Artículos de última hora

El Proyecto A119 para detonar bombas nucleares en la Luna


El proyecto A119, también conocido como el Estudio de vuelos de investigación lunar, fue un plan secreto desarrollado en 1958 por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

El objetivo del proyecto era detonar bombas nucleares en la Luna, supuestamente porque ayudaría a responder algunos de los misterios de la astronomía planetaria y la astrogeología. Si se hacía detonar el dispositivo explosivo en la superficie lunar, el destello de luz explosiva hubiera sido apenas visible para las personas en la tierra, pero supondría una demostración de poderío estadounidense ante el resto de los países en la tierra, algo que se necesitaba después de que la Unión Soviética había tomado la delantera en la carrera espacial y estaba demostrando estar muy por encima de Estados Unidos en la carrera espacial.

El proyecto nunca se llevó a cabo, se canceló principalmente por temor a una reacción negativa por parte del público y porque un teórico aterrizaje lunar sería sin duda un logro más popular ante los ojos del público estadounidense e internacional por igual.

La existencia de este proyecto estadounidense se reveló en el año 2000 por un ex ejecutivo de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), Leonard Reiffel, quien dirigió el proyecto en 1958. El joven Carl Sagan era parte del equipo responsable de predecir los efectos de una explosión nuclear en el vacío y la baja gravedad y en la evaluación del valor científico del proyecto. Los documentos del proyecto se mantuvieron en secreto durante casi 45 años y, a pesar de las revelaciones de Reiffel, el gobierno de Estados Unidos nunca ha reconocido oficialmente su participación en el intento de detonar bombas nucleares en la Luna.

Motivos
Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética tomó la delantera en la Carrera espacial con el lanzamiento de Sputnik 1 el 4 de octubre de 1957. Sputnik fue el primer satélite artificial en órbita alrededor de la Tierra, y la sorpresa de su lanzamiento exitoso, agravado por el rotundo fracaso del Proyecto Vanguard para lanzar un satélite estadounidense después de dos intentos, ha sido apodada la "crisis de Sputnik" y fue el comienzo de la Carrera Espacial.

Tratando de recuperar el terreno perdido y borrar las humillaciones sufridas antes la Unión Soviética, Estados Unidos se embarcó en una serie de nuevos proyectos y estudios, que finalmente incluyeron el lanzamiento del Explorer 1 y la creación de La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA) y la NASA.


Leonard Reiffel

Un equipo de diez miembros dirigido por Leonard Reiffel se reunió en el Instituto de Tecnología de Illinois en Chicago para estudiar la posible visibilidad de la explosión, los beneficios para la ciencia y las implicaciones para la superficie lunar. Entre los miembros del equipo de investigación se encontraban el astrónomo Gerard Kuiper y su estudiante Carl Sagan, quien fue responsable de la proyección matemática de la expansión de una nube de polvo en el espacio alrededor de la Luna, un elemento esencial para determinar su visibilidad desde la Tierra.

Los científicos inicialmente consideraron usar una bomba de hidrógeno para el proyecto, pero la Fuerza Aérea de los Estados Unidos vetó esta idea debido al peso de dicho dispositivo, ya que sería demasiado pesado para ser propulsado por el misil que se habría utilizado. Luego se decidió utilizar una ojiva W25, una ojiva pequeña y ligera con un rendimiento relativamente bajo de 1,7 kilotones.

En contraste, la bomba Little Boy lanzada sobre la ciudad japonesa de Hiroshima en 1945 tuvo un rendimiento de unos 13–18 kilotones. El W25 sería llevado por un cohete hacia el lado oculto de la Luna, donde detonaría en un enorme impacto. La nube de polvo resultante de la explosión sería iluminada por el Sol y, por lo tanto, visible desde la Tierra. Según Reiffel, el progreso de la Fuerza Aérea en el desarrollo de misiles balísticos intercontinentales habría hecho factible tal lanzamiento para 1959.

