Artículos de última hora

Cómo alcanzar el desarrollo espiritual del Alma


Tu alma está aquí para crecer, aprender y tener experiencias que le permitan trascender a un plano más avanzado y convertirse en una mejor versión de lo que actualmente es. Tu alma necesita que encarnes más de su energía espiritual y lo expreses en el mundo material a través de la bondad, la empatía y creatividad. Esta es una de las cosas que estás aquí para realizar: progresar en el duro camino del desarrollo espiritual del Alma.

Es importante comprender que hay cosas que pueden obstaculizar tu expansión como alma y vivir una experiencia de vida plena. Muchos de estos impedimentos ocurren por interacciones con otras personas. Somos criaturas espirituales experimentando la perspectiva de la realidad desde un estado físico, es decir; desde nuestro cuerpo material.

Interactuar con personas y formar relaciones puede traer como resultado experiencias de aprendizaje sorprendentes. Como seres humanos llenos de empatía y amor por los seres vivos, naturalmente queremos ayudar a aquellos que nos importan, pero a menudo podemos salir lastimados en el proceso. Esto es especialmente cierto si somos espíritus fuertes, cariñosos y operamos desde un fuerte sentido de la ética, esto se pone de manifiesto cuando terminamos tomando responsabilidad por las elecciones y acciones de aquellos que nos importan. Como resultado y sin darnos cuenta terminamos jugando el papel del "Atlas" de nuestros seres queridos, cargando con el implacable peso de todas sus malas acciones y decisiones. Esta sobrecarga emocional se manifiesta a nivel energía espiritual.

Cuando nos responsabilizamos por las elecciones y acciones de los demás, ya sea de forma física, emocional, espiritual o energéticamente, no sólo nos lastimamos a nosotros mismos, sino también a la persona por la que estamos asumiendo la responsabilidad. Si nos permitimos cargar el peso de elecciones negativas que no son las nuestras, la persona que las eligió no puede crecer de la manera que necesita. Sin quererlo, les condenamos a un bucle de sufrimiento repetitivo.

Al llevar un peso que no es el nuestro, solo evitamos que el Alma de esa persona se desarrolle como estaba destinada y nosotros aprendemos las lecciones necesarias para el crecimiento de esa Alma. Al hacerlo, a nivel inconsciente, también nos prohibimos avanzar como lo necesitamos hacer en nuestro propio camino y en nuestro propósito de vida.

Es importante permitir que, tanto nosotros como los demás, crezcamos de la manera que se necesita, como tiene que ser. Esto lo hacemos liberándonos del peso que hemos estado cargando por ellos y devolviéndolo a su respectivo dueño. En última instancia, sus elecciones y acciones son su propia responsabilidad de llevar, como lo son las nuestras.

Si realmente quieres ayudar a otros y a ti mismo a alcanzar el desarrollo del Alma, envíales gratitud por todo lo que han experimentado, aconseja de la mejor manera posible cuando lo necesiten pidiéndoles que asuman sus responsabilidades. Recuérdales que cada vez que caigan, son ellos los que sufrirán, nadie más. Recuérdales que por cada acción estúpida que tomen, recibirán un premio estúpido como recompensa. No asumas responsabilidades. Las decisiones de otros son su experiencia, no la tuya.

No solo les pides que asuman la responsabilidad de todas sus acciones y elecciones, sino también que asuman quiénes son como individuos: seres humanos y almas. Esta no es una tarea fácil de lograr para la mayoría de nosotros, especialmente si se trata de personas muy cercanas a nosotros, pero es necesaria si queremos sanar y crecer. Debemos integrar y aceptar el peso de nuestras acciones si queremos trabajar a través de ellas, para fortalecernos y crecer como resultado de esas acciones. Recuerda esto siempre: nuestras experiencias se originan por nuestras acciones y decisiones.
Esas experiencias moldean nuestro carácter y le dan color y sabor a nuestra realidad; pensamientos, sentimientos y emociones.

De esto se trata la realidad. De estas experiencias nace nuestra visión del mundo y se forma nuestra manera de ser e interpretar la realidad. No existe otro camino para todos los seres vivos que mueren y renacen.

Acepta el poder curativo del amor en tu vida... el amor de la fuente que anima la vida, tu poder superior, es lo único que tiene el poder de curarte y liberarte de toda carga innecesaria que no te pertenece. Pero debes aceptar la verdad para permitir ese nivel de curación en tu vida, para que puedas ser más de lo que eres y expresar quién eres. En esencia, romper las cadenas de esas cargas emocionales que te unen a energías que no creaste y, por lo tanto; que no te pertenecen.

Estamos aquí, todos tenemos dones para expresar en el mundo. Tenemos propósitos que vinimos a realizar y compartir con el mundo. El no hacerlo, no es justo para aquellos que necesitan la sanación de los que tenemos el potencial de aportar al mundo, y no es justo para nosotros mismos, porque nos impide ser libres para ser quienes somos, vivir, aprender y crecer.

Mis palabras son fáciles de entender, pero no para todos en general. A veces el ego puede interferir con nuestro propósito haciéndonos pensar que podemos con todo, queremos ayudar a todos y nos queremos responsabilizar de la carga de otros. No es así. El poder de sanación espiritual no lo tienen todos. Por ahora quizás solo estés necesitando de sanar tu alma. Otros quizás están empezando a caminar por el camino de las artes de la espiritualidad y la filosofía antigua. Existen unos pocos espíritus tan antiguos, poseedores de tanta sabiduría que podrían cargar con el peso de la humanidad sin problemas. Pero probablemente aún no estás en ese plano espiritual. Pretender ser el Atlas de tus seres queridos o del mundo es limitación para tu alma y para la de ellos. Entender en qué etapa de nuestra evolución espiritual estamos es algo de vital importancia para alimentar nuestra alma, no nuestro ego personal.

Lo más inteligente que podemos hacer, tanto por nosotros como por nuestros seres amados, es encontrar una fuente de sabiduría; algo de donde podemos beber para desarrollar nuestra alma de una forma real y verdadera. Solo entonces podemos dar un poco de luz a todos nuestros seres queridos que lo necesitan, todo esto, sin interferir en el proceso natural de nuestra evolución espiritual y la de ellos.

"La vida es una serie de cambios naturales y espontáneos. No te resistas a ellos, eso solo te provocará dolor. Deja a la realidad ser real. Deja que las cosas sigan su curso natural, cualquiera que sea el camino que ellas elijan." _ Lao Tzu

No hay comentarios.