Artículos de última hora

La gran conspiración del 11 de Septiembre


El 11 de septiembre del 2001, cuatro aviones con 205 pasajeros y 15 niños fueron secuestrados por terroristas con cuchillos para cortar verduras mientras volaban al estado de California desde el Aeropuerto Internacional de Boston, el Aeropuerto Internacional Washington-Dulles y el Aeropuerto Internacional Libertad de Newark.

En nueva York, la mañana prometía ser la típica mañana neoyorquina sin más y sin nada emocionante que contar. A las 8.19 de la mañana, la azafata Betty Ong del vuelo 11 de American Airlines se comunica con la oficina de reservaciones de la compañía para informar que el avión estaba siendo secuestrado.

Aparentemente a nadie le importo, ni se hizo nada significativo para detener a los terroristas. A las 8.46 de la mañana, el vuelo 11 de American Airlines se incrusta por completo en la Torre Norte del World Trade Center (WTC).

La gente desconcertada pensaba que era un accidente. Mientras las grandes cadenas de televisión transmitían en vivo para el mundo entero, a las 9.02 de la mañana, el vuelo 175 de United embiste la Torre Sur del World Trade Center.

El suceso es cubierto en directo por diversas cámaras de televisión que estaban enfocando a las Torres Gemelas, a pesar de la densa humareda que surgía de la Torre Norte. A las 9.59 de la mañana se derrumba la Torre Sur y a las a las 10.28 cae la Torre Norte. El mundo no daba crédito a lo que acababa de ocurrir frente a sus ojos. Bilderberg, el ojo que todo lo ve celebrará desde las sombras.

Osama Bin Laden

Osama Bin Laden fue conocido como el terrorista más buscado del mundo. Acusado por el gobierno de los estados unidos, la prensa y todos los medios de comunicación como el responsable por los ataques del 11 de septiembre del 2001.

En el sitio web del FBI solían tener la foto de Osama Bin Laden, situado como uno de los hombres más buscados del mundo, acusado de los ataques de 1998, pero no de los ataques del 11 de septiembre. Muchos periodistas llamaron al FBI preguntando ¿Por qué no se relaciona Bin Laden con el 11 de Septiembre? Y el FBI respondió, por qué no tenemos ninguna prueba.

Osama Bin Laden supuestamente se escondía en las montañas de Afganistán, entonces debemos preguntarnos, ¿Por qué el gobierno de los Estados Unidos invadió Afganistán después de los ataques del 11 de septiembre si el FBI dice que no tiene ninguna prueba que relaciona a Osama Bin Laden con el 11 de septiembre?

El 11 de septiembre del 2001 murieron 2,722 personas. El verdadero ataque ocurrió en la televisión, en la psique de los millones de televidentes sintonizando en vivo la cobertura; en contraste, según las cifras más conservadoras, han muerto más de 1 millón de personas en las guerras de Irak y Afganistán, en respuesta a la supuesta agresión terrorista por parte de Osama Bin Laden.

Estados Unidos recuerda a sus víctimas —la cuales son cuantitativamente insignificantes en comparación con las víctimas de su represalia—, reforzando su cancerígeno nacionalismo y justificando su despliegue bélico en el mundo, inyectando más combustible a la maquinaria de guerra anglosajona.

Mientras es digno conmemorar a las víctimas, tampoco se debe de dejar de condenar todo el despliegue militar que ha generado la represalia del ataque y si investigar individualmente los hechos y buscar liberarnos de la programación psicosocial que ejercen los medios. Se puede usar despectivamente la palabra "conspiracionista" o "conspiranoico", pero creer sin cuestionar lo que nos dicen los gobiernos y la mayoría de los medios es simplemente ingenuo.

Consecuencias

Como consecuencia de los supuestos atentados del 11 de septiembre, Estados Unidos por sí solo ha gastado más 3.2 trillones, aumentando su deuda a 19 trillones, solamente en las guerras de Afganistán e Irak, una cantidad de dinero de proporciones astronómicas que se ha ido en gran parte a las familias que controlan las corporaciones que reciben contratos militares y de infraestructura del gobierno de Estados Unidos.

