Artículos de última hora

La historia de Santa Claus como producto empresarial


Quizás ninguna otra figura represente el choque entre lo comercial y lo religioso como Santa Claus, una figura que alienta a la caridad, la generosidad y por otra parte, a la compra excesiva de regalos innecesarios.

El ilustrador estadounidense nacido en Alemania, Thomas Nast (1840-1902) ayudó a crear la versión moderna de Santa como alegre, gordito y vestido principalmente de rojo. Coca-Cola solidificó aún más su imagen en los principales medios de comunicación en 1931, cuando lo utilizaron en su publicidad.

El Santa Claus empresarial no tiene nada que ver con Nicolás de Bari, un obispo que vivió en el siglo IV, (que luego se convertiría en Papá Noel), quien se hizo famoso cuando le dio a unas niñas pobres sus dotes para que no las vendieran a la prostitución.

Sus padres, fervorosos cristianos, lo educaron en la fe. Después de la muerte de sus padres, Nicolás heredó una gran fortuna que puso al servicio de los necesitados, según la hagiografía escrita por San Metodio, arzobispo de Constantinopla. Al morir sus padres repartió toda su fortuna entre los pobres y se fue a vivir a Myra (Anatolia, actualmente Turquía).

A medida que Europa se cristianizaba, la figura de Papá Noel se apropió de varios elementos paganos, incluida la narración del dios Odín, que lucía una larga barba blanca y montaba un enorme caballo de guerra con ocho patas. Antes de que la versión moderna de Papá Noel se hiciera popular en Escandinavia, los países escandinavos creían en una cabra mágica de Yule. La cabra pasearía por sus casas para asegurarse de que las familias se estuvieran preparando para la llegada de Yule y exigirían sus regalos.

Sin dudas, el precursor germánico de Santa fue el dios nórdico Odin, que lucía una barba blanca y una capa azul con capucha. Los niños le dejaban comida a Odin y, a cambio, Odin les dejaría golosinas y dulces a los niños.

El nombre de Santa Claus se basa en el nombre holandés Sinterklaas. En el siglo XVII, los holandeses trajeron ese nombre al nuevo mundo; América. Por lo tanto, Santa Claus es la pronunciación inglesa de la palabra holandesa "Sinterklaas", que se traduce de nuevo al inglés como San Nicolás.

La lista de Santa Claus de niños "traviesos" y "buenos" tiene sus raíces en Bélgica y los Países Bajos, donde su versión de Santa Claus, Sinterklaas, tenía una lista similar. El dios nórdico Odín tenía dos cuervos que escuchaban en las chimeneas de las personas para descubrir quién era bueno o quien se portaba mal.

El "Papá Noel" contemporáneo, la versión anglo-céntrica, es principalmente el subproducto de la comercialización y los anuncios vinculados a Coca Cola, la industria cinematográfica de Hollywood, las ventas de Walmart, las fotografías de centros comerciales e Internet.

En algunos lugares del mundo como en Austria, la América Hispanica, los Países Bajos y la República Checa, Santa está bajo "sospecha". En un esfuerzo por protegerse de lo que ven como una comercialización estadounidense, y para proteger sus propias tradiciones navideñas nativas, estos países han desarrollado fuertes sentimientos contra Santa.

No hay comentarios.