Cancelación
El proyecto fue finalmente cancelado por la Fuerza Aérea en enero de 1959, aparentemente por temor a una reacción pública negativa y el riesgo para la población si algo salía mal durante el lanzamiento. Otro factor, citado por el líder del proyecto Leonard Reiffel, fue las posibles implicaciones de la ceniza radiactiva para los futuros proyectos de investigación lunar y la colonización de la luna.

La existencia del Proyecto A119 se mantuvo en gran parte en secreto hasta mediados de la década de 1990, cuando el escritor Keay Davidson descubrió la siniestra historia mientras investigaba la vida de Carl Sagan para una biografía.

La participación de Sagan en el proyecto se desprendió de su solicitud para una beca académica en la Universidad de California en Berkeley, Instituto Miller, en 1959. En la solicitud, Sagan dio detalles de la investigación del proyecto, algo que Davidson consideró que constituía una violación a la seguridad nacional.

La filtración consistió en que Sagan reveló los títulos de dos artículos clasificados del proyecto A119: el documento de 1958 Posible Contribución de Detonaciones de Armas Nucleares en la Luna a la Solución de algunos problemas en la Astronomía Planetaria, y el documento de 1959: Contaminación Radiológica de la Luna por Detonaciones de Armas Nucleares.

Un documento de 1958 titulado Radiación Cósmica y Radiactividad Lunar, también fue mencionado por Sagan en un documento de 1961, escrito para el Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos.

Estos fueron algunos de los ocho informes creados por el proyecto, todos los cuales fueron destruidos en 1987 por miedo a la opinión pública.

La biografía titulada Carl Sagan: A Life, se publicó en 1999. Poco después, una revisión publicada en la revista Nature destacó el descubrimiento de la información filtrada. Esto llevó a Reiffel a romper su anonimato y escribir una carta a la revista confirmando que la actividad de Sagan en ese momento había sido considerada una violación de la confidencialidad del proyecto. Reiffel aprovechó la oportunidad para revelar detalles de los estudios, y luego sus declaraciones fueron ampliamente difundidas en los medios de comunicación.

La revelación pública del proyecto por parte de Reiffel estuvo acompañada por su denuncia al trabajo realizado, y el científico señaló que estaba "horrorizado de que tal gesto para influir en la opinión pública se haya considerado alguna vez", recordando que Estados Unidos estaba siendo visto como un "perdedor desesperado" ante los grandes avances de la Unión Soviética en la carrera espacial y que estaban dispuesto a hacer cualquier cosa, incluso detonar bombas nucleares en la luna, para influir en la opinión pública y ganar prestigio internacional.

Como resultado de la publicidad creada, se presentó una solicitud de libertad de información relativa al Proyecto A119. Solo en ese momento se hizo público un estudio sobre vuelos de investigación lunar, volumen I, más de cuarenta años después de su creación. Una búsqueda de los otros volúmenes de documentación reveló que otros informes fueron destruidos en la década de 1980 por el Instituto de Tecnología de Illinois.

El Dr. David Lowry, un historiador nuclear del Reino Unido, ha calificado las propuestas del proyecto como "obscenas", y agregó que "si hubieran seguido adelante, nunca habríamos tenido la imagen romántica de Neil Armstrong dando un gran paso para la humanidad".

Materiales proporcionados por:
Dörries, Matthias. "La política de las ciencias atmosféricas: el" invierno nuclear y el cambio climático global". Osiris. La University of Chicago Press, en nombre de la Sociedad de Historia de la Ciencia. 26 (1): 198–223. Doi: 10.1086 / 661272

Davidson, Keay; Sagan, Carl (1999). Carl Sagan: A Life. Wiley pag. 95. ISBN 0-471-25286-7.

Barnett, Antonio (14 de mayo de 2000). "Estados Unidos planeó una gran explosión nuclear para la humanidad". El guardián. Consultado el 30 de Octubre de 2018.

Myler, Joseph L (1 de noviembre de 1957). "El último rumor rojo: ellos bombardearán la luna". Prensa de Pittsburgh. pag. 13. Consultado el 31 de Octubre de 2018.

No hay comentarios.