Artículos de última hora

Científico afirma que el DMT puede conectar el cerebro humano a universos paralelos


El Dr. Rick Strassman, profesor clínico de psiquiatría en la facultad de medicina de la Universidad de Nuevo México, en su libro DMT: The Spirit Molecule, afirma que el DMT (N, N-dimetiltriptamina (DMT) es un compuesto de triptamina ilegal y psicodélico que se encuentra en el cuerpo humano y al menos ~ 60 especies de plantas en todo el mundo), puede proporcionar un acceso confiable y regular a los otros planos de existencia. Él afirma que DMT en realidad puede ser una puerta de entrada a universos paralelos.

De acuerdo con las teorías basadas en el modelo de Universos paralelos, estos universos están siempre ahí y transmiten información constantemente. Pero no podemos percibirlos porque simplemente no estamos diseñados para esto: nuestro 'programa' nos mantiene sintonizados con el canal estándar, mentalmente 'normal'. No tenemos las herramientas sensoriales disponibles para sintonizar con esta información. El Dr. Strassman piensa que el DMT nos permite sintonizar con otras dimensiones de la existencia que ya están presentes en este momento.

Según algunos de los físicos teóricos más importantes de la actualidad, por ejemplo el Dr. Michio Kaku, el nacimiento del Universo no fue una simple explosión – Big Bang – como tradicionalmente lo entendemos en la astrofísica moderna. Existen razones suficientes para teorizar con la idea de que el alumbramiento universal fue en realidad una Explosión Cuántica.

Eso querría decir que este evento ocurrió en cada rincón de la existencia desencadenando una ilimitada cantidad de universos o estados cuánticos, uno detrás de otro hasta el infinito. Por supuesto, si decimos que universo es todo lo que podemos observar, intentar probar esta teoría será algo casi imposible.

¿Qué pasa si el DMT puede llevarnos a mundos paralelos?

Los físicos teóricos asumen que la existencia de mundos paralelos se basa en el fenómeno de la interferencia, escribe Strassman. Una de las demostraciones de este fenómeno es lo que ocurre con un rayo de luz al pasar a través de un agujero estrecho en cartón. Varios aros y bordes coloridos que aparecen en la pantalla donde cae la luz no son sólo los contornos del cartón. Como resultado de experimentos más complejos, los investigadores concluyeron sobre la existencia de partículas de luz "invisibles" que colisionan con las que podemos ver, refractando la luz de formas inesperadas. En otras palabras, podríamos estar hablando de una interacción entre partículas de luz provenientes de universos paralelos con nuestro universo – visto y analizado por científicos en laboratorios.

Los mundos paralelos interactúan entre sí cuando ocurre el fenómeno de interferencia. De acuerdo con la hipótesis, existe un número inimaginablemente grande de universos paralelos, o multiversos, cada uno de los cuales son similar al nuestro y está sujeto a las mismas leyes de la física. Esta es la razón del porque no es necesario que haya algo particularmente extraño o exótico en diferentes multiversos. Las variaciones físicas entre una red teórica de multiversos podrían insignificantes. Al mismo tiempo, son paralelos debido a que las partículas que los forman se encuentran en diferentes posiciones en cada universo.

Para explicar la existencia de mundos paralelos, Strassman hace referencia al científico británico David Deutsch, un destacado teórico en esta área y autor de The Fabric of Reality. Él se puso en contacto con Deutsch para discutir la probabilidad de que el DMT pueda alterar la función cerebral con el fin de otorgar acceso o conocimiento sobre mundos paralelos. Como es lógico, el físico Deutsch dudaba de esta posibilidad porque el contacto prolongado requiere de computación cuántica.

Este fenómeno, según Deutsch, podría distribuir componentes de una tarea compleja entre un gran número de universos paralelos, y luego compartir los resultados. Una de las condiciones requeridas para la computación cuántica es alcanzar una temperatura cercana al cero absoluto. Es por eso que el físico encuentra “poco probable una interacción prolongada entre universos en un sistema biológico.”

La N, N-dimetiltriptamina (DMT o N, N-DMT) es un enteógeno. Se encuentra de forma normal en la naturaleza, y farmacológicamente pertenece a la familia de la triptamina. Muchas culturas, indígenas y modernas, ingieren DMT como enteógeno, en extractos o en forma sintetizada.

Cuando se refina, la DMT es un sólido cristalino de color blanco. Sin embargo, la DMT que se encuentra en el mercado ilícito es comúnmente impura y puede aparecer en color amarillo, naranja o salmón, a menos que se haya tomado especial atención en eliminar estas impurezas. Estas impurezas son el resultado de la degradación o se originan a partir de materia vegetal de la que se ha extraído el DMT, típicamente corteza de la raíz de Mimosa tenuiflora.

Ralph Metzner, autor de ayahuasca: la conciencia y el espíritu de la naturaleza, dice que es el estudio científico más extenso de los efectos mentales y perceptivos de una droga psicodélica desde la década de 1960.

Bruce Greyson, editor de la Revista de estudios cercanos a la muerte, dice que es un deslumbrante viaje a través de la experimentación con drogas psicodélicas y un tentador vistazo a un nuevo modelo de cómo funcionan el cerebro y la mente. La investigación de Strassman apunta hacia una base fisiológica para el espíritu y su interacción con el cuerpo humano: sus datos sugieren que la química de nuestro cerebro nos permite acceder a otros ámbitos de existencia justo cuando más lo necesitamos, y su historia relata los peligros y las promesas de entrar este valiente mundo nuevo.

Fuente: DMT: The Spirit Molecule.

No hay comentarios.