Artículos de última hora

Homo antecessor


Homo antecessor es una especie extinta perteneciente al género Homo, considerada la especie homínida más antigua de Europa y probable ancestro de la línea Homo heidelbergensis-H. neanderthalensis. Vivió hace unos 900,000 años, en el Calabriense, Pleistoceno temprano. Eran individuos altos, fuertes, con rostro de rasgos arcaicos y cerebro más pequeño que el del ser humano actual, y con menos circunvoluciones cerebrales.

Existe un intenso debate entre arqueólogos y antropólogos en torno a la clasificación taxonómica del Homo antecessor y las relaciones de este con el resto de especies del género Homo, debido a la falta de un cráneo adulto completo y que la mayoría de los especímenes conocidos de Homo antecessor representan etapas juveniles.

Sus descubridores, junto con el respaldo de otros expertos, consideran a Homo antecessor como una especie diferente, sugiriendo que fue un vínculo evolutivo entre el Homo ergaster y el Homo heidelbergensis, y que por tanto es también antepasado de Homo neanderthalensis; siendo a su vez el último ancestro común entre los humanos modernos y los neandertales. Por otra parte algunos científicos consideran que los restos de Homo antecessor pertenecen a individuos de Homo heidelbergensis, que habitó Europa entre los 600,000 y los 250,000 años en el Pleistoceno.

La definición de esta especie es fruto de los más de ochenta restos hallados desde 1994 en el nivel TD6 del yacimiento de Gran Dolina en la sierra de Atapuerca, y que datan de hace al menos 900,000 años, según mediciones paleomagnéticas.

Entre los caracteres anatómicos de estos homínidos cabe destacar un conjunto de rasgos muy primitivos en el aparato dental, que llevaron a establecer una relación entre éstos y los homínidos africanos del Pleistoceno Inferior. Una mandíbula muy bien conservada de una mujer Homo antecessor, de entre 15 y 16 años, recuperada del yacimiento de la Gran Dolina tiene similitudes muy claras con las del Hombre de Pekín (Homo erectus), lo que sugiere un origen asiático del Homo antecessor. Sin embargo, el patrón de desarrollo y erupción de los dientes es prácticamente idéntico al de las poblaciones modernas.

Hombre de Ceprano
En 1994 se descubrió en Ceprano, Italia, la parte superior del cráneo de un Homo de caracteres primitivos, datada entre 800,000 y 900,000 años de antigüedad. Las características filogenéticas, cronológicas, arqueológicas y geográficas de los restos hallados en Ceprano han llevado a algunos autores​ a atribuirlos al Homo antecessor.

En 2010 se informó sobre el descubrimiento de herramientas en Happisburgh, Norfolk, Inglaterra,​ las cuales se cree fueron usadas por el Homo antecessor y datan de hace 780,000 años a.C.

En la playa de Happisburgh, en la misma formación geológica en la que han aparecido los restos anteriores, se han encontrado numerosas huellas de pisadas dejadas por al menos cinco individuos, un adulto y varios infantes, sobre los sedimentos fangosos de un estuario. Las icnitas, datadas de entre 1,000,000 y 780,000 años, se atribuyen al Homo antecessor y que corresponden con la datación de los restos de Atapuerca.

El arqueólogo Eudald Carbonell i Roura de la Universidad Rovira i Virgili en Tarragona, y el paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga Ferreras de la Universidad Complutense de Madrid descubrieron restos de Homo antecessor en el sitio fosilífero de la Gran Dolina, en la Sierra de Atapuerca, en lo que ahora es el este de Burgos. Los restos de Homo antecessor se han encontrado en el nivel 6 del sitio de Gran Dolina.

En 1994 y 1995 se descubrieron más de 80 fragmentos de hueso de seis individuos. El sitio también incluyó aproximadamente 200 herramientas de piedra y 300 huesos de animales. Se encontraron herramientas de piedra incluyendo un cuchillo tallado en piedra junto con los antiguos restos de homínidos. Todos estos restos datan de al menos 900,000 años de antigüedad. Los restos mejor conservados son un maxilar superior y un hueso frontal de una criatura que murió a la edad de 10-11 años.

No hay comentarios.