Artículos de última hora

La Guerra de Vietnam


La Guerra de Vietnam fue un conflicto bélico librado entre 1955 y 1975 para impedir la reunificación de Vietnam bajo un gobierno comunista. Participó la República de Vietnam (Vietnam del Sur) con el apoyo de Estados Unidos y otras naciones, contra la guerrilla local del Frente de Liberación de Vietnam (Viet Cong) y el ejército de la República Democrática de Vietnam (Vietnam del Norte), respaldados por China y principalmente por la Unión Soviética.

Se calcula que murieron entre un millón y 5,7 millones de personas. Se estima que Estados Unidos tuvo aproximadamente 58 159 bajas y más de 1700 desaparecidos, constituyendo la contienda más larga de dicho país hasta la guerra de Afganistán.

Historia regional
La historia de Vietnam comenzó en el siglo XII, con un grupo de pueblos desplazados desde el sur de China por la invasión mongola y que colonizaron la cuenca baja del Río Rojo. Este periodo de expansión concluyó a finales del siglo XIX cuando el país fue invadido por los europeos, sobre todo Francia y España. Durante la Segunda Guerra Mundial, el imperio nipón también invadió buena parte de Asia, incluida Indochina. Mantuvo, eso sí, a los administradores franceses en sus puestos para no alterar el orden en la colonia.

La Contienda pareció enseñar algo muy importante. Los europeos estaban lejos de ser invencibles y empezaron los levantamientos en Asia y África en contra de Francia, los Países Bajos, Portugal y el Reino Unido. Para responder a los distintos movimientos independentistas, los gobiernos europeos enviaron a lo mejor de sus ejércitos contra los movimientos de liberación en Indochina, Indonesia, Guinea o la India.

Sin embargo, el cambio en la percepción de los orientales que miraban al comunismo Soviético como una forma de liberación contra el colonialismo europeo y el agotamiento provocado por la Segunda Guerra Mundial hacía muy difícil volver al dominio colonial por parte de Europa sobre Asia.

Como contestación a esta real o supuesta expansión del comunismo, en la década de 1940, Harry S. Truman ayudó a Grecia para ganar su guerra civil contra la facción apoyada por Moscú. No tuvo suerte con la China de Mao, que sí adoptó el régimen comunista. Estados Unidos temía quedar rodeado de una constelación de naciones comunistas.

Vietnam del Sur parecía ser la próxima nación en caer en manos del comunismo. Las naciones parecían caer como en efecto dominó en toda la península y el resto de Asia, con la consiguiente pérdida de prestigio internacional para Los Aliados.

En la década de 1950, el General Eisenhower profundizó en la doctrina de Truman con apoyo económico a militares golpistas y derrocadores de gobiernos como en Filipinas, Singapur, Corea, Medio Oriente, Centro América y Sur América; además apostó por la Carrera espacial contra la Unión Soviética para conseguir que Indonesia y otros países de la región no cambiaran de bando.

Los distintos gobernantes de la URSS también se veían amenazados por los occidentales. Después de la segunda guerra mundial, los soviéticos veían como su territorio era rodeado por bases estadounidenses con armas nucleares en Alemania occidental, Japón, Turquía... Pero además, los posibles gobiernos que podían simpatizar con la URSS eran hostigados y derrocados por Estados Unidos, caso de Nasser en Egipto, o depuestos directamente como Lumumba en el Congo.


La Guerra de Indochina

Francia deseaba restablecer su mandato colonial en Indochina tras la rendición de Japón, pero Ho Chi Minh había declarado la independencia de la República Democrática de Vietnam el 2 de septiembre de 1945, pero los franceses lo recibieron en París como guerrillero y no como jefe de estado.

Un frente de nacionalistas y comunistas llamado Liga por la Independencia de Vietnam, Viet Minh aceptó al principio el retorno de los franceses para evitar la amenaza de China; pero pronto la tensión con las fuerzas coloniales se hizo insoportable. En 1946 se produjeron los primeros tiroteos en lo que se conoce como la Guerra de Indochina.

