Artículos de última hora

Los hombres perjudican a otros para promover sus intereses personales


Un nuevo estudio sociológico revela que los hombres, en promedio, están más dispuesto a perjudicar la imagen de otras personas para promover sus intereses personales.

La Universidad de Chapman ha publicado una investigación que mide las diferencias entre hombres y mujeres, en la cooperación y el comportamiento de castigo. Los resultados mostraron que los hombres castigan más que las mujeres, los hombres consiguen ascender a un rango más alto, y el castigo impuesto por hombres disminuye las recompensas, tanto para hombres como para mujeres.

En otras palabras, si un hombre puede encontrar una razón para limitar el estatus de una determinada persona, lo hará como una forma de castigo. Además, los hombres están dispuestos a castigar a las personas que no han hecho nada malo, excepto cooperar en la mayor medida posible.

Los resultados sugieren que los hombres que buscan un mayor estatus están dispuestos a imponer enormes castigos a los demás, en el proceso son capaces de destruir a su propio grupo para ascender en jerarquía. Según el estudio, los hombres pueden castigar más que a las mujeres por dos motivos: en primer lugar, el castigo suele considerarse similar al conflicto físico. Se sabe que los hombres favorecen el castigo físico por comportamiento injusto. Los hombres también son menos cooperativos y menos generosos en comparación con sus contrapartes, las mujeres.

En segundo lugar, el estatus de un hombre afecta su comportamiento cooperativo y las mujeres pueden llegar a sentirse de manera un poco diferente, con respecto al rango y estatus. Si es así, el castigo puede ser una herramienta utilizada por ciertos individuos para avanzar en rango. Por ejemplo, los incentivos explícitos basados en el ascenso de rango causan que los hombres castiguen aproximadamente el doble, en comparación con las mujeres.

"Fuera del laboratorio, el castigo de alto poder y la recompensa basada en el ascenso a un rango superior pueden ser la norma", dijo Terence Burnham, profesor asociado en la Escuela Argyros de Negocios y Economía de la Universidad Chapman, y autor de este estudio. "Este estudio conecta la investigación académica con los titulares actuales”.

Las situaciones de género mixto con la capacidad de castigar a los demás ocurren a diario en el lugar de trabajo. Estos tipos de castigos pueden variar, desde daños a la reputación hasta impactos financieros más directos, como el despido de su trabajo. Los estudios de género y la cooperación son relativamente raros, y los estudios existentes no revelan una relación clara entre el género y ciertos comportamientos cooperativos.

El Dr. Burnham condujo un juego de bienes públicos con 96 estudiantes de pregrado de Chapman University. Cuatro sesiones experimentales con 24 participantes tuvieron el mismo número de hombres y mujeres. Durante este juego, los participantes eligieron en secreto cuántos de sus tokens privados iban a ser colocados en un bote público, con cada participante guardando los tokens que no contribuyeron.

Los tokens en este bote se multiplicaron por 1.6 y se dividieron por partes iguales entre cuatro jugadores en un grupo. Todas las decisiones se tomaron a través de computadoras independientes, mientras que a los participantes se les ordenó no mirar la pantalla de nadie ni hablar entre ellos. Los participantes en cada sesión jugaron este juego con y sin premios basados en un ascenso de rango.

Referencia de la revista:
Terence C. Burnham. Género, castigo y cooperación: los hombres perjudican a otros para promover sus intereses. Socius: Investigación sociológica para un mundo dinámico, 2018; 4: 237802311774224 DOI: 10.1177 / 2378023117742245

No hay comentarios.