Artículos de última hora

La Jerarquía del hijo primogénito


El primer teórico que sugirió que el orden de nacimiento puede afectar la psicología humana fue Alfred Adler (1870-1937). En resumen, Adler argumentó que los primogénitos son "destronados" por el segundo hijo, afectando permanentemente la personalidad del primogénito. Además, los hijos más pequeños suelen ser mimados, lo que a posterior también afecta de manera permanente su personalidad en el futuro.

Cuando se discute el orden de nacimiento, es importante tener en cuenta que existen otros factores diversos e influyentes relacionados con el desarrollo de la personalidad, como el tamaño de la familia, el sexo de los niños, muerte de hermanos, la relación entre los padres, separación familiar, la importancia que tienen los padres para los niños y la cercanía familiar después de un divorcio o la muerte de alguno de los padres.

La forma en que los padres tratan a sus hijos es tan importante como el orden de nacimiento, la relación familiar, el sexo y las características físicas o mentales de los hijos. La pregunta clave es esta: ¿Los padres brindaron un ambiente familiar de amor, cálido y de aceptación, o fue un ambiente crítico para desmoralizar a sus propios hijos, fue frío y distante con poca comunicación con los hijos?

Los padres pueden imponer sus propios estereotipos a sus hijos, según el orden de nacimiento, lo que, a su vez, crea profecías autocumplidas. Por ejemplo, un hijo primogénito puede sentirse como un líder porque sus padres le entregaron este papel a una edad temprana.

Debido a que con frecuencia a los hijos mayores se les asigna más responsabilidades en el hogar (por ejemplo, cuidando a los hermanos menores, ayudando con las tareas del hogar), los investigadores se dieron cuenta que maduran a un nivel mucho más acelerado y toman decisiones con mayor cautela. También señalan que un hijo primogénito piensa que es más inteligente y como consecuen aborda problemas y situaciones complejas con más confianza en sí mismo, aumentando su autoestima.

Debido a que los primogénitos siguen el liderazgo de sus padres y no tienen hermanos mayores para burlarse de ellos o para que les impongan reglas, les gusta hacerse cargo de los problemas y establecer normas para sus hermanos menores. Además, es más probable que los padres elogien el primer hito de su hijo primogénito, lo que también puede elevar aún más la confianza de estos niños.

Para lo bueno y para lo malo, los primogénitos suelen ser el centro de atención. De hecho, un niño mayor tendrá aproximadamente 3,000 horas más de tiempo de calidad con sus padres entre las edades de 4 y 13 años que su hermano más próximo.

Con mucha frecuencia los padres depositan sus sueños incumplidos en sus hijos primogénitos. Por esta razón suelen ser más exigidos en el ámbito académico. Estadísticamente los hijos mayores, varones y hembras, tienden a obtener una puntuación más alta en las pruebas de Coeficiente Intelectual y, por lo general, alcanzan niveles educativos más altos que sus hermanos y hermanas menores, alcanzando posiciones de mayor rango en el trabajo.


Características

En general, los niños son más afectados e influenciados por quien está directamente por encima de ellos en la jerarquía familiar.

Los padres se identifican subconscientemente con el niño que ocupa el lugar en la familia que ocupaban ellos durante su infancia. Un padre que nació como último hijo de una familia numerosa puede pensar que las travesuras y falta de responsabilidad de su hijo menor son el reflejo de cómo fue el durante su infancia, por lo tanto, los actos de su hijo los vera de buena manera, mientras que una madre primogénita las ve como irresponsables inaceptables.

Menor: Según las estadísticas, las cualidades del último hijo de la familia incluyen: manipuladores, elocuentes, culpan a otros de sus problemas, buscadores de atención, tenaces, personas naturales, cariñosos, y aman recibir buenas sorpresas.

Generalmente tienen los límites mínimos establecidos por los padres y, por lo tanto, es más probable que tomen las opciones más arriesgadas.

Debido a que los últimos hijos en nacer tienden a centrar gran parte de su atención en lo que otros pueden hacer por ellos, es menos probable que se fijen metas o se organicen, aunque tienden a ser más creativos e innovadores que el resto de sus hermanos.

Intermedio: La investigación señala que los hijos que se encuentran en el intermedio del orden de nacimiento son los más tímidos y secretos. Algunos psicólogos señalan que a menudo se sienten en soledad al ver el trato privilegiado que recibe el menor y la jerarquía que sostiene el mayor. Además, los hijos intermedios tienen menos probabilidades de ser mimados y menos exigidos en cuanto a responsabilidades, por lo tanto, tienden a ser menos frustrados y exigentes en la vida.

