Artículos de última hora

No te preocupes por todo lo que no puedes controlar


No pierdas tiempo buscando culpables por todas las cosas que no te gustan, que no controlas o que no salieron como esperabas. Mientras te preocupas por todo lo que no tiene solución, la vida pasa frente a tus ojos diciéndote adiós. Tienes que aprovechar al máximo tus oportunidades y esto solo se consigue cuando dejas de aferrarte al pasado y a todo lo que no está bajo tu control. Concéntrate en el presente y en las cosas que sí puedes controlar.

Tenemos suficiente evidencia científica que sugiere que una de las mayores causas de enfermedad en los seres humanos es la preocupación excesiva.

Aun sabiendo el peligro que suponen nuestros pensamientos negativos, seguimos cayendo una y otra vez en la misma trampa.

Quejarse sobre cómo sucedieron los acontecimientos o desear estar en diferentes circunstancias tendrá un efecto positivo de nivel cero en tu presente y futuro. Analizar nuestro pasado es importante. Meditar sabiamente sobre nuestras malas decisiones es bueno. El problema está en pensar que nuestro pasado define nuestro futuro. No es asi.

Nuestro presente es la llave que conecta el pasado con el futuro. En el presente se crean las memorias del pasado, y la misma vez, se crea el buen o mal porvenir de nuestro futuro. ¿Lo habias pensado de esta manera?

En el presente se está creando el pasado del cual vas a estar hablando en el futuro. ¿Que tan maravilloso es conocer esto? la mayor parte del mundo no se entera, ni se espera que lo haga, de como funciona el pasado, presente y futuro y cómo, a través de nuestras decisiones, podemos moldearlo o alterarlo para que se ajuste a nuestras expectativas. Por esta razón, es verdaderamente de tontos desperdiciar nuestro presente en cosas que no tiene solución o que no está en nuestras manos cambiar en el presente. Esto sería el equivalente a entregar todo nuestro poder de crear el futuro que anhelamos.

En muchas ocasiones la vida se vuelve un camino rocoso y lleno de espinas, es difícil caminar así, pero ¿realmente todo es tan malo como piensas o quizás podría ser aún peor? son los desafíos que enfrentamos los que nos hacen crecer y desarrollar caracteres de incalculable fortaleza.

Aun las noches más oscuras tienen un amanecer. Los vientos y huracanes, por fuertes que sean, tiene un final. Es decir, ni siquiera la naturaleza es capaz de sostener estos fenómenos por mucho tiempo.

Si eres capaz de resistir las embestidas de la vida y aprendes de todo lo vivido para desarrollar un carácter y una mentalidad superior, llegarás a un nivel de entendimiento tan profundo que no encontrarás problemas o desafíos lo suficientemente grandes para ti. Llegando a este momento nada te ofen, nada te molesta, nada te hace daño, todo es relativo.

Cuando alcances este nivel, no esperes que nadie te entienda, porque casi nadie lo hará. El ser humano promedio se consume en la preocupación de sus propios pensamientos, como las brasas consumen todo lo que tocan.

Cuando se trata de vivir la vida, mi filosofía es simple: no me interesa ni me importa todo lo que no puedo controlar. Cuando me encuentro con un problema, no me importa ni su masa ni su densidad. Nunca intento quitarlo de mi camino ni caminar a través de él, eso sería una terrible pérdida de tiempo. Prefiero caminar por encima de todo lo que se atraviese en mi camino. Elijo mis batallas con premeditación de casi todos los posibles desenlaces, de esta manera, siempre tendre la victoria asegurada. Esta es la mentalidad.

Lo que quiero decirte es que no es necesario adoptar una actitud belicosa con todo lo que te encuentres en el camino de la vida. Elige tus batallas con sabiduría. No todos los problemas necesitan de tu atención o intervención. La gran mayoría solo son distracciones y muy pocas cosas vale la pena enfrentarlas. Cuando te encuentres con algo que verdaderamente valga la pena enfrentarlo, es aquí donde tiene que salir a relucir tu carácter y experiencia de todo lo que has vivido y aprendido.

Camina por los caminos de la vida de frente y no desde un ángulo, porque tus mayores logros vendrán después de superar los tiempos difíciles. Siempre llegan, eso sí. Solo tienes dos opciones, o eres víctima de la vida o haces de la vida una víctima de tu grandeza mental. La decisión siempre está en tu presente.

No hay comentarios.