Artículos de última hora

La masiva Galaxia Messier 89


El Telescopio Espacial Hubble de la NASA / ESA tomó una fotografía de la enorme galaxia Messier 89, que se encuentra en la constelación de Virgo.

Esta imagen de la galaxia elíptica Messier 89 es un compuesto de exposiciones separadas adquiridas por la Cámara Planetaria y de Gran Angular 2 (WFPC2) del Hubble. Se usaron dos filtros para muestrear varias longitudes de onda. El color resulta de asignar diferentes tonos a cada imagen monocromática asociada con un filtro individual.

Messier 89 es una galaxia elíptica ubicada aproximadamente a 55 millones de años luz del sistema solar. Fue descubierta por el astrónomo francés Charles Messier el 18 de marzo de 1781.

También conocida como M89, NGC 4552, LEDA 41968 y UGC 7760, esta galaxia parece ser perfectamente esférica. Esto es bastante inusual para las galaxias elípticas, que tienden a ser o tener una forma de elipsoides alargados.

Sin embargo, su naturaleza aparentemente esférica podría ser un engaño de perspectiva causado por su orientación relativa a la Tierra. Probablemente si estuviéramos en otra posición del espacio esta galaxia se vería muy diferente a como la vemos desde la Tierra.

Messier 89 contiene aproximadamente 100 mil millones de estrellas y más de 2,000 cúmulos globulares, y pertenece al cúmulo de galaxias Virgo. El cúmulo de de Virgo se encuentra a unos 50 millones de años luz de distancia.

La galaxia es ligeramente más pequeña que la Vía Láctea, la galaxia a la que pertenecemos, pero tiene algunas características interesantes que se extienden hacia el espacio circundante.

Una estructura de gas y polvo se extiende hasta unos 150,000 años luz desde el centro de la galaxia, donde se alberga un agujero negro súper masivo.

Los chorros de partículas calientes alcanzan la luz de la galaxia en un marco de distancia de aproximadamente 100.000 años luz, lo que sugiere que Messier 89 pudo haber sido mucho más activa de lo que es ahora.

También está rodeada por un extenso sistema de colas de marea en múltiples direcciones, que pueden haber sido causados por fusiones pasadas con galaxias más pequeñas, e implica que Messier 89, como sabemos, puede haberse formado en un pasado relativamente reciente.

La causa real de las colas de marea en Messier 89 es actualmente desconocida, pero posiblemente sean los restos de la absorción de numerosas galaxias pequeñas en los últimos mil millones de años. Alternativamente, las colas de marea pueden ser como ondulaciones en un estanque, donde una reciente colisión con otra gran galaxia creó ondas de densidad que ondulan a través de este gigante galáctico. Los astrónomos dicen cualquiera de estas dos hipótesis puede ser la causa correcta.

Independientemente de la causa real, la imagen destacada resalta el consenso cada vez mayor de que al menos algunas galaxias elípticas se han formado en el pasado reciente y que los halos externos de la mayoría de las galaxias grandes tienen complejidades inducidas por interacciones cósmicas con galaxias cercanas más pequeñas.

Crédito de la imagen:
NASA / ESA / Hubble / S. Faber et al.

No hay comentarios.