Artículos de última hora

Homo heidelbergensis


El origen del Homo heidelbergensis se remontan hasta hace unos 600,000 años en África, desde donde se expandió hasta Europa, donde a diferencia de homínidos anteriores habitó un amplio rango geográfico, adentrándose en las frías estepas europeas durante las glaciaciones del Pleistoceno medio.

En cuanto al origen exacto de esta especie existe un fuerte debate a causa de las similitudes morfológicas, especialmente craneales, que el Homo heidelbergensis presenta con Homo rhodesiensis.

Por un lado diversos investigadores sostienen que con base en la sorprendente similitud entre ambas especies y la dificultad para encontrar diferencias entre sus restos ambas deberían reconocerse como una especie única. Por su parte otros investigadores prefieren separar las poblaciones africanas y las europeas en especies distintas con base en algunos detalles anatómicos. En cualquier caso los orígenes del Homo heidelbergensis se sitúan en África, donde después de que hace 800,000 años el aumento de la frecuencia de los ciclos glacial-interglacial produjeran un aumento en la aridez del continente, desencadenó la aparición de esta nueva especie de homínidos.

Eran individuos altos que en promedio tenían una estatura de 1,75 m con un peso de 62 kg entre varones, y 1,57 m con 51 kg entre hembras. Tenían grandes cráneos que median 1200 cm³ en promedio, muy aplanados con relación a los del hombre actual, con mandíbulas salientes y gran abertura nasal.​ Se trata de la primera especie humana en la que es posible detectar indicios de una mentalidad simbólica.

Así se establecen dos corrientes para explicar la aparición de H. heidelbergensisː

1. El Homo heidelbergensis aparece en África a comienzo del Pleistoceno medio, desde donde se expanden hacia el continente europeo, dividiéndose en dos poblaciones que darán lugar a neandertales y denisovanos por un lado (población europea) y al hombre moderno por otro (poblacion africana).

2. El Homo rhodesiensis surge en África a comienzo del Pleistoceno medio, desde donde se expanden hacia el continente europeo dando origen a una nueva especie, el Homo heidelbergensis, que posteriormente evolucionará en neandertales y denisovanos; por su parte, el Homo rhodesiensis dará origen al Homo sapiens hace aproximadamente 130,000 años en África.

Otra explicación más polémica establece al Homo antecessor como antepasado del Homo heidelbergensis y al Homo rhodesiensis, siendo el Homo antecessor el que se originó en África y pasó a colonizar Europa, evolucionando en ambas especies debido a la separación de sus poblaciones.​ Sus detractores señalan que uno de los fallos de esta teoría es la posibilidad de que los restos del Homo antecessor en realidad pertenecen al Homo heidelbergensis.

Una vez colonizada Europa y con la llegada de la Glaciación de Mindel, las poblaciones de Homo heidelbergensis comenzaron a adquirir rasgos propios de los neandertales hace unos 400.000 años.

Esto, junto con el gran parecido físico entre los neandertales y los restos del heidelbergensis, encontrados en Atapuerca, ha sido propuesto como una indicación clara de que las poblaciones de Homo heidelbergensis quedaron replegadas en las penínsulas mediterráneas durante las fases glaciales, por lo que el aislamiento de poblaciones generó un cuello de botella que dio origen al hombre de Neandertal.

Finalmente, hace entre 230,000 y 200,000 años el Homo heidelbergensis se extinguió, siendo reemplazado por su pariente el Homo neanderthalensis.

No hay comentarios.