Artículos de última hora

El magnetismo de los agujeros negros podría ser más débil de lo que se pensaba


Los agujeros negros son famosos por su poder de destrucción: una atracción gravitacional intensa que se sabe que devora estrellas enteras y lanza corrientes de materia al espacio, casi a la velocidad de la luz.

Resulta que la realidad puede no estar a la altura de la exageración. En un documento científico publicado en la revista Science, los científicos de la Universidad de Florida han descubierto que los agujeros que penetran en el tejido del universo tienen campos magnéticos significativamente más débiles de lo que se pensaba.

Un agujero negro de 40 millas de ancho, ubicado a 8,000 años luz de la Tierra, llamado V404 Cygni, produjo las primeras medidas precisas del campo magnético que rodea los “pozos” más profundos de gravedad en el universo. Los autores del estudio encontraron que la energía magnética alrededor de este agujero negro es aproximadamente 400 veces menor que las estimaciones previas.

Las mediciones acercan a los científicos a la comprensión de cómo funciona el magnetismo de los agujeros negros, profundizando nuestro conocimiento de cómo se comporta la materia en las condiciones más extremas.

Este nuevo conocimiento sobre el magnetismo de los agujeros negros podría ampliar los límites de la energía de fusión nuclear y los sistemas de GPS.

Las mediciones también ayudarán a los científicos a resolver el misterio de hace medio siglo de cómo los chorros de partículas, que viajan a casi la velocidad de la luz, salen disparados de los campos magnéticos de los agujeros negros, mientras que todo lo demás es absorbido por el abismo cósmico en el espacio-tiempo.

"Nuestras medidas, sorprendentemente bajas, forzarán nuevas restricciones en los modelos teóricos que anteriormente se enfocaban en supuestos fuertes campos magnéticos acelerando y dirigiendo los flujos de los chorros de materia disparada por el espacio. No esperábamos esto, así que cambia mucho de lo que pensamos que sabíamos", dijo Stephen Eikenberry, profesor de astronomía en el Colegio de Artes Liberales y Ciencias de la UF.

Los autores del estudio desarrollaron las mediciones a partir de los datos recopilados en 2015 durante el estallido de chorros de un agujero negro. El evento fue observado a través del Gran Telescopio en Canarias, de 34 pies, el telescopio más grande del mundo, copropiedad de UF y ubicado en las Islas Canarias.

Los estallidos de V404 Cygni, en 2015, duraron solo un par de semanas. La última vez que el mismo agujero negro tuvo un episodio similar fue en el año 1989.

No hay comentarios.