Francia contaba con el apoyo de buena parte de la colonia, especialmente los vietnamitas monárquicos. Sin embargo, los franceses como eran demasiado inteligente no querían gastar recursos en el conflicto, por lo que acudieron a Estados Unidos en busca de fondos y armas. Harry S. Truman, en 1950, comenzó contribuyendo con el 15 % de los gastos militares aproximadamente.

Cuatro años después, Dwight D. Eisenhower ya soportaba más del 80 % del esfuerzo bélico para levantar, por ejemplo, una base fortificada en Dien Bien Phu. Dicha base pretendía cortar la conexión entre el Viet Minh y la guerrilla que operaba en Laos, además de pretender librar una batalla convencional donde las fuerzas de Giap se presumían inferiores. Giap estaba siguiendo el espíritu contenido en la frase:

Será una pelea entre un elefante y un tigre. Si el tigre se queda quieto el elefante lo aplastará sin remedio; pero el tigre nunca se quedará quieto. Saltará sobre el lomo del elefante arrancándole grandes trozos de carne para esconderse después en la jungla, Así el elefante morirá desangrado

Sin embargo, en Dien Bien Phu Giap emprendió una batalla convencional hasta convertirla en una de las mayores derrotas de Francia. En aquel valle, el Ejército Colonial francés perdió lo mejor de su fuerza de combate, colocando al gobierno de París en una posición de desventaja para terminar la conferencia de Ginebra de 1954. Eisenhower no proporcionó las decenas de aviones necesarios, pero llegó a ofrecer a los franceses dos armas nucleares, éstos las rechazaron por no considerarlas útiles.

Tras la derrota y los acuerdos firmados en la ciudad suiza, la Indochina francesa se dividía en las naciones independientes de Camboya y Laos, más Vietnam separado a su vez por el paralelo 17, el norte sería una zona para la reagrupación del Viet Minh y el sur para el ejército colonial francés.

Las dos divisiones pasaron a llamarse República Democrática de Vietnam, más conocida por Vietnam del Norte, y el Imperio de Annan, bajo el mando del emperador Bao Dai; pero se incluyó una cláusula por la cual se celebraría un referéndum en 1958 para decidir si los dos Vietnam seguirían separados o se reunificaban.


Estalla la Guerra Civil

El 30 de abril de 1955 el general Diem dio un golpe de Estado, totalmente orquestado por la CIA. Los golpes de estado en Indonesia, Filipinas, Singapur, Corea del Sur y Taiwán estaban siendo éxitos. Eisenhower apoyó al régimen de Diem y al de sus sucesores con 1200 millones de dólares en cinco años y el envío de 700 asesores militares. El presidente Kennedy profundizó en la misma política. 

Acciones armadas venían produciéndose desde el 1 de noviembre de 1955; pero debería llegar el año 1959 cuando comenzó la verdadera lucha. En ese momento antiguos guerrilleros del Viet Minh, monjes budistas, campesinos y varios grupos más empezaron a integrar el que después se llamaría Frente de Liberación Nacional.

La táctica del FNL consistía en la guerra de guerrillas, que tantos éxitos les trajo en el conflicto anterior contra el régimen colonial francés. Así en julio de 1959 el comandante Dale Buis y el sargento Chester Ovnard fueron los primeros estadounidenses muertos en Vietnam durante los ataques a la base de Bien Hoa.



El Vietcong

El Frente de liberación nacional de Vietnam o FNL es más conocido por la contracción Vietcong, integrado por una variedad de voluntarios, como monjes budistas, miembros de minorías y uno de cada quince antiguos combatientes del Viet Minh. En total debían ser poco más de 3000 guerrilleros en 1960.

El Vietcong poseía fiereza, determinación y gran capacidad de sacrificio, algo que sorprendió a muchos soldados del Sur y los estadounidenses, a menudo salidos de un reemplazo forzoso.

