Artículos de última hora

Los cerebros de las personas creativas están estructurados de forma única


Uno de los aspectos más importantes de la innovación es la creatividad. Pero el rasgo de creatividad ha sido esquivo hasta ahora. No todas las personas parecen ser creativas, o por lo menos tienen problemas demostrandolo. ¿Cómo se genera la creatividad?

Salvador Dalí tomaba una siesta en una silla con sus llaves colgando sobre un plato de metal. Cuando se relajaba lo suficiente como para soltar las llaves, estas caían sobre el plato, despertándolo de su sueño, aún fresco en su mente. Dalí se apresuraba a capturar los recuerdos de su sueño.

El compositor Igor Stravinsky tenía un método completamente diferente pero no menos extraño. Igor se paraba sobre su cabeza, de una manera que le enseñó un gimnasta húngaro. El acto, afirmó, que esto "despejaba su cerebro".

Por otro lado, el inventor Yoshiro Nakamatsu, que tenía 3.000 patentes a su nombre, se sumergía bajo el agua y esperaba bajo las olas en busca de inspiración, a menudo decía que la inspiración le llegaba solo 0.5 segundos antes de la muerte.

No progresamos en la tecnología o las artes sin creatividad. Y sin embargo, los artistas e inventores han tenido métodos tan variados y, a menudo extravagantes, que los neurocientíficos se han preguntado si existen o no existen ciertos patrones uniformes asociados con el estatus de creatividad.

Debido a su centralidad, los científicos se han preguntado si pueden descifrar la creatividad o si se puede propulsar la creatividad de forma metódica. Este estudio sugiere que podemos.

El descubrimiento
Lo que los investigadores descubrieron es que cuando somos creativos, se produce un cierto patrón o firma neurológica dentro del cerebro. "Identificamos una red cerebral asociada a la capacidad creativa, compuesta de regiones dentro de los sistemas predeterminados, sobresalientes y ejecutivos: estos son circuitos neuronales que a menudo trabajan en oposición el uno del otro", escriben los investigadores.

"En cuatro conjuntos de datos independientes, demostramos que la capacidad de una persona para generar ideas originales puede predecirse de manera confiable a partir de la fortaleza de la conectividad funcional dentro de esta red, lo que indica que la capacidad de pensamiento creativo se caracteriza por un perfil de conectividad cerebral distinto".

Los investigadores recién están empezando a comprender qué y cuáles patrones neurológicos están asociados con la creatividad. El psicólogo Roger Beaty de la Universidad de Harvard dijo a The Guardian: "Hemos identificado un patrón de conectividad cerebral que varía entre las personas, pero se asocia con la capacidad de generar ideas creativas".

Agregó: "No es que podamos predecir con perfecta precisión quién va a ser el próximo Einstein, pero podemos tener una idea bastante buena de cuán flexible es el pensamiento de una persona determinada".

Las redes involucradas son la red de modo predeterminado, la red de control ejecutivo y la red de relevancia.

La red de modo predeterminado es la que se hace cargo cuando sueñas despierto o cuando tu mente se distrae. Si alguna vez comienzas a conducir y terminas en tu casa, sin ningún recuerdo de conducir hasta allí, eso quiere decir que tu red de modo predeterminado ha tenido activada.

La red de control ejecutivo se activa cuando estás completamente involucrado con tus pensamientos, haciendo planes, decisiones, aprendiendo, recordando, y más.

La red de relevancia es lo que nos ayuda a decidir a qué prestarle atención y qué ignorar.

Entre las tres redes cerebrales, dos trabajan una contra la otra. Lo que las personas creativas pueden hacer mejor que los demás es la capacidad de aprehender los conocimientos provenientes de cada sistema al mismo tiempo. "Una característica interesante de estas tres redes es que típicamente no se activan al mismo tiempo", dice Beaty.

Agregó: "Por ejemplo, cuando se activa la red ejecutiva, la red predeterminada generalmente se desactiva. Nuestros resultados sugieren que las personas creativas pueden activar mejor las redes cerebrales que generalmente funcionan por separado".

El estudio
En este estudio, Beaty y sus colegas austriacos y chinos reclutaron a 163 participantes. Se reclutaron personas creativas como músicos, artistas y científicos. Cada uno participó en lo que se llamó "una tarea clásica de pensamiento divergente", mientras estaban conectados a una resonancia magnética funcional. Los participantes tenían 12 segundos para pensar en el uso más creativo que le podían dar a objetos corrientes como un calcetín, una barra de jabón o un envoltorio de chicle. Los participantes respondieron lo más rápido que pudieron cuando apareció uno de esos objetos en una pantalla. Las áreas cerebrales de los participantes fueron escaneadas mientras respondían. En cuanto al nivel de creatividad, los evaluadores independientes puntuaron o calificaron las respuestas de los participantes, según el nivel de creatividad de las respuestas.

Investigaciones anteriores en la Universidad de Carolina del Norte concluyeron con los mismos resultados.

En futuros estudios, los investigadores quieren escanear los cerebros de las personas que participan en las diferentes ramas del artes, las ciencias y otras actividades de exigencia máxima a nivel de creatividad, para ver si identifican maneras de impulsar los niveles de creatividad. Los investigadores deben descubrir en estudios futuros si la creatividad es traducible o inherente a cada individuo. Es decir, si se le puede enseñar a alguien a ser creativo, o si en definitiva, con la creatividad se nace y luego depende de la persona desarrollar o no desarrollar su creatividad.

Referencia del documento científico:
Roger E. Beaty et al. Predicción robusta de la capacidad creativa individual de la conectividad funcional cerebral. PNAS, 30 de enero de 2018 115 (5) 1087-1092; DOI: 10.1073 / pnas.1713532115

No hay comentarios.