Al mismo tiempo, se ha implementado una estructura global de vigilancia, espionaje e inteligencia bajo el pretexto de “seguridad nacional”. En estados Unidos, si un ciudadano es mínimamente sospechoso de estar involucrado en actividades terroristas, puede ser torturado y encerrado en Guantánamo de por vida hasta el día de su muerte sin tan siquiera tener la oportunidad de tener un juicio en una corte de justicia.

En los últimos años hemos visto cómo las agencias de “seguridad nacional” de los estados unidos obligan a todas las corporaciones tecnológicas a entregar datos de sus usuarios de todo el mundo a la inteligencia del gobierno de los estados unidos, borrando la línea entre lo público y lo privado.

En cierta forma el 11-S es el día en que se estremeció la realidad de 7 mil millones de habitantes y se auto reveló la existencia de una agenda oculta para el control de esta desmoralizada población.




En esta imagen podemos apreciar en el centro del edificio una estructura de concreto con cuatro vigas de acero en su interior.

¿Los ingenieros de la construcción de las torres nunca pensaron ni remotamente posible la colisión de un avión contra alguna de esas torres? ¿Acaso pensaron que los aviones vuelan por la fuerza del aire?

Jamás, ni antes ni después del 11 de septiembre se ha colapsado un edificio de estructura de acero después de un incendio.

En Madrid 2005, hubo un incendio, un rascacielos ardió durante 20 horas sin cesar y al final la estructura del rascacielos no se derrumbó. Cabe mencionar como dato curioso que este edificio estaba aún en construcción pero sin embargo se mantuvo en pie y ardiendo durante 20 horas.

Algo a tener en cuenta en esta clase de incendios es el color de las llamas. El color natural blanco quiere decir que hay mucho oxígeno ardiendo. En el caso de las torres de Nueva York, el color de las llamas era de un color rojo oscuro, el humo era completamente negro y apenas 50 minutos después se derrumban las torres.

Según la versión oficial, la intensidad del calor provocó que el edificio perdiera la solidez y terminó derrumbándose, y esto hay que aplicarlo a las 3 torres porque no fue una, ni dos, sino tres torres derrumbándose en un parpadeo. Tengamos en cuenta la importancia de la matemática básica en esta ecuación, es decir: dos aviones impactaron 3 torrres y como arte de magia, se derrumbó una tercera torre.

Todo esto a causa de un calor “inmenso”. Si lo que nos cuentan es cierto, la pregunta que debemos hacer es ¿Cómo es que las personas de la parte más alta del edificio pudieron atravesar la zona más caliente hasta llegar abajo y se salvaron?

Y también, ¿La calor fue capaz de derribar toda la estructura de un edificio que jamás fue impactado por ningún avión?

Uno de los empleados de la empresa NIST encargada de la investigación, crítico públicamente el informe oficial y una semana después fue despedido. Meses después el gobierno actualizó su informe y señaló que habían hecho pruebas con muestras  recuperadas del incendio, asegurando que indicaban que las temperaturas eran muy bajas. Las temperaturas no eran tan calientes como algunos desinformadores pretendía hacernos pensar, ni siquiera como para debilitar hierro, mucho menos blandir acero.


El nuevo Informe

Según el nuevo informe, la nueva teoría es que el calor debilitó los pisos que comenzaron a debilitarse hacia abajo, hasta llegar al punto de no poder soportar el peso de las estructuras superiores, provocando el colapso una encima de otra como efecto dominó. Si esto es cierto, el esqueleto de los tres edificios debió haber quedado en pie. Pero no es así, en solo 8 segundos la primera torres se hunde de arriba hacia abajo mostrando un efecto antinatural como en una demolición controlada.

Científicos, ingenieros y arquitectos se dieron la tarea de medir el tiempo, física y dinámica de la caída de estos edificios de acero y las conclusiones son tajantes: ¡ese es el tiempo de velocidad de caída libre!