Un miembro del Vietcong escribió:

Realmente no sé cómo pudimos aguantar todos aquellos años. No había nada que hacer excepto luchar y seguir luchando una vez tomada la decisión. Los soldados estadounidenses tenían suerte. Regresarían a sus casas, a miles de kilómetros, una vez terminada su tarea. Nosotros no teníamos nada, excepto la tierra, nuestra tierra. Si nos rendíamos, no tendríamos nada. Posiblemente, en el fondo de nuestros corazones, les odiábamos.


Estados Unidos entra en Guerra Directa

Los informes enviados a Washington por los asesores y otros expertos concluían que la situación era muy mala. Para finales de 1964, aproximadamente el 60 % del país estaba en poder del Vietcong, y las infiltraciones comunistas se habían triplicado, llegando a unos 34,000 efectivos.

La intervención directa, opinaban los asesores presidenciales, resultaría muy larga, costosa y sangrienta por ser el Sur un país poco interesado en su supervivencia. Sin embargo, de no hacerlo y en opinión de los mismos asesores, Estados Unidos parecería un tigre de papel y podría degenerar en la Tercera Guerra Mundial, al no ver los soviéticos obstáculos insalvables para su expansión.

El 2 de marzo de 1965 se autorizó la Operación Rolling Thunder, planificada desde hacía un año, con cien caza-bombarderos y 200 toneladas de bombas cada uno con el objetivo de atacar instalaciones norvietnamitas y doblegar su voluntad «destruyendo acero y hormigón», en palabras del presidente Johnson.

En ese mismo mes desembarcaron en la base aérea de Da Nang 3500 marines para protegerla y unirse a 60,000 soldados ya destinados en Vietnam. Todo ello se realizó sin consultar a la opinión pública estadounidense; en ese momento se organizaron protestas en contra y denuncias ante el descaradamente clasista sistema de reclutamiento. Desde el punto de vista del Derecho Internacional Estados Unidos no estaba en guerra contra ninguna nación, para ser así debería haber existido una declaración previa, tampoco fue una invasión de Vietnam del Sur, solo la llegada de más “asesores”.

Estados Unidos emprendió una campaña propagandística y otra militar desde un principio.

El objetivo político pretendía dar a conocer las acciones de Vietcong a la opinión pública estadounidense y mundial, con el fin último de aislar internacionalmente a Vietnam del Norte y marginar al FLN, en caso de llegar a una negociación. Para ello se utilizarían los medios de comunicación y las acciones diplomáticas.

El presidente Johnson trató de atraer a tantos países como pudo con la Campaña “Más banderas”, para dar una idea de que el "Mundo Libre" estaba luchando contra el comunismo, pese a que el adjetivo "Libre" es más un eufemismo que una realidad debido a la presencia de países como Corea del Sur o Filipinas pues eran gobiernos implantados por la CIA.

La dictadura coreana envió 47,829 soldados en 1967. Tailandia contribuyó con un total de 11,568 soldados, además permitió a Estados Unidos emplear su territorio para operar bombarderos B52, cazas, aviones de reconocimiento y el Centro de Vigilancia de Infiltración.

Australia terminó destinando una división, primero con asesores en 1962, después con 1400 soldados, algunos veteranos de la lucha en las junglas malayas, y finalmente con 7672 soldados y oficiales en 1967, por lo que se convirtieron en un importante aliado estadounidense y experimentado en un territorio muy hostil como es la selva. Las Filipinas con 2000 soldados, Taiwán 31 hombres y España con múltiples grupos de médicos militares.


Operación Starlight

El objetivo marcado era demostrar al Vietcong que no podrían ganar la guerra.  El 1 de julio de 1965 los marines emprendieron la Operación Starlight. Lograron sorprender primero y arrinconar después al Vietcong en la península de Noh Nang. Una vez allí acabaron con los guerrilleros utilizando toda su potencia de fuego: armas portátiles, artillería, aviación y artillería naval de los cruceros fondeados en el Golfo. 

Por su parte, la US Army combatiría contra los soldados del Norte en el valle de Ia Drang. Durante varios días de noviembre los soldados de la 7º Caballería y otras unidades de la 1º División de caballería aérea se enfrentaron a tres grupos de Norvietnamitas.

