Artículos de última hora

Películas y programas de televisión patrocinados por el gobierno de los Estados Unidos


Las películas y los programas de televisión pagados por el gobierno de EE. UU. van desde clásicos cinemáticos ganadores de un Oscar hasta películas de acción. Incluyen todo, desde archivos reales del FBI y la CIA hasta presupuestos subsidiados por agencias gubernamentales con fines de propaganda.

En particular, los programas de televisión de la CIA están dedicados a hacer que el sombrío brazo de inteligencia de los militares de los Estados Unidos se vea bien, incluso cuando se basan en un evento real, las escenas que presentan en sus campañas de propaganda están completamente distorsionadas.

Las series de televisión y películas patrocinadas por el gobierno incluyen todo, desde los procedimientos de los años 70 con J. Edgar Hoover, proporcionando asesoramiento técnico a dramas políticos modernos como State of Affairs y Homeland.

Casi siempre implican un intercambio de acceso para garantizar que el trabajo cinematográfico hará que la rama militar o gubernamental se vea bien ante los ojos del público estadounidense y el resto del mundo. Así es como obtienes Navy SEALs (soldados de la marina) en servicio activo que aparecen en una película de acción o tanques y aviones reales que son utilizados en las secuencias de batalla. Una mano lava a la otra, y todos se besan como bandidos.

A continuación encontrará ejemplos de programas de televisión y películas que fueron patrocinados o apoyados directamente de alguna manera por el gobierno de EE. UU.


Black Hawk Down 

La caída del halcón negro
Puede parecer extraño que el gobierno de los Estados Unidos financiara oficialmente a Black Hawk Down, dado que se trata de uno de los mayores desastres del ejército posterior a Vietnam. El Pentágono aparentemente quería contar la historia de la Batalla de Mogadishu con precisión y brindaban capacitación a los actores, equipos auténticos y asistencia técnica.

Sin embargo, no quisieron que se presentará con precisión, porque los oficiales militares de los EE. UU. Insistieron en que los guionistas de la película hicieran un cambio importante: eliminaron del relato al Guardabosques John Stebbins, empleado de la compañía reclutado en combate.

¿Por qué la alteración del registro histórico? Porque Stebbins está cumpliendo una condena de 30 años en una prisión federal por violar a un niño. Ewan McGregor terminó interpretando una versión de Stebbins, pero con un nombre y una historia de fondo diferente.


Zero Dark Thirty

La noche más oscura
Los realizadores detrás de Zero Dark Thirty tuvieron acceso sin precedentes a los archivos de la CIA relacionados con la captura y asesinato de Osama bin Laden. El nivel de cooperación entre los productores de la película y el gobierno se extendió desde el acceso a documentos clasificados, a cenas caras con operadores de alto nivel, hasta el guionista Mark Boal asistiendo a una ceremonia clasificada de la CIA como parte de su investigación.

Pero la cooperación de los militares llegó con un inconveniente: la película debía mostrar la tortura como beneficiosa, efectiva y crucial en la muerte del autor intelectual de los ataques del 11 de septiembre.

También tuvieron acceso al guión y pudieron vetar o aprobar decisiones relacionadas con la creatividad. El desacuerdo en algunas decisiones de gran importancia condujo a una investigación por el Departamento de Justicia, pero que al final fue descartada el día posterior a los Oscars de 2013, cuando Zero Dark Thirty no ganó ninguna categoría importante.


Animal Farm

Rebelión en la granja
Como parte de su ofensiva cultural contra el Comunismo, la CIA ayudó a financiar una adaptación animada británica del clásico de George Orwell. Pero estipularon que cualquier rastro de heroísmo, inteligencia o simpatía tendría que ser eliminado de los personajes, no sea que la audiencia tenga demasiado afecto por los cuasi-comunistas.

Como tal, el final de la película fue radicalmente alterado, con el burro cínico Benjamín dirigiendo una revuelta para retomar Manor Farm, mostrando el triunfo del individuo sobre el colectivismo.


Wings

Alas
La participación del gobierno en el entretenimiento con temas militares no es un fenómeno nuevo. De hecho, se remonta a 1927, con el Cuerpo Aéreo del Ejército asesorando el rodaje de alas, la épica película de combate de la Primera Guerra Mundial. Cuando las escenas iniciales de combate aéreo resultaron insatisfactorias, el director William Wellman hizo un llamamiento a Washington para que ayudara a que sus pilotos de élite se vieran mejor de lo que realmente eran.