Un análisis de más de 1000 arquitectos e ingenieros sobre el porqué se derrumbaron las torres, concluyó que se trató de una demolición controlada.

Los informes oficiales alegan que el tercer edificio colapsó debido a incendios provocados por los dos primeros edificios. Las temperaturas alcanzadas por el fuego no sobrepasan como máximo los 800 grados, para fundir una viga de acero, se deben alcanzar temperaturas de 1600 grados como mínimo. A nivel químico, la única forma de blandir una viga de acero en un periodo de tiempo tan corto es combinando Termita + Óxido de Hierro + Azufre. El único problema es que se debería de haber plantado esta combinación química, justo en las bases de las vigas de acero y hacerlas explotar a control remoto.

Cortes con precisión milimétrica

La mentira se cuenta sola: ¿Podemos tomarnos unos segundos para valorar, apreciar y contemplar la hermosura de estos cortes con precisión milimétrica? Es decir, la zona donde impactó el avión, la zona donde supuestamente el calor es tan inmenso que se está blandiendo hierro con acero y carne humana, vemos a gente apoyandose entre los escombros. Por todo lo que representa, esta imagen causa vergüenza ajena.

William Christianson, quien trabajó durante 29 años en la CIA, afirmó lo siguiente:

Todas las características de estos colapsos indican que se deben haber producido por demoliciones controladas.

Después del colapso, una señora llamada Jeanette Mackinlay, que en aquel entonces vivía justo frente al derrumbe de los edificios, se dio a la tarea de recolectar algunas cenizas y polvo para guardarlas. Estas pruebas fueron entregadas a un científico llamado Steven Johns. Estas cenizas fueron analizadas utilizando el frio ojo de la infalible metodología científica, y como era de esperarse, se encontraron residuos de metal.

Experimentos científicos con termina revelaron que esto ocasiona la dispersión de partículas de metal en todas las direcciones. También se encontró Bario, un elemento químico. El nitrato de bario y el azufre forman parte de la patente militar llamada Nanotermita, también conocida como “súper termita”, que se basa en las composiciones químicas de Termita + azufre + nitrato de Bario, sustancias que juntas permiten cortar más rápido el acero.

Que 'causalidad' que se encontrarán justo ahí, entre las cenizas de las colapsadas torres gemelas, estructuras que se derrumbaron en tiempo récord, el mismo tiempo record que requiere una demolición controlada. Las evidencias químicas y físicas son demasiado potentes como para siquiera ser cuestionadas.

Para ponerle la “cereza al pastel”, el Bario es un metal extremadamente tóxico, por tal razón no es normal encontrarlo entre ese polvo. Su presencia en ese polvo y ceniza indica lo evidente; Intervención militar.

Todo esto sin mencionar las docenas de relatos de personas presentes que dicen haber escuchado fuertes explosiones, incluso algunas personas cayeron al suelo debido a estas explosiones. Otros aseguran haber visto destellos de luces, y muchos dijeron que parecía una de esas demoliciones que salen en la televisión de programas educativos. Es importante aclarar que las cocinas eran electrónicas, y no de gas. Eso quiere decir que no existe forma de que se pudieran generar explosiones debajo de los edificios del World Trade Center.

Cuanto aparecen los científicos, arquitectos, ingenieros y expertos en demolición controlada respaldados por la ciencia, no estamos hablando de teorías de conspiración. Esto ha sido probado en experimentos científicos y los resultados son tajantes, claros y directos; estos edificios se derrumbaron bajo condiciones de demolición controlada utilizado, posiblemente, nanotermita.

De acuerdo con las leyes de la física, grandes cantidades de súper termita militar tuvieron que ver sido utilizados para derribar estos edificios. Aquí no hay misterio, aquí no hay conspiración, solo pruebas científicas que ayudan a corroborar nuestra exposición.

Ahora tenemos que decidir, ¿A quién le creemos más, a un gobierno corrupto que busca cualquier pretexto para invadir países en busca de recursos naturales o quizás a los ingenieros, arquitectos y científicos que han sometido el caso del 11 de septiembre al frío ojo de la metodología científica?

No hay comentarios.