Los norvietnamitas habían sido enviados para destruir el campamento de Boinas Verdes y tomar después la ciudad de Pleiku, dejando así el camino libre hacia el Mar de China Meridional, lo que hubiese partido el país por la mitad. Pero los estadounidenses truncaron ese plan. 

Los nuevos helicópteros movidos por turbo-transmisión resultaron un arma útil para transportar hombres al centro de la batalla y extraer a los heridos. La batalla estuvo a punto de volverse una catástrofe para Estados Unidos, pero esos helicópteros y la potencia de fuego desplegada invirtieron la situación. El plan norvietnamita fue truncado por los Estados Unidos. Pese a eso, Unos 234 soldados estadounidenses perdieron la vida y unos 1500 norvietnamitas murieron en el enfrentamiento.


Demolicion Total y Consecuencias

El primer año de la guerra, Estados Unidos venció en la totalidad de las batallas, gracias a su potencia de fuego y a poder abastecer a sus hombres por aire sin sufrir los numerosos ataques que tantas pérdidas les costaron a los franceses. Esto les hizo pensar en una victoria fácil y rápida.

El gobierno del Sur fue recuperando buena parte del territorio perdido los años anteriores y en 1967 en Estados Unidos se creía que la victoria estaría de su lado en no mucho tiempo. Pero la desmesurada potencia de fuego utilizada estaba resultando contraproducente en muchas ocasiones.

Un aldeano comentaba:

La aldea ya no existe, Fue destruida por los estadounidenses, reconstruida y después destruida nuevamente por ellos. Después de esto se le llamó zona de fuego libre. Dijeron que, con la aldea muerta, ya no había razón para que nadie fuese allí, ni siquiera para visitar la tumba de nuestros antepasados.


El Vietcong Contraataca

Los vietnamitas aprendieron mucho más de su oponente de aquellos reveses y decidieron seguir las siguientes pautas:

1. Mantener el apoyo campesino con una incansable campaña de adoctrinamiento.

2. Rehusar el combate en campo abierto o en terreno fácilmente abarcable.

3. Luchar siempre utilizando la flexibilidad, la dispersión y la sorpresa, para evitar el fuego de su artillería.

4. No permanecer demasiado tiempo en la misma posición y abandonarla en cuanto sus adversarios ofrecieran excesiva resistencia. Incluso llegaban a lanzar tres granadas de mortero y marcharse antes de ver dónde caían.

5. Continuar la construcción de túneles, tanto en las llanuras como en colinas, para contar con un refugio relativamente seguro y poder «evaporarse» delante del enemigo.

Tener paciencia y perseverar por la convicción de que una sociedad industrializada no puede mantener por mucho tiempo una guerra costosa sin resultados exitosos más o menos inmediatos.

Compartir todas las mismas condiciones de vida y hacerlos sentirse partes de una lucha común. Así los oficiales del Vietnam del Norte solían vivir en los mismos agujeros que sus soldados, los miembros del politburó de Hanoi solían adentrarse en la Ruta Ho Chi Minh para animar a los zapadores y a las Brigadas de Choque de las Juventudes especiales. Esto fue un logro, como testifica el diario de una vietnamita.

Al andar sola en el bosque me di cuenta de lo vulnerable que era. Todo estaba muy tranquilo: no tenía a nadie delante ni detrás, estaba completamente sola en el sendero. Pero me sentía segura pues sabía que mis camaradas estaban cerca, que marchaban juntos hacia el frente.

Soldados Desmoralizados

Así, la guerra de Vietnam se convirtió en una serie de larguísimos momentos de inactividad o de marcha, interrumpidos por algunos instantes de lucha sangrienta. Estas acciones tuvieron éxito dañando la moral estadounidense. Tanto el Mando de la Asesoría Militar en Vietnam, como los oficiales y soldados se sentía desmotivado por estas tácticas.

Un miembro de las Fuerzas Especiales afirmó años después:

Me gustaba más en el 65 y 66. Entonces eras tú contra ellos. Ahora te sientas y esperas a que salten por los aires o lo hagas tú.

