Artículos de última hora

La Civilización Olmeca


Los olmecas establecieron una de las civilizaciones más antiguas de América. Ellos difundieron sus conocimientos desde la costa del Golfo hasta la costa del Pacífico, El Salvador y Costa Rica.

La historia olmeca comienza en San Lorenzo, donde los rasgos olmecas característicos comenzaron a surgir antes de 1200 a.C.

El desarrollo de la civilización en esta zona se benefició de la ecología local de suelos aluviales bien irrigados, lo que permitía una elevada producción de maíz. Gracias al perfeccionamiento de las técnicas agrícolas, ellos pudieron vencer las hostilidades del medio y sostener grandes poblaciones.

A partir de ese cuadro de desarrollo, la expansión de las áreas ocupadas y el surgimiento de núcleos urbanos, se produjeron paulatinamente.

A pesar de ser considerada la civilización madre de todas las culturas Mesoamericanas que le son posteriores, no está todavía claro cuál fue el proceso que dio origen al estilo artístico. Tampoco está realmente claro si sus rasgos culturales característicos fueron inicialmente desarrollados en el Área Nuclear Olmeca (Área Olmeca).

Origen de la cultura Olmeca
Hace miles de años, entre las fronteras de México y Estados Unidos, los olmecas fundaron una civilización que influenció la formación cultural de otros pueblos que habitaron el continente americano. Antes de eso, esa localidad mesoamericana resumía la presencia de algunas poblaciones entre las regiones de pantano y montaña, que dominaban una rudimentaria economía agrícola.

El desarrollo de la civilización olmeca, dado después del período entre 1500 y 1200 antes de la era comun, ocurrió gracias al perfeccionamiento de estas técnicas agrícolas, así pudieron vencer las hostilidades del medio y sostener grandes poblaciones. A partir de ese cuadro de desarrollo, la expansión de las áreas ocupadas y el surgimiento de núcleos urbanos se produjeron paulatinamente.

La sustentación de muchos de esos centros urbanos, erigidos en zonas afectadas por grandes inundaciones y sequías, ocurrió gracias a la invención de un sistema de acueductos que canalizaba las aguas para ser consumidas en las épocas más cálidas. Además, podemos observar que la expansión de esta civilización también estuvo ligada al desarrollo de actividades comerciales, que integraron varias regiones americanas.

La antigua ciudad de San Lorenzo (también conocida como San Lorenzo Tenochtitlán) es considerada uno de los más significativos polos irradiadores del pueblo olmeca. Algunas investigaciones sugieren que el proceso de desarrollo de esta ciudad se produjo gracias a la vastedad de los recursos hídricos. Además, se cree que una élite dominaba políticamente el lugar, teniendo en cuenta la gran cantidad de artefactos lujosos identificados en la región.


Ubicación de los Olmeca

Se originó en la costa sur del golfo de México (La Venta, San Lorenzo Tenochtitlán, Tres Zapotes), que son aproximadamente los estados modernos de Veracruz y Tabasco.

El área está cerca de los 125 kilómetros de extensión y 50 kilómetros de ancho, con el río Coatzacoalcos corriendo por el medio. Estos lugares incluyen como ya mencionamos San Lorenzo Tenochtitlán, Laguna de los Cerros, Tres Zapotes, y La Venta, uno de los sitios más importantes para la civilización olmeca. 

El dominio olmeca se extendió desde las montañas Tuxtlas, al oeste con las tierras bajas de la Chontalpa en el este, una región con variaciones significativas en geología y ecología. Más de 170 monumentos olmecas fueron encontrados dentro del área, y el ochenta por ciento de estas ocurren en los tres principales centros olmecas, La Venta y Tabasco (38%), San Lorenzo Tenochtitlan, Veracruz (30%), y Laguna de los Cerros, Veracruz (Veracruz) 12%).

Características
  • Primera civilización del hemisferio occidental en desarrollar un sistema de escritura.
  • Fue considerada la madre de las civilizaciones mesoamericanas por ser la primera civilización con organización política basada en reinos.
  • Ciudad-estado fuertemente jerarquizada, con gran organización social y política, que fue imitada por casi todas las civilizaciones mexicanas y centroamericanas.

