Artículos de última hora

La civilización Chavín


La Civilización Chavín se desarrolló en el norte de Perú entre el año 1500 a.C y el año 300 a.C.

Iniciada en la meseta de los Andes y luego difundida en áreas cercanas, la civilización chavín fue interpretada incluso como un culto religioso, debido a la grandiosidad de sus templos religiosos. Los estilos de arte de este pueblo son muy distintos, especialmente los vasos de efigies, muchos de los cuales estampaban formas felinas.

Cuando dos exploradores del siglo XX, el italiano Raimondi y el francés Wiener, descubrieron un monolito y tomaron algunos apuntes esquemáticos del lugar, no imaginando que habían llegado a rozar el rostro de una américa desconocida.

En el caso de Chavín de Huantar, en el altiplano septentrional y norte de la costa del Perú, se desarrolló la cultura precolombina más antigua que se conoce en américa del sur. Las pruebas efectuadas con el C14 permitieron datar los descubrimientos en el siglo XI a.C.

Se trata sin duda alguna de una de las culturas más antigua del Perú pre-incaico. En ella el más característico es la representación en piedra, cerámica y metal, de una imagen de un felino, considerado un dios, según la cultura Chavín. También parece que allí se originó la más antigua orfebrería en oro.

Ubicación de la Civilización Chavín
La cultura chavín se desarrolló en el departamento de Ancash, a 300 km al norte de Lima, a una altitud de 3177 m, en la confluencia de los ríos Mosna y Wacheksa. Su área cubre 129,167 metros cuadrados e incluye templos de estructuras grandiosas, con amplio espacio interior y cámaras subterráneas, plataformas piramidales, edificios, plazas, siendo todas las construcciones colocadas sobre un eje común.

El sitio arqueológico alberga una serie de terrazas y plazas con construcciones de conjuntos de piedras, y está dividido por los estudiosos en dos conjuntos: antiguo templo y nuevo templo.

El llamado antiguo templo fue construido en forma de “U” y alrededor de éste hay una plaza circular, que hasta hace poco se pensaba que era la construcción más antigua en el área. En realidad, este antiguo templo fue construido bajo otras estructuras previamente existentes. En algún momento después de la conclusión del templo antiguo, un nuevo templo fue construido, incorporando uno de los brazos del templo anterior. Esta nueva estructura se extendía por el sur y el este del sitio, y poseía una escala mucho mayor, reteniendo la forma de U, pero con un centro y eje diversos, con dos de sus paredes llegando al límite del río Mosna.

Se cree que el declive de Chavín de Huántar está relacionado con la inestabilidad y revuelta social ocurridas entre el año 500 y 300 antes de la era común, lo que habría provocado su declinación, resultando en el abandono de las personas. Un tiempo después, una pequeña aldea ocuparía la plaza circular del templo antiguo y algunas piedras del complejo fueron reutilizadas en nuevas construcciones.

A través de los años, el área de Chavín de Huántar fue objeto de varias inundaciones de los ríos cercanos, y además, ocurrieron varios deslizamientos de tierra y un terremoto en 1970, lo que desfiguró mucho del conjunto original, erosionando parte de la arquitectura en piedra.

Organización social de la Cultura Chavín

La estructura de la civilización Chavín se divide en 3 clases sociales:
  • Los sacerdotes poseían poder político y religioso, y su influencia se extendía desde el norte de los Andes hasta la costa central del Pacífico.
  • Los artesanos desarrollaban complejos técnicos, en particular en lo que respecta al trabajo del bronce, el textil y la arquitectura.
  • Los agricultores que controlaban las técnicas de reproducción y cultivo necesarias para el crecimiento de esta civilización en una región hostil.

La Religión Chavín
Con la expansión de su influencia en la selva del Perú, se convirtió en un centro ceremonial y de peregrinación para las poblaciones de todo el territorio andino.

El descubrimiento de los objetos, rituales, así como la configuración de los lugares, permitió constatar que Chavín era el punto de convergencia religiosa, cultural e ideológica.


