Artículos de última hora

El enigmático meteorito Nakhla


El meteorito Nakhla, proveniente de Marte, cayó en la Tierra el 28 de junio de 1911, aproximadamente a las 09:00 AM en la localidad de Nakhla, Alejandría, Egipto.

Un equipo de la NASA, de la división de Johnson Space Center, obtuvo una pequeña muestra de este meteorito en marzo de 1998, la cual fue analizada por medio de microscopía óptica y un microscopio electrónico y otras técnicas para determinar su contenido; los investigadores observaron partículas esféricas de tamaño homogéneo.

Asimismo, realizaron análisis mediante cromatografía de gases y espectrometría de masas, (GC-MS) para estudiar los hidrocarburos aromáticos de alto peso molecular. Además, se identificaron en el interior "estructuras celulares y secreciones exopolimericas". Los científicos de la NASA concluyeron que "al menos un 75% del material orgánico no puede ser contaminación terrestre."

El ovoide hueco mide aproximadamente 80 micras de largo por 60 micrones de ancho, según los investigadores, mucho más grande que la mayoría de las bacterias terrestres pero en el rango de tamaño normal para microbios eucarióticos de la Tierra (organismos unicelulares que poseen núcleos y otros orgánulos internos unidos a la membrana). El equipo de estudio piensa que el objeto es nativo de la muestra y no el resultado de la contaminación terrestre.


El nuevo estudio

Los científicos estudiaron la estructura usando varias técnicas diferentes, incluyendo microscopía electrónica, análisis de rayos X y espectrometría de masas. Este trabajo reveló que el ovoide está compuesto de arcilla rica en hierro y contiene una serie de otros minerales.

Esto causó interés adicional, por lo que en 2006, la NASA pidió una muestra más grande del meteorito Nakhla al Museo de Historia Natural de Londres. En este segundo espécimen, se observó un alto contenido de carbón en forma de ramificaciones. Al publicarse las imágenes respectivas en 2006, se abrió un debate por parte de investigadores independientes que consideran la posibilidad de que el carbón sea de origen biológico. Sin embargo, otros investigadores han recalcado que el carbón es el cuarto elemento más abundante del Universo, por lo que encontrarlo en curiosas formas o patrones, no sugiere la posibilidad de origen biológico.

Los investigadores analizaron una serie de posibles escenarios de formación en el nuevo estudio, llegando a la conclusión de que el ovoide probablemente se formó cuando los materiales llenaron parcialmente una vesícula preexistente (una burbuja de vapor, por ejemplo) en la roca.

Pero esta suposición no descarta la posibilidad de que las formas de vida marcianas tengan algo que ver con la estructura, dijeron los miembros del equipo.

"A pesar de la forma extremadamente biomórfica del ovoide, es muy poco probable que sea un organismo", dijo el autor principal, Elias Chatzitheodoridis, de la Universidad Técnica Nacional de Atenas en Grecia.

"Sin embargo, podría haber sido formado directamente por microorganismos, o podría atrapar material orgánico proveniente de otro lugar", dijo Chatzitheodoridis. "Que el ovoide sea hueco significa que hay suficiente espacio para acomodar colonias de microorganismos".

¿Es posible que existan formas de vida en Marte?
Establecer un vínculo firme con la vida en Marte requeriría más estudio y más descubrimientos, agregó.

Nakhla es un meteorito bien estudiado y los científicos han detectado posibles signos de vida Marciana en su interior. La roca madre de Nakhla aparentemente se cristalizó hace unos 1.300 millones de años, luego experimentó dos eventos de impacto que la calentaron considerablemente.

El primero de estos impactos probablemente ocurrió hace alrededor de 910 millones de años y el segundo hace 620 millones de años.

Finalmente, hace unos 10 millones de años, otro impacto lo destrozó, enviando trozos de Nakhla en un viaje de bucle a través del espacio y finalmente terminó con su llegada a la Tierra en 1911.

Sin importar que el ovoide de Nakhla tenga o no tenga alguna conexión con la vida marciana, el estudio del meteorito puede ayudar a los investigadores a comprender de una mejor manera el potencial pasado de Marte para sostener vida como la entendemos en la tierra.

No hay comentarios.