Organización social y política de los Olmecas

Son pocos los conocimientos obtenidos de forma directa sobre las estructuras social y política de la sociedad olmeca. Aunque la mayoría de los estudiosos asumen que las cabezas colosales y otras esculturas son representaciones de gobernantes. No hay nada semejante a las estelas de los mayas, donde se mencionan los nombres de gobernantes específicos y las fechas en que gobernaron.

Como tal, los arqueólogos dependen de los datos que poseen, tales como los levantamientos de sitios arqueológicos hechos en varias escalas. Se produce una centralización considerable en el interior del área nuclear olmeca, primero en San Lorenzo y luego en La Venta. Ningún otro sitio del área nuclear olmeca se acerca a estos dos en términos de tamaño y calidad de la arquitectura y escultura. Por ejemplo Diehl, se refiere a San Lorenzo y La Venta como "Ciudades Reales y Rituales".

Esta centralización demográfica lleva a los arqueólogos a proponer que de forma general la sociedad olmeca estaba altamente centralizada, con una estructura fuertemente jerarquizada, concentrada inicialmente en San Lorenzo y más tarde en La Venta, con una élite capaz de utilizar su control sobre materiales como la piedra para monumentos y agua para ejercer el liderazgo y legitimar su régimen.

Sin embargo, se duda que incluso durante sus apogeos San Lorenzo y La Venta hayan controlado toda el área nuclear olmeca, a pesar de su dimensión. Hay algunas dudas, por ejemplo, ¿La Venta controlaba Arroyo Sonso, situado a sólo 35 kilómetros de distancia? Los estudios sobre los asentamientos de los Montes Tuxtlas, a unos 60 km de distância, indican que esta área estaba constituida de comunidades más o menos igualitarias fuera del control de los centros de las tierras bajas.


Religión de los Olmecas

En el pasado se pensaba de que los olmecas adoraban a un solo Dios, una divinidad de la lluvia descrita como un "jaguar-hombre". Pero según las nuevas hipótesis, hubo al menos 10 dioses distintos representados en el arte olmeca. Estuvieron presentes varias divinidades importantes en el panteón Prehispánico, como el dios del fuego, el dios de la lluvia, el dios del maíz y la serpiente emplumada.

Las actividades religiosas olmecas se llevaron a cabo mediante una combinación de los gobernantes, sacerdotes y chamanes. Los gobernantes parece que eran las figuras más importante de las figuras religiosas, por sus vínculos con las divinidades y seres sobrenaturales. Era necesario que los olmecas creyeran que sus gobernantes tenían una relación especial con criaturas sobrenaturales para que su poder de gobierno tuviera una legitimidad en las mentes de las personas. También existe evidencia considerable de chamanes en el registro arqueológico olmeca, en especial en el llamado "figuras de transformación". 

La mitología olmeca no dejó ningún documento comparable al Popul Vuh de la mitología Maya, y por lo tanto cualquier exposición sobre la mitología olmeca debe confiar en interpretaciones del arte y comparaciones con otras mitologías mesoamericanas. Una cosa sí está clara, el arte prehispánico muestra divinidades como la Serpiente Emplumada y el Espíritu de la lluvia en el panteón mesoamericano en los tiempos olmecas. Este podría ser un claro indicativo de que las culturas posteriores a la olmeca se podrían haber inspirado en la mitología olmeca para la creación de sus dioses.

Economía de la Cultura Olmeca
Entre el año 900 y 400 a. C., el centro de la civilización olmeca fue La Venta, ciudad erigida en una enorme llanura en la región del actual estado de Tabasco, México.

El primer centro olmeca, San Lorenzo, fue abandonado casi en su totalidad alrededor del año 900 a. C., prácticamente al mismo tiempo que ocurrió el florecimiento de La Venta.

La destrucción de muchos de los monumentos de San Lorenzo, ocurrió también en este período, cerca del año 950 a. C., lo que podría indicar una sublevación interna, o menos probablemente, una invasión.

En ese mismo período, entre el año 900 y 400 a. C., en todas las ciudades olmecas vivían unas 350 mil personas.

La agricultura era la base de la economía. Las cosechas eran generosas. A lo largo de los márgenes de los ríos fertilizados por las inundaciones, se plantaba maíz, frijoles, calabaza y chili.

La caza y la pesca formaba parte de la dieta alimenticia olmeca, además de la recolección sistemática de frutas y tubérculos silvestres.