Arte y arquitectura de la Civilización Chavín

La técnica de tejido está bien adquirida, la tela es suave y refinada. Al mismo tiempo, las artesanías de bronce se están desarrollando. Esto da como resultado la invención de la soldadura y el dominio de la técnica de la aleación de oro y plata.

Al mismo tiempo, los Chavín aprendieron el comercio de la lana y las plumas de aves tropicales.

Pero la cultura Chavín se distingue particularmente por su cerámica, que es una de las más bellas del Perú precolombino.

Su estilo se caracteriza por la representación del jaguar, abundantemente representado en cerámica, telas y objetos metálicos.

Cabe señalar que el arte de Chavín es muy similar al de los olmecas en el norte de América Central, formando parte de las civilizaciones Mesoamericanas.

El arte Chavín está muy ligado con la arquitectura, el lugar donde habitaron se caracteriza por numerosos edificios de piedra tallada, terrazas alrededor de las plazas. Tiene un laberinto de galerías con una compleja red de tuberías y conductos de ventilación, muy avanzado para la época.

Los edificios en forma de pirámide de piedra están atravesados por numerosas salas y pasajes interiores, decorados con bajorrelieves, que representan figuras estilizadas de aspecto humano y animal.

Los dos edificios principales son los siguientes:

El Castillo: es un gigantesco cubo de 70m de lado por 10m de alto, cuya estructura piramidal tiene tres plataformas superpuestas, el interior, se compone de muchas galerías.

En una de las fachadas, el templo tiene un gran pórtico llamado "La Portada", cuyas columnas y dinteles están adornados con felinos.

Las escaleras laterales dan acceso al segundo piso o a la plataforma superior.

Los restos muestran que la cumbre tenía dos edificios idénticos, a cada lado del edificio estaban adornados con clavos de piedra tallada e incrustados en la mampostería llamada 'Cabezas Clavadas'.

Estos últimos, de los que solo queda una copia visible, tienen una función que permanece en el orden de la especulación. Como podían ser "guardias" utilizados para eliminar los espíritus, como también podían ser una representación de cabezas decapitadas de enemigos o simplemente servidas como horcas.

El Templo Lanzón: Está precedido por dos lugares circulares y están rodeados de estelas que representan criaturas aladas con cabeza de jaguar.

Este templo tiene muchas galerías y subterráneos que probablemente se utilizaron para amplificar el sonido de las voces.

Los sacerdotes elaboraron sus rituales porque las excavaciones revelaron muchas alfarerías, objetos de piedra, restos de sacrificios humanos y animales.

La galería más importante llamada "La Galería del Lanzón" contiene un monolito, "Lanzón Monolítico", que está dedicado a una de las principales deidades de Chavín.

Con 4.60m, está inspirada en la imagen del "Dios Sonriente", que representa la fertilidad de la tierra y las estaciones.

Su aspecto aterrador, por su cabeza felina, está reforzada por una canaleta excavada en la parte frontal superior que sugiere que una cámara de sacrificio estaba presente por encima del monolito para que la sangre pueda fluir sobre la cabeza del dios a su boca.

Entre estos dos edificios principales, también está la "Plaza Cuadrangular Hundida", a 48m de lado.

El obelisco Tello parado en su centro. La principal obra de arte tallada en piedra representa una metáfora del universo.

Adornado con dos lagartijas, dos caimanes o dos gatos, un macho y una hembra representan los poderes que tienen sobre la tierra, estos últimos son entregados por mensajeros que son el jaguar y el águila. Dos edificios similares orientados al norte y al sur de la plaza.

Una curiosa roca, llamada Chinchay Shrine, se encuentra en la esquina suroeste de la plaza. Se excavaron siete copas que delinean vagamente la silueta del dios-jaguar y representan siete estrellas de la constelación de Orión, con vistas al cielo ecuatorial durante la estación lluviosa.

La extensión del sitio y los numerosos edificios, plazas y galerías que lo componen, así como los elementos decorativos, han convertido a Chavín de Huántar en la ciudad precolombina más destacada y misteriosa.

No hay comentarios.