Artículos de última hora

Astrónomos descubren una masiva Exoluna orbitando al Exoplaneta Kepler 1625b


Utilizando el Telescopio Espacial Hubble y el Telescopio Espacial Kepler de la NASA, los astrónomos han reunido pruebas convincentes para probar la existencia de una Exoluna del tamaño del planeta Neptuno que orbita el planeta Kepler 1625b, un gigante de gas ubicado a aproximadamente 8,000 años luz de la Tierra.

La búsqueda de exoplanetas dio sus primeros resultados hace solo 30 años. Mientras que los astrónomos ahora encuentran estos planetas de manera regular, la búsqueda de lunas que orbitan exoplanetas no tuvo éxito, hasta hoy.

En 2017, el Telescopio Kepler detectó indicios de una Exoluna orbitando el planeta Kepler 1625b.

El estudio
Ahora, los astrónomos de la Universidad de Columbia, Alex Teachey y David Kipping han utilizado las incomparables capacidades del telescopio espacial Hubble para estudiar el exoplaneta y su estrella anfitriona llamada Kepler 1625.

Las observaciones del telescopio Hubble muestran evidencia convincente de una gigantesca Exoluna orbitando el planeta.

Llamada Kepler 1625b-i, la luna es inusual porque tiene una masa y un radio similar al planeta Neptuno del Sistema Solar.

"Esto puede generar nuevos conocimientos sobre el desarrollo de los sistemas planetarios y puede hacer que los astrónomos revisen las teorías de cómo se forman las lunas", dijo Teachey.

Al igual que su luna, Kepler 1625b también es más grande que sus homólogos en el Sistema Solar. El exoplaneta es un gigante de gas, varias veces más masivo que el planeta Júpiter.

Orbita a su estrella madre a una distancia similar a la distancia entre el Sol y la Tierra, que lo coloca, junto con su luna, en el borde interior de la zona habitable del sistema planetario.

"Este sería el primer caso de detección de una luna fuera de nuestro Sistema Solar", dijo el Dr. Kipping.

"Si se confirma por las observaciones de seguimiento del telescopio Hubble, el hallazgo podría proporcionar pistas vitales sobre el desarrollo de los sistemas planetarios y podría hacer que los expertos revisen las teorías de cómo se forman las lunas alrededor de los planetas".

Al buscar exolunas, el equipo analizó datos de 284 exoplanetas descubiertos por el Telescopio Espacial Kepler que estaban en órbitas comparativamente amplias, con períodos de más de 30 días, alrededor de su estrella anfitriona. Las observaciones midieron la atenuación momentánea de la luz estelar cuando un planeta pasaba frente a su estrella, en astronomía esto se conoce como tránsito astronómico.

Los astrónomos encontraron anomalías intrigantes en Kepler 1625b.

"Vimos pequeñas desviaciones y oscilaciones en la curva de luz que nos llamó la atención", explicó el Dr. Kipping.

Los resultados del Telescopio Espacial Kepler fueron suficientes para que el equipo tuviera 40 horas de tiempo con el Telescopio Espacial Hubble para estudiar intensamente el planeta, obteniendo datos cuatro veces más precisos que los de Kepler.

Los investigadores monitorearon a Kepler 1625b antes y durante su tránsito de 19 horas frente a su estrella.

"Después de que terminó, el telescopio Hubble detectó una segunda disminución en el brillo de la estrella 3.5 horas después, dato consistente con una luna que sigue al planeta como una mascota sigue a su dueño con una correa", dijo el Dr. Kipping.

"Desafortunadamente, las observaciones programadas con el telescopio Hubble terminaron antes de que se pudiera medir el tránsito completo de la luna".

Además de esta disminución en la luz, Hubble proporcionó evidencia para apoyar la existencia de la Exoluna al medir que el planeta Kepler 1625b comenzó su tránsito astronómico 1,25 horas antes de lo previsto. Esto es consistente con un mecanismo físico llamado baricentro: cuando el planeta y la luna orbitan un centro de gravedad común, esto hace que el planeta se tambalee. El baricentro es el centro de masa de dos o más cuerpos que se orbitan entre sí y es el punto alrededor del cual los cuerpos orbitan. Es un concepto importante en campos como la astronomía y la astrofísica.

"Una civilización extraterrestre observando la Tierra y la Luna transitando el Sol notaría anomalías similares en el momento del tránsito de la Tierra", concluye diciendo el Dr. Kipping.

Referencia del documento científico:
Alex Teachey y David M. Kipping. Evidencia de una gran exoluna orbitando Kepler-1625b. Science Advances, 3 de octubre del 2018, Volumen 4, Numero 10, eaav1784, DOI: 10.1126 / sciadv.aav1784

No hay comentarios.