Artículos de última hora

Astrónomos detectan un chorro de 33 años luz en la Gran Nube de Magallanes


En lo profundo de LHA 120-N 180B, una región HII ubicada en la Gran Nube de Magallanes, el Explorador espectroscópico de unidades múltiples (MUSE) en el  Very Large Telescope (VLT) ha detectado un chorro ionizado, emitido por un enorme objeto estelar joven y masivo. Esta es la primera vez que se observa un chorro de este tipo en luz