El Cuerpo Aéreo del Ejército, a su vez, proporcionó una gran cantidad de aviones y pilotos de sus principales escuadrones de combate, muchos de los cuales aparecieron en la versión final de la película. Aunque Wellman se enfrentó con los asesores militares provistos para la película, el Cuerpo Aéreo del Ejército se mostró extremadamente satisfecho con el resultado. Hollywood también lo estaba: Wings fue un gran éxito y ganó el primer Oscar a la Mejor Película.


The Americans

Los estadounidenses
Los organismos gubernamentales encargados de hacer cumplir la ley se utilizan con tanta frecuencia como un villano o un héroe y esto es tan real, hasta el punto que el FBI tiene una unidad completa dedicada a asegurarse de que se represente de manera positiva y precisa. Pero el drama de espionaje de los años 80 de FX, The Americans, tiene una conexión especial con la CIA, ya que uno de los creadores del programa, Joe Weisberg, es un ex agente de la CIA.

En realidad la CIA tiene el derecho de censurar cualquier programa de televisión, escenas cinematográficas y cualquier cosa que parezca como una amenaza para la estabilidad y la buena reputación del gobierno de los estados unidos.


Charlie Wilson's War

Juego de poder
Según Aaron Sorkin, guionista de la guerra de Charlie Wilson, fue el propio congresista Charlie Wilson quien pidió que la película, sobre el congresista y un agente de la CIA vendiendo armas a las fuerzas antisoviéticas en Afganistán, únicamente cambiando el final. Según los informes, Wilson no quería que las audiencias creyeran que sus acciones llevaron a la formación de Al Qaeda, organización que supuestamente planeo los ataques del 11 de septiembre.

Sorkin pretendía que la película terminara con Wilson presenciando el ataque al Pentágono, pero tanto Wilson como la estrella Tom Hanks querían ir con un final más feliz.


The Agency 

La agencia
Creada por un ex agente de la CIA, La Agencia es un drama televisivo de la CBS que siguió el funcionamiento interno de la CIA. La Agencia contó con la asistencia del gobierno de los EE.

UU y estaba programado que gravarían algunas escenas en las oficinas centrales de la CIA, pocos días antes de los ataques del 11 de septiembre. La CIA se retiró del proyecto después de los ataques, y el programa pasó por varios cambios de la compañía de reparto y producción durante dos temporadas antes de que la cadena CBS cancelara el programa.

The F.B.I.

El F.B.I.
El súper productor de televisión de los años setenta, Quinn Martin, trabajó de la mano con el FBI para su exitosa serie The F.B.I. La serie contaba historias ficticias de casos reales de la Oficina, a menudo obteniendo acceso directo a archivos secretos.

El jefe del F.B.I., J. Edgar Hoover, se desempeñó como consultor del programa, que fue la primera vez que Hoover permitió el uso del sello oficial de la agencia en series de televisión y entretenimiento. Vio el espectáculo como una forma pública de rehabilitar su imagen después de una serie de escándalos en los años 50 y 60.

El espectáculo de televisión estaba tan entrelazado con el F.B.I. que en ocasiones, los episodios terminaban con uno de los actores principales dirigiéndose directamente a la audiencia para pedir información sobre un delincuente que aparecía en la lista de los Más buscados de la Oficina del F.B.I.


Der Fuehrer's Face

El rostro del Führer
Durante la Segunda Guerra Mundial, Hollywood se convirtió en el principal órgano de propaganda de los Estados Unidos, produciendo decenas de películas y cortometrajes diseñados para impulsar las ventas de bonos de guerra, educar al pueblo estadounidense sobre la naturaleza de la guerra y reclutamiento. Una de las más famosas de estas películas, financiadas por el gobierno de los estados unidos fue producida por Walt Disney, que había dedicado más del 90% del personal de su estudio a hacer propaganda.

La pregunta es, ¿qué hace Walt Disney, un conglomerado multinacional de medios de comunicación y entretenimiento promocionando el reclutamiento de jóvenes para la guerra?

