Artículos de última hora

Astrónomos determinan la tasa de formación estelar en las Nubes de Magallanes


Utilizando el radiotelescopio Murchison Widefield Array en Australia para observar dos galaxias vecinas, la Gran Nube de Magallanes y la Pequeña Nube de Magallanes, los astrónomos detectaron rayos cósmicos y gas caliente e identificaron brotes donde nacen nuevas estrellas y regiones donde se pueden encontrar restos de antiguas explosiones estelares.

Los rayos cósmicos son partículas cargadas muy energéticas que interactúan con los campos magnéticos para crear la radiación que podemos ver con los radiotelescopios.

"Estos rayos en realidad se originan en restos de supernova, que son restos de estrellas que explotaron hace mucho tiempo", dijo el profesor Lister Staveley-Smith, astrofísico del Centro Internacional de Investigación de Radioastronomía.

"Las explosiones de supernova de las que provienen están relacionadas con estrellas masivas, mucho más masivas que nuestro propio Sol".

"La cantidad de rayos cósmicos que se producen depende de la tasa de formación de estas estrellas masivas, hace millones de años".

La Gran y Pequeña Nube de Magallanes están muy cerca de nuestra propia Vía Láctea, a menos de 200,000 años luz de distancia, y se pueden ver en el cielo nocturno a simple vista.


Esta imagen compuesta de color rojo, verde y azul de la Gran Nube de Magallanes fue creada a partir de observaciones de longitud de onda de radio a 123, 181 y 227 MHz. En estas longitudes de onda, la emisión de los rayos cósmicos y los gases calientes que pertenecen a las regiones de formación de estrellas y los remanentes de supernovas de la galaxia son visibles.

"Esta fue la primera vez que se mapearon las dos galaxias en detalle a frecuencias de radio tan bajas", dijo la Dra. Bi-Qing For, astrónoma del Centro Internacional de Investigación de Radioastronomía.

"Observar las Nubes de Magallanes a estas frecuencias tan bajas, entre 76 y 227 MHz, significa que podíamos estimar el número de nuevas estrellas que se formaron en estas galaxias".

"Encontramos que la tasa de formación de estrellas en la Gran Nube de Magallanes es más o menos equivalente a una nueva estrella, con una masa similar a la de nuestro Sol, cada diez años", agregó.

"En la Pequeña Nube de Magallanes, la tasa de formación estelar es aproximadamente equivalente a una nueva estrella, con una masa similar a la de nuestro Sol, cada cuarenta años", concluye diciendo.

En las observaciones se incluyen la región masiva de formación de estrellas conocida como la Nebulosa de la Tarántula y el remanente del núcleo de la Supernova 1987A, ambos se encuentran en la Gran Nube de Magallanes.

"Nuestros resultados son un vistazo emocionante de la ciencia que será posible con los radiotelescopios de próxima generación", dijo el profesor Staveley-Smith.

"Muestra una indicación de los resultados que veremos con el mejorado Murchison Widefield Array, que ahora tiene el doble de la resolución que tenía anteriormente".

Referencia del documento científico:
B-Q For et al. 2018. Un estudio de multifrecuencia de radio continuo de las Nubes de Magallanes - I. Estructura general y tasas de formación estelar. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, volumen 480, Número 2, octubre de 2018, páginas 2743–2756; doi: 10.1093 / mnras / sty1960

No hay comentarios.