Artículos de última hora

La cultura Mochica


La Cultura Mochica fue una civilización preincaica que se desarrolló en la costa norte del Perú a partir de la primera mitad del siglo VIII.

La civilización mochica fue bautizada en homenaje al valle del río Moche, por el alemán Max Uhle que encontró sus primeros vestigios en el año 1899.

La palabra significa santuario en la lengua de este antiguo pueblo. En la costa norte, los mochicas fueron considerados los mejores ceramistas del antiguo Perú. Sus cerámicas, con realismo extraordinario, representaban divinidades: hombres, animales, plantas y escenas de la vida, incluyendo figuras eróticas, el Kama Sutra peruana.

Los mochicas fueron también excelentes agricultores. Desarrollando los ingeniosos canales de irrigación en el desierto. Sus edificios más antiguos eran tempos como la Huaca del Sol y Huaca de la Luna. La tumba del Señor de Sipán, fue el descubrimiento arqueológico más importante de los últimos 30 años (1987), data del período Moche.

Hay que tener presente que mucho antes de que las civilizaciones de los aztecas, mayas e incas, otras culturas poblaron y contribuyeron a los cambios sociales que se produjeron en América. Entre estas civilizaciones están los Mochicas y toda su civilización.

Ubicación de la Cultura Mochica
Vivieron en la región del altiplano andino, en la actual región del norte del Perú.

La capital, conocida simplemente como mochica y dando su nombre a la civilización que la fundó, se sitúa al pie de la montaña Cerro Blanco y cubrió un área de 300 hectáreas.

En el transcurso de su historia, los mochicas desarrollaron una serie de ciudades distribuidas entre los valles de Moche y Chicama, extendiéndose a las regiones de los Andes y del Pacífico.


Características de la Cultura Mochica

  • Su dios principal era Aia Paec
  • Su idioma era el Muchic
  • Llegaron a tener un importante desarrollo en la cerámica
  • Su capital se situaba en el valle de Moche
  • Se les considera como los mejores ceramistas Pre-incaicos
  • En la arquitectura usaron ladrillos o adobe como era conocido, y sus construcciones tenían formas piramidales.
  • En la agricultura alcanzaron un notable desarrollo, construyeron canales, acueductos y reservorios que aún se utilizan.
  • Realizaban sacrificios humanos para sus dioses.


Religión de los Mochicas
Los mochicas rendían culto al dios Ai-Apaec o el Degollador, que fue la principal deidad mochica, y era uno de los dioses más temidos y adorados. Fue santificado hacia el año 50 de nuestra era, En aquella época, un grupo de sacerdotes-guerreros dominó 400 km de territorio y reclamaron el status de divinidad.

El descubrimiento más importante de la cultura moche fue la tumba del Rey Sipán, que probablemente fue enterrado en el año 300 antes de nuestra era.

El cuerpo del señor de sipán estaba cubierto por adornos y junto con él se encontró un arca con tesoros que contenía máscaras de oro macizo, cetro dorado, escudos, campanas, pulseras, collares entre otros. También había otros cuatro ataúdes al lado del señor de sipán. Bajo la madera podrida se encontraron diversos vasos de cerámica, decorados con dibujos y trabajos en bajo relieve.

Los mochicas hacían sacrificio de jóvenes guerreros para combatir la furia de los dioses. Se cree que esa llamada furia de los dioses es “El Niño”, en nuestros tiempos considerado un fenómeno natural. En 1996, el arqueólogo Steve Bourget encontró restos de 70 mochicas sacrificados.


Economía de la Cultura Mochica

Con la economía basada en la agricultura de riego, cultivaron todas las plantas comestibles de la época, como la patata, el frijol, y el maíz, transformando amplias franjas de desierto en tierras cultivables a través de la construcción de canales de riego y acueductos, utilizados hasta los días de hoy.

También desarrollaron el pastoreo, domesticando la llama, que junto con pescados y mariscos, se utilizaban en la alimentación.

En la artesanía, los mochicas crearon objetos con la utilización de cerámica, madera, piedra y metal, habiendo sido pioneros en el uso de moldes para vasos de barro y en la producción de representaciones realistas de la figura humana, asimilada posteriormente por otras civilizaciones precolombinas.

Esparcidos entre los valles de la región andina, este pueblo ocupó las áreas de Moche, Virú, Pacasmayo y Chicama, estableciendo una intensa actividad agrícola sostenida gracias al regular ciclo de inundaciones que fertilizaban el suelo al borde de los ríos de la región. Además de establecerse en la región con la intensa actividad agrícola, los mochicas también se destacaron por la tecnología empleada en ese tipo de tarea.