Los investigadores no están seguros de por qué, pero los hijos intermedios tienden a abandonar el hogar relativamente antes que sus otros hermanos.

Entre los hijos intermedios más famosos se encuentra Bill Gates, fundador de Microsoft, la princesa Diana y Martin Luther King, Jr.

Mayor: Debido a que los primogénitos tienden a ser perfeccionistas, pueden desarrollar un temor a cometer errores y en ocasiones esto les impide tomar acción sobre un determinado problema. También pueden tener problemas para admitir cuando están equivocados.

La investigación sugiere que los primogénitos están más motivados para establecer y conquistar metas que los hijos nacidos después.

Las estadísticas muestran que los primogénitos a menudo ocupan puestos de alta autoridad o de mayores logros. Por ejemplo, las ramas de la ciencia contienen un alto porcentaje de personas que por orden de nacimiento son hijos primogénitos. Los siete astronautas en el programa original de Mercurio eran primogénitos. De los primeros 23 astronautas estadounidenses enviados al espacio exterior, 21 fueron primogénitos y los otros dos fueron hijos únicos.

Único: Debido a que los hijos únicos pasan mucho tiempo solos, tienden a buscar el "auto entretenimiento", a menudo tienden a ser los más creativos de todos los órdenes de nacimiento. Un investigador los llama "Super Primogénitos".

Al igual que los primogénitos en familias numerosas, los "super primogénitos" tienen mucha confianza en sí mismos, prestan más atención a los detalles y tienden a tener un buen desempeño en la escuela.

Una encuesta universitaria mostró que los hijos únicos son percibidos como más egocéntricos, buscadores de atención, infelices y más desagradables que aquellos que crecieron con la compañía de uno o más hermanos.

Gemelos: Los gemelos por lo general no siguen los roles típicos de orden de nacimiento en las naciones occidentales. Sin embargo, cuando los gemelos nacen por vía vaginal, el primero en nacer suele ser más grande y el segundo en nacer suele tener un mayor riesgo de problemas de salud. En consecuencia, los padres pueden tratar conscientemente al primer gemelo en nacer con como un hijo primogénito.


Investigación

Las nuevas investigaciones demuestran que los niños primogénitos son más inteligentes que sus hermanos porque reciben más estimulación mental en sus primeros años.

Confirmando las sospechas sobre los hijos primogénitos, los economistas de la Universidad de Edimburgo descubrieron que los primogénitos alcanzan calificaciones más altas en los exámenes de inteligencia desde tan pequeños como un solo año de edad.

Los investigadores, colaborando con un equipo de la Universidad de Sydney, examinaron datos de 5,000 niños que recibieron pruebas de vocabulario de lectura y fotografía cada dos años.

Al analizar los resultados en relación con el comportamiento de los padres, encontraron que los primogénitos recibieron más apoyo con las tareas que implican pensar, y posteriormente obtuvieron mejores calificaciones en las pruebas.

Las diferencias en los puntajes de las pruebas aumentaron ligeramente con la edad, según el estudio publicado en el Journal of Human Resources, que analizó el progreso mental de los niños desde antes del nacimiento hasta los 14 años.

Se encontró que todos los niños recibían el mismo nivel de apoyo emocional, pero los padres parecían pasar menos tiempo en actividades estimulantes del cerebro con sus niños más pequeños, participaban en menos actividades con ellos, como la lectura, manualidades y música.

Los padres también estaban más propensos a correr mayores riesgos, como fumar más, después del nacimiento de su segundo hijo.

La Dra. Ana Nuevo-Chiquero, quién dirigió la investigación, dijo que los resultados podrían usarse para explicar las diferencias en los logros observados de los hijos primogénitos en la educación y el empleo más adelante en la vida.

Estudios anteriores han demostrado que los primogénitos son más exitosos y ambiciosos. Investigadores de la Universidad de Essex descubrieron que dentro de una familia, los primogénitos tienen un 16% más de probabilidades de tener una educación superior que sus hermanos menores.

Sin embargo, es más probable que los primogénitos sean miopes que sus contrapartes más jóvenes y tienen un 20% más de probabilidades de tener miopía grave.

Esto también podría deberse a la cantidad de tiempo que los padres dedican a la educación de sus hijos primogénitos, según una investigación publicada en la revista Jama Ophthalmology.

El estudio de la Universidad de Edimburgo y la Universidad de Sydney utilizó datos recopilados por la Oficina de Estadísticas Laborales de los EE. UU., Pero los expertos han advertido que los resultados son generalidades, que pueden o no traducirse a familias de forma individual.

No hay comentarios.