En Der Fuhrer's Face, el Pato Donald tiene una pesadilla sobre ser un esclavo en una fábrica Nazi. A medida que una línea de ensamblaje de proyectiles de artillería y retratos de Hitler pasa cada vez más rápido, se vuelve cada vez más angustiado e incapaz de mantener el ritmo, finalmente termina teniendo un ataque de nervios en un campo de concentración. El cortometraje ganó un Oscar y fue visto como un excelente ejemplo de propaganda que creó miedo y burla a la misma vez.


Homeland

Seguridad Nacional
Aunque se desarrolló a partir de una serie de televisión israelí, Homeland tiene un distintivo sello estadounidense: la colaboración a gran escala de la CIA.

Según los informes, los productores de la serie de televisión han realizado varios viajes a la sede de la CIA para reunirse con agentes sobre posibles argumentos, y se dice que los consultores adscritos a la Agencia participan en realzar el realismo del programa, en particular en sus escenas de interrogatorio.


In the Company of Spies

En la Compañía de espías
La película hecha para televisión, In the Company of Spies, fue patrocinada por la CIA a tal grado que los realizadores pudieron filmar en la sede de la CIA en Virginia y utilizaron docenas de personal de la Agencia como extras.

Ambas fueron medidas extraordinarias otorgadas a una película con poco potencial. La película también se estrenó en la sede de la CIA en una reunión privada de la Agencia.

La especulación es que el desarrollador de la película, pretendía aparecer como piloto para una nueva serie temática de la CIA, pero debido a la tibia reacción del público estadounidense, una vez que  la película salió al aire, acabó con sus perspectivas.


The Sum of All Fears

La suma de todos los miedos
The Sum of All Fears es una película de suspenso política estadounidense de acción de 2002 dirigida por Phil Alden Robinson.

Los fondos del Pentágono permitieron a los creadores de The Sum of All Fears llevar su película muy por debajo del presupuesto inicial.

También tenían acceso a una variedad de equipos militares, que incluían "dos bombarderos B-2, dos aviones de combate F-16, un Centro Nacional de Operaciones Aerotransportadas, tres helicópteros CH-53E del Cuerpo de Marines, un helicóptero UH-60, cuatro helicópteros militares, vehículos, 50 Infantes de Marina y un portaaviones "- todo por el costo de solo $ 1 millón.


Act of Valor

Acto de valor
Según los informes, la Armada vio la película de 2012, Act of Valor, como una forma de sacar provecho de la manía de Navy SEAL e impulsar el reclutamiento de nuevos jóvenes, tras el asesinato de Osama bin Laden.

Con ese fin, los cineastas tuvieron acceso sin precedentes, utilizando SEAL reales cuando se dieron cuenta de que ningún actor podía reproducir las hazañas de fuerza necesarias para formar parte del escuadrón de élite.

De acuerdo con la participación de los secretos SEAL, los soldados que participaron en la filmación no utilizaron sus nombres, la Marina retuvo todo el metraje original, y los funcionarios del Departamento de Defensa tuvieron que aprobar el corte final de la película, un privilegio casi siempre reservado para los productores o el director.


Top Gun

La película de acción establece un nuevo estándar para el compromiso propagandista militar de Hollywood. El Pentágono vió la producción como una herramienta de reclutamiento para glorificar la vida de los pilotos de combate de alto nivel y les permitió a los realizadores usar docenas de aviones, así como barcos y vehículos a precios ridículamente baratos.

A cambio, el guion, según los informes, fue editado línea por línea para garantizar que el ejército se viera bien, lo que resultó en al menos un cambio importante en el punto de la trama.

Después de la película, la Marina de los Estados Unidos informó un gran aumento en el reclutamiento, y los militares posteriores a Vietnam obtuvieron una imagen superior, demostrando el enorme poder emocional de la maquinaria de Hollywood sobre la débil mente de la población general.


Battleship

Batalla naval
Buscando obtener asistencia financiera y técnica con su adaptación del amado juego de mesa, así como el acceso a un acorazado real, el director Peter Berg apeló a la Marina de los EE. UU. La Marina le otorgó acceso a instalaciones en varios estados y le permitió filmar grandes partes de un importante ejercicio de entrenamiento militar en 2010.

A cambio, la Marina pidió (o "requirió", para ser más preciso) que Berg pintara a la Armada de los estados unidos como la luz del mundo, la última esperanza para derrotar el mal, y les diera un enemigo realista para luchar, lo que resultaron ser alienígenas disparando clavijas explosivas en una adaptación de un juego de mesa.

No hay comentarios.