Artículos de última hora

Homo erectus


El Homo erectus es un homínido extinto, que vivió entre 2 millones de años y 70,000 años antes del presente —si se vincula su extinción a la teoría de la Catástrofe de Toba— del Pleistoceno inferior y medio. Los Homo erectus clásicos habitaron en Asia oriental en los actuales Indonesia y China.

En África se han hallado restos de fósiles afines que con frecuencia se incluyen en otra especie, Homo ergaster; también en Europa, diversos restos fósiles han sido clasificados como Homo erectus, aunque la tendencia actual es la de reservar el nombre Homo erectus para los fósiles asiáticos.

Una característica principal de Homo erectus es la «forma de la bóveda craneal, relativamente baja y angular», con un marcado toro supraorbitario, «una frente marcadamente huidiza, y la anchura mayor en una posición muy baja».

El volumen craneal, muy variable, fue aumentando a lo largo de su dilatada historia. Tenía una capacidad mayor que la del Homo habilis y que la del Homo georgicus encontrado en Dmanisi. Los primeros restos que se encontraron del Hombre de Java muestran una capacidad craneal de 850 cm³, mientras que los que se encontraron posteriormente llegan a los 1100 cm³. Poseía una fuerte mandíbula sin mentón, pero de dientes relativamente pequeños. Presentaba un mayor dimorfismo sexual que en el hombre moderno.

Era muy robusto y tenía una talla elevada, hasta 1,80 m de medida.

Producía industria lítica, principalmente Achelense, y probablemente dominaba el fuego.

Desde el descubrimiento de Homo erectus, los científicos se preguntan si esta especie era un antepasado directo de Homo sapiens, debido a que las investigaciones hechas no eran suficientes para demostrarlo. Las últimas poblaciones de Homo erectus pueden haber vivido hace solamente 50,000 años, simultáneamente con poblaciones de Homo sapiens, y se descarta que a partir de estas últimas poblaciones de Homo erectus haya evolucionado en el Homo sapiens.

Aunque poblaciones anteriores de Homo erectus asiáticos podrían haber dado lugar a la aparición del Homo sapiens, hoy se considera más probable que el Homo sapiens evolucionó en África, probablemente de poblaciones africanas de Homo erectus, luego los primeros Homo sapiens habrían migrado desde el noreste de África hace menos de 100,000 años al continente Asiático, donde probablemente se encontró con los últimos Homo erectus que deambulaban por la región.

Una especie que posiblemente descienda tardíamente de Homo erectus, es el pequeño Homo floresiensis, aunque por el estudio de los huesos de la muñeca, los brazos y el hombro se considera más probable que descienda directamente de Homo georgicus o del Homo habilis.

En cuanto a la filogenia posible entre el Homo habilis > Homo erectus, aunque ésta aún es considerada posible, no parece que haya ocurrido de un modo directo, sino, con más probabilidad, a través de un nexo de estas especies con el Homo rudolfensis. Lo concreto es que los hallazgos realizados en 2007 en Ileret, en la zona del lago Turkana, podrían indicar que los Homo habilis vivieron en África hasta hace 1,440,000 años, lo cual confirmaría que ambas especies coexistieron por un lapso de por lo menos 500,000 años.​ Aunque hay autores como Erik Trinkaus que opinan que la convivencia no descarta que los Homo habilis sean ancestros directos de los Homo erectus.

Existe un gran debate por resolver y consiste en si debe considerarse a Homo ergaster una especie diferente o si los fósiles clasificados como tal deben incluirse entre los del Homo erectus.

Se discute si la presencia de herramientas tecnologías achelense en África a partir de hace 1,65 millones de años​ y la ausencia del modo achelense por cientos de miles de años en los yacimientos en que se ha encontrado el Homo erectus en Asia oriental y Java, es compatible con la identidad entre Homo ergaster y Homo erectus o si debe reconocerse una especie africana y otra euroasíatica.

No hay comentarios.