Esa tensa espera destrozaba los nervios y la mora de los soldados, pero cuando por fin tenían acción, si los norvietnamitas se sentían acorralados solo lanzaban algunas granadas y desaparecían en la selva. Esto era algo que los enfurecía enormemente, por lo que más de la mitad de los soldados estadounidenses terminaban drogadictos. El resultado era que la emboscada se convirtió en una obsesión y el evitarla, era la primera prioridad, antes combatir, era su supervivencia y la paranoia de una emboscada en cualquier momento y a cualquier hora.

El deseo de conseguir una batalla campal llegó a ser la obsesión del Pentágono, que organizaba operaciones con el fin de localizar el Cuartel General del Vietcong, ejército de Vietnam del Norte enviado al Sur. En su mente seguía fija la idea de que los guerrilleros defenderían aquella valiosa posesión con sudor y sangre, por tanto, tendrían una oportunidad para destruirlos.

Pero por más operaciones que llevaron a cabo, el Cuartel General de Vietcong nunca apareció, todo esto suponiendo que el Cuartel General no fuera en realidad una oficina en Hanoi. Nuevamente se hacía cierta la metáfora de Ho Chi sobre la lucha entre el tigre y el elefante.

Un miembro del Vietcong lo explicó así:

Nuestros camaradas no sentían pena. Sabían que tenían que matar tantos estadounidenses como fuera posible. Se nos había dicho que masacráramos tantos soldados imperialistas como pudiésemos ya que, si ascendía el número de estadounidenses muertos, el pueblo estadounidense –al que no gustaba esta guerra– derrocaría a su gobierno.

Asimismo la cita contiene otra de las cartas que supo jugar el pueblo vietnamita a su favor: la utilización del terreno en su propio beneficio. En la jungla podían ocultarse sin ser vistos, ni siquiera por visores de luz de estrella o de infrarrojos. Sabían utilizar las ventajas que ofrecía la hostil selva, algo que los estadounidenses no llegaron a comprender en ningún momento, como demuestra el deseo de arrasar con la vegetación a base de bombas y artillería pesada.

La ruta de abastecimiento de Vietcong

Desde 1966 Vietnam del Norte decidió reforzar, ampliar y utilizar la ruta que abrió en 1959, para el abastecimiento de las tropas del Vietcong.

Pese a que la flota de Estados Unidos hacía lo imposible, el abastecimiento nunca pudo ser cortado totalmente, ni utilizando todos los tipos de técnicas, desde los bombardeos masivos hasta el sembrado de sensores inteligentes que detectaban el caminar de personas o detectar su sudor; pero por los animales, la vegetación, el clima, los innumerables caminos y la perseverancia de los vietnamitas, todos los esfuerzos y la tecnología militar más moderna resultaron inútiles.

Con el avance de la Guerra, la Ho Chi Minh fue una de las piezas claves para poder lanzar la Ofensiva, después la Ofensiva de Pascua y por último la Ofensiva de Primavera, que terminó con Vietnam del Sur.

El 21 de enero de 1968, dos divisiones Norvietnamitas y efectivos del Vietcong, comenzaron un fuerte bombardeo sobre la base de Khe Sanh. Pronto la prensa y el propio presidente Johnson realizaron paralelismos con la gran derrota francesa en Indochina. Los distintos informes negaban que las dos situaciones se parecieran, pero el Presidente se mostró muy preocupado ante la posibilidad de perder la Base y verse frente a una derrota de gran repercusión mediática.

La ofensiva del Tet fue una operación militar planificada por el gobierno de Vietnam del Norte y ejecutada por el Ejército de Vietnam del Norte y el Vietcong en 1968, contra las fuerzas de Estados Unidos y Vietnam del sur.

La planificación de la ofensiva fue meticulosa y la ejecución bien realizada; pero los resultados militares resultaron desastrosos; no así las consecuencias políticas, especialmente en Estados Unidos. La gran cantidad de soldados estadounidenses muertos durante la ofensiva, unos 4 000, nunca fue digerido por el pueblo estadounidense.