Las prácticas comerciales habían convertido a los olmecas en una sociedad jerarquizada, con sofisticada organización política y social. Además de integración, había migración entre las ciudades y nacieron nuevos tipos de profesiones: escultores, lapideros y otros.

Durante este período fueron erigidos varios complejos ceremoniales, entre los cuales está la Gran Pirámide Olmeca.

El lenguaje de los Olmeca
Considerados como la primera "altamente civilizada" de la sociedades mesoamericanas, los olmecas hablaban una lengua ancestral de la proto familia mixe-zoque. Aunque esto no se sabe a ciencia cierta, ya que existen pocos testimonios sobre la validez de esto.

La escritura Olmeca
Los olmecas podrían haber sido la primera civilización del hemisferio occidental en desarrollar un sistema de escritura. Los símbolos descubiertos en 2002 y 2006 fueron datados del año 650 a. C. y 900 a.

El descubrimiento de 2002 en el sitio arqueológico de San Andrés, en Tabasco, muestra un ave, rodillos de discurso, y glifos semejantes a los jeroglifos mayas posteriores.

Conocida como el bloque de Cascajal, el descubrimiento de 2006, hecho en un lugar cercano a San Lorenzo, muestra un conjunto de 62 símbolos, 28 de los cuales son únicos, grabados en un bloque de serpentina. Un gran número de arqueólogos prominentes consideraron que este descubrimiento era "la más antigua escritura precolombina". Otros permanecen escépticos debido a la singularidad de esta piedra que está en el hecho, porque podría haber sido removida de cualquier contexto arqueológico, y porque no presenta ninguna semejanza aparente con cualquier otro sistema de escritura mesoamericano.

También hay glifos más tardíos bien estudiados, conocidos como epiolmecas. A pesar de que algunos creen que la escritura epiolmeca podría representar una escritura de transición entre la escritura olmeca más antigua y la escritura maya, tal conclusión no es consensual.


Arte de la civilización Olmeca

Una de las más eminentes pruebas de ese refinamiento material de San Lorenzo se atestigua en la existencia de un gran templo repleto de grandes cabezas esculpidas en piedra basalto. Aún hoy, no se sabe cuál es el significado exacto de esas representaciones en el contexto cultural olmeca. La presencia de visibles rasgos africanos plantea una posible presencia africana en América. Lo más probable es que tanto los rasgos africanos en las cabezas Olmeca, como todo su arte, simplemente son exageraciones artísticas. Es decir, el arte de las antiguas civilizaciones americanas, o de cualquier otra cultura, no siempre se puede considerar como una representación literaria de lo que el artista intentaba representar.

Las principales formas artísticas que sobrevivieron al paso de los siglos son la estatuaria monumental y pequeñas obras en jade.

Sin embargo, una porción del arte olmeca es naturalista, exhibiendo una precisión respecto a la anatomía humana realista, apenas igualada en la América prehispánica por el mejor arte maya de la era clásica. Los rasgos comunes incluyen bocas descaídas y ojos extremadamente mongólicos, ambos vistos como representaciones de los hombres-jaguares.

Además de temas humanos, los artesanos olmecas se dedicaban a las representaciones de animales.

Mientras que las figuras olmecas se encuentran abundantemente en sitios datados de todo el período formativo, el sello distintivo de la civilización olmeca son las enormes cabezas olmeca.

El fin de los Olmeca
El imperio tolteca se instaló en Tula, un gobierno militarista, en sustitución del antiguo poder sacerdotal. Las innumerables representaciones de guerreros les hacían parecer como dioses y poseían un papel como grupo social dominante.

Se inició la fase de declive y alrededor de año 1160, la ciudad estaba casi completamente despoblada, debido a sequías, guerras y conflictos internos. La llegada de los pueblos bárbaros conocidos como chichimecas, grupo que absorbió las principales características de la cultura tolteca y más tarde originó el imperio azteca, precipitó la caída de los Olmeca. En el año 1168, los toltecas abandonaron Tula, que fue tomada por los chichimecas y acabó destruida, en guerras y conflictos políticos.

Algunos grupos toltecas emigraron a las zonas lacustres del valle de México y fundaron Culhuacan, mientras que otros avanzaron hacia el sur y ocuparon Cholula, alrededor del año 1290. Estos pueblos permanecieron en la región hasta mediados del siglo XIV.

No hay comentarios.