Sus obras de ingeniería se destacaban principalmente por la construcción de canales, reservorios y acueductos que abastecian las tierras habitadas por los mochicas. En la región del valle del Chacama se encontraron vestigios de un canal de riego con más de 120 kilómetros de extensión. En Ascope otras investigaciones arqueológicas descubrieron un acueducto de 15 metros de altura y 1,4 kilómetros de largo.

La impresionante disponibilidad de recursos hídricos resulta en cosechas abundantes y con gran variabilidad de géneros agrícolas. Los mochicas tenían entre sus principales alimentos, el frijol, la calabaza, el maíz y el maní. Para completar su dieta, practicaban la pesca y la caza. Para garantizar y celebrar el éxito en las cosechas, practicaban la adoración al dios Ai-Paec, que garantizaba el período de lluvias necesario para la preparación de las tierras cultivables.


Organización Social de los Mochicas

La organización social de los mochicas era patriarcal. Las mujeres tenían un papel limitado al espacio de la casa, siendo responsables de los niños y las tareas domésticas. La mayoría de la población estaba compuesta por campesinos que sostenían todo el resto de la población. Una clase social intermedia contaba con la presencia de nobles, militares y trabajadores especializados. La cima de la pirámide social mochica estaba ocupada por un pequeño grupo de líderes políticos y sacerdotes.

Arquitectura
La arquitectura se desarrolló a través de grandes obras públicas como templos y pirámides, ambos con el uso de adobe. Sobre los grandes templos aterrizados, como la Huaca Del Sol y la Huaca de la Luna, se erguía una pirámide en escalones.

Las obras arquitectónicas de este pueblo eran complejas y bastante desarrolladas para la época. Construyeron el Templo del Sol en el culto a su dios, con más de 50 millones de ladrillos, sin contar las numerosas obras artísticas de las cuales se destacan las figurillas y materiales trabajados con cerámica, piedra, metal y el tejido.

La estructura menor, conocida como la Huaca de la Luna, se encuentra a 500 metros de la Hueca del Sol y fue construida con cerca de 50 millones de ladrillos de adobe.

Tiene tres niveles y está decorado con frisos mostrando mitología y rituales Moche. Toda la estructura fue cerrada dentro de una pared de ladrillos de adobe. Ambas pirámides fueron construidas alrededor del año 450 de nuestra era. Originalmente fueron coloreadas en rojo, blanco, amarillo y negro, y se utilizaron como un escenario imponente para realizar rituales y ceremonias.

También se erigieron edificaciones a lo largo de las carreteras en locales estratégicos.


Arte de la Cultura Mochica

Los Mochica fueron responsables del desarrollo de una rica cultura material. Sus obras de arte se hacían principalmente a partir de la cerámica.

El notorio grado de realismo de la escultura mochica fue posible debido al desarrollo de técnicas que contaban con la utilización de moldes. El arte ceramista era valorado por las instituciones políticas, que sostenían una clase de artesanos y escultores.

El estilo de la cerámica mochica se conoce como huaco-retrato. Este nombre fue concebido por investigaciones que indican el origen de ese estilo en la región próxima a la pirámide de Huaca de la Luna.

Los temas de las piezas en cerámica generalmente abordaban temas cotidianos, personajes políticos y celebraciones religiosas. Las obras arquitectónicas mochicas también eran extremadamente complejas. En general, las construcciones poseían carácter público e implicaban la elaboración de templos, pirámides y acueductos.

La escritura no fue desarrollada entre los mochicas. Sin embargo, una fuerte tradición oral garantiza la transmisión de diversos datos de su cultura. Al mismo tiempo, las pinturas también ejercían un destacado papel en la transmisión de la historia y de los valores de este pueblo. Uno de los temas más comúnmente pintados eran las batallas rituales, donde una lucha precedía a los rituales de sacrificio humano. Otro tema constantemente reproducido era el dios Ai-Apaec. Asustado e imponente, poseía dientes de felino, cargaba en sus manos un hacha y una cabeza.

El colapso de los Mochica
El declive de los mochica se inició entre los siglos VI y VII. Un extenso período de sequía, que duró más de tres décadas, restringió gravemente la oferta de agua de los ríos de la región. En ese momento, la falta de recursos hídricos comprometió seriamente el abastecimiento de la población mochica. Durante los próximos años, El Niño empezó a azotar. Un período de lluvias torrenciales destruyeron casas y plantaciones, y desmoronó varios de los canales de riego construidos.

Incapaces de resolver la situación, los sacerdotes y sus diversos rituales cayeron en total descrédito. En poco tiempo las instituciones políticas y la población mochica desaparecieron. El hambre, las diversas enfermedades y las tragedias climáticas han diezmado poblaciones enteras en pocos años. En la segunda mitad del siglo VIII, los últimos representantes de esa civilización abandonaron los centros urbanos, poniendo punto y final a la civilización mochica.

No hay comentarios.