Paradójicamente, una victoria militar como la del Tet hizo ver a los estadounidenses que sus enemigos no sólo podían dar un buen susto a sus soldados; sino que conservaban la capacidad de atacar cualquier lugar de Vietnam del Sur, incluso la embajada Estadounidense. ¿Habían resultado inútiles tantos bombardeos, tres años de lucha con abundantes muertos, millones enviados, y la multitud de manifestaciones y contra manifestaciones?


Soldados tristes y desorientados

Los oficiales en ocasiones no sabían leer los mapas, ni guiar a sus hombres por la jungla o daban coordenadas erróneas a la artillería.
Ante oficiales inexpertos con información deficiente, los reclutas no dudaban en matarlos o publicar recompensas por su cabeza en revistas clandestinas si los habían puesto en peligro.
Casi la mitad de los soldados estadounidenses consumían drogas.
Existían acusaciones de racismo. Pese a que la proporción de negros en las filas era casi la misma que en la sociedad, un 12 % aproximadamente, los oficiales de dicha raza constituían un 2 %, pero en las unidades de combate los afro estadounidenses superaban el 20 %.

La gran caída de Saigón

El 22 de abril, varios aviones A-37 capturados al enemigo y valiéndose de su apariencia, atacaron la torre de control y destruyeron numerosos cazas. El humo pudo verse desde Saigón, con la consiguiente sensación de pánico. Mientras, unidades enteras se rendían al paso de los comunistas que avanzaban tomando una ciudad tras otra.

A las 00:00 del 29 de abril, la Hora H, Saigón fue atacada por todas las direcciones. Por la mañana, artillería norvietnamita bombardeó el puente Newport, la última conexión de Saigón con el mundo exterior. Tras horas de intensa lucha, la ciudad quedó completamente aislada.

En un bosque aguardaba una unidad de ataque en profundidad formada por una brigada de carros de combate, un regimiento de infantería y unidades de combate. Llevaban los vehículos camuflados con ramas, los brazos con cintas rojas para distinguirse y uniformes impecables para tomar la capital, mientas el general Cao Van Vien firmó la orden de resistir con la frase «defender hasta la muerte, hasta el final, la porción de la tierra que nos queda», poco después desertaba de su puesto y huía del país.

A las 15:00 del 29 de abril los transportes, los blindados y carros de combate de la unidad de ataque en profundidad salieron del bosque y llegaron a la capital aplastando toda resistencia. Al día siguiente penetraron en Saigón mientras la gente trataba de huir por cualquier medio.

Tomaron el cuartel general del Estado Mayor, el Palacio de la Independencia, el cuartel general de la Zona Capital Especial, el Directorio General de la Policía y el aeródromo de Tan Son Nhut. La rapidez del avance sorprendió a los periodistas cuando recibieron la noticia de que habían penetrado en el palacio presidencial, una tripulación norvietnamita tuvo la cortesía de repetir el acto poco después para que lo pudiesen fotografiar. Saigón había caído.


La humillación más grande del US Army

Estados Unidos, en desesperación, inició la Operación Frequent Wind con el fin de sacar a su personal diplomático, sus ciudadanos y colaboradores vietnamitas, como el presidente Ky. Los dos portaaviones situados cerca de Saigón no daban abasto.

Algunos helicópteros sur vietnamitas aterrizaron en dichos barcos sin que nadie los hubiese invitado. Los marinos tuvieron que arrojar al mar varios aparatos para dejar espacio en cubierta.

Lo más triste para estados unidos es que todo esto fue televisado y fotografiado, "venciendo la prepotencia del ejército más poderoso del mundo". El Ejército de los estados unidos había sido humillado a nivel mundial de la manera más amarga posible.

Los comunistas subieron las escaleras del Palacio con sus banderas. Llegaron al despacho del presidente y entraron. Con cierta dignidad Minh dijo:

Les hemos estado esperando para poder transferirles el gobierno.

La contestación fue:

Usted no tiene nada que transferir. Puede rendirse incondicionalmente.

No hay comentarios.