio del significado del nuevo totalitarismo. Es una forma de gobierno mucho más eficaz que el terror basado en la fuerza militar, que es más directo pero expone el sistema a otra forma de resistencia». La Historia nos enseña por analogía, no por identidad.

La experiencia histórica no implica quedarse en paralizado en el presente para mirar con nostalgia el pasado. Más bien implica mirar al pasado y volver al presente con un conocimiento más macro-enriquecedor para poder entender porqué estamos como estamos y después intuir a dónde nos dirigimos como humanidad. El pasado y el futuro se retroalimentan.

No depende de Dios libramos de esta terrible Edad Oscura. Dios nos dotó con la capacidad de pensar y actuar a nuestro antojo. Se llama libre albedrío. Esta en nuestras manos ejercer tal derecho celestial. Podemos elegir quedarnos de brazos cruzados mientras los amos del universo diseñan nuestro futuro y el de nuestra descendencia, o podemos despertar y ser nosotros quienes diseñemos nuestro propio futuro. Depende de nosotros. Persona precavida vale por dos. Nunca encontraremos las respuestas adecuadas si no somos capaces de formular las preguntas apropiadas.

No hay comentarios.