Artículos de última hora

Combinando el idealismo con el pragmatismo


Las personas idealistas se conmueven por sus valores de cómo deberían ser las cosas, imaginando un escenario ideal para cada situación. Se esfuerzan por poner esos ideales en práctica y acercar la realidad a su propia utopía. Se muestran motivados, inmaculados como la luna, optimistas, inspirados y viven de acuerdo con una imagen muy amplia de las cosas. Tienen un enfoque de arriba hacia abajo sobre la vida en general.

Las personas pragmáticas se centran en cómo son las cosas y qué se puede esperar de ellas de manera realista. En ocasiones parecen demasiado negativos. Para los pragmaticos, el vaso nunca está lleno o vacío. Algunas cosas simplemente se resumen en términos medios. Están más orientados al proceso que requieren las cosas, tienen los pies en la tierra, y pueden lograr algunos tipos de resultados más rápido que otras personas. Por lo general tiene un enfoque de abajo hacia arriba sobre la vida.

Si las áreas del conocimiento humano fueran personas, diría que el idealismo es arte y filosofía al mismo tiempo. El pragmatismo es ciencia, economía y sociología. Tome por ejemplo la sección de Astrofísica y la sección de Filosofía en Univerzoo Cuántico; el contenido en ambas ramas de los conocimientos son radicalmente diferentes.

El pragmatismo siempre tiende a mejorar la realidad, aunque solo sea incrementalmente; el idealismo tiene como objetivo doblar la realidad misma si es necesario para intentar alcanzar el objetivo propuesto o se desmorona en pedazos.

Ser demasiado idealista puede conducir a una frustración crónica con la vida. El idealista puede llegar a sentir que tiene todas las soluciones a los problemas del mundo; cuando se da cuenta que las cosas no cambian, que parece ir de mal a peor, puede terminar frustrado. En ultima instancia, las personas demasiado idealistas terminan refugiándose en fantasías.

Por otra parte, ser demasiado pragmático puede ser limitante y desorientador. En algunas ocasiones, el pragmatismo puede llegar a ser hasta sinónimo de cobardía al no atreverse a imaginar lo que podría ser posible.

Incluso el punto de equilibrio entre el idealismo y el pragmatismo parece estar impulsado por valores idealistas: tener una imagen y una narrativa más amplia que nos impulse, pero al mismo tiempo comenzar por la realidad, establecer objetivos determinados y bien definidos, siempre partiendo de la base de donde nos encontramos en nuestra vida y siendo consciente de nuestras limitaciones y posibilidades reales.

Ser demasiado pragmático es vivir en la cobardía constantemente. Ser demasiado idealista es vivir en una ilusión. Estas son las dos caras de la moneda.

Para las personas ultra idealistas, esto quiere decir que no puedes decir "quiero ser millonario en un año" y después te quedas de brazos cruzados sin hacer nada. Las posibilidades de ser millonario en un año son casi de cero para la mayoría de las personas. Si estás pensando de esa manera no estás siendo realista con tus posibilidades. Si quieres lograr algo significativo en la vida, cualquier cosa, necesitas hacer algo más que solo soñar despierto.

Para las personas ultra pragmáticas, esto quiere decir que solo porque naciste pobre no quiere decir que tienes que vivir en la pobreza siempre. Solo porque creciste con oportunidades limitadas en una sociedad limitada, no quiere decir que tienes que vivir toda tu vida bajo las mismas limitaciones. Y por ultimo, solo porque nacistes en un mundo y una sociedad en decadencia, no quiere decir que vas a seguir el mismo camino sin intentar hacer algo para cambiar la situación. Este es un gran problema con el fundamentalismo pragmático; tienden a limitarse demasiado en todo.

Está claro que nada en exceso es bueno o recomendable para nadie. El equilibrio idóneo entre el idealismo y el pragmatismo está en: ver lo que es, visualizar lo que podría ser en una situación dada; elaborar un plan adecuado para alcanzar todo lo visualizado, especificar que es lo que tienes que hacer para alcanzar ese objetivo, establecer en cuánto tiempo lo podrías lograr y después poner en marcha todo tu tiempo, mente, cuerpo y energía. No existe camino fácil para lograr nuestros objetivos, pero tampoco existe razon logica para limitar nuestro potencial y creatividad.

El pragmatismo puro no puede imaginar un futuro audaz. El idealismo puro no puede hacer nada. Es la delicada combinación de ambos lo que impulsa la innovación.

No hay comentarios.