Artículos de última hora

El pingüino galáctico y el huevo cósmico


Esta imagen de dos galaxias distantes en interacción mutua, conocidas colectivamente como Arp 142, tiene un extraño parecido con un pingüino de dimensiones galácticas que guarda un huevo cósmico. Los datos de los telescopios espaciales Spitzer y Hubble de la NASA se han combinado para mostrar estas espectaculares galaxias, que abarca las partes visible e infrarroja del espectro.

Este inusual emparejamiento muestra dos galaxias que no podrían verse más diferentes ya que su mutua atracción gravitacional las arrastra lentamente más cerca la una de la otra.

La parte "pingüino" de la pareja de galaxias, NGC 2336, fue probablemente una galaxia espiral de aspecto relativamente normal, que con el tiempo fue aplastada como un panqueque con brazos espirales suavemente simétricos.

Rica en estrellas recién formadas, vistas por el telescopio espacial Hubble como filamentos azulados, su forma ahora se ha torcido y distorsionado como respuesta a los tirones gravitacionales de su vecino. Los filamentos de gas mezclados con polvo se destacan en la imagen como filamentos rojos detectados en longitudes de onda más largas de luz infrarroja observadas por Spitzer.

El "huevo" de la pareja de galaxias, NGC 2937, por el contrario, casi no tiene rasgos distintivos. El brillo verdoso distintivamente diferente de la luz de las estrellas cuenta la historia de una población de estrellas mucho más antiguas.

La ausencia de características brillantes de polvo rojo nos indica que ya hace mucho tiempo que perdió su reserva de gas y polvo, del que se pueden formar nuevas estrellas. Si bien esta galaxia ciertamente está reaccionando a la enorme presencia gravitacional de su vecino, su distribución uniforme de estrellas oscurece cualquier distorsión obvia de su forma verdadera.

Eventualmente estas dos galaxias se fusionarán para formar un solo objeto, con sus dos poblaciones de estrellas, el gas y el polvo entremezclándose. Este tipo de fusión, probablemente, fue un paso significativo en la historia de la mayoría de las grandes galaxias que vemos a nuestro alrededor en el universo cercano, incluida nuestra propia Vía Láctea.

A una distancia de unos 23 millones de años luz, estas dos galaxias están aproximadamente 10 veces más lejos que nuestro vecino galáctico más cercano, la galaxia de Andrómeda. La raya azul en la parte superior de la imagen es una galaxia de fondo que no está relacionada con este hermoso sistema galáctico, y que está mucho más lejos que Arp 142.

La combinación de la luz de los espectros visibles e infrarrojos ayuda a los astrónomos a reconstruir la compleja historia de los ciclos de vida de las galaxias. Si bien esta imagen requirió datos de los telescopios Spitzer y Hubble para cubrir este inmenso rango de luz, el próximo Telescopio Espacial James Webb de la NASA podrá ver todas estas longitudes de onda de luz y con una claridad dramáticamente mejor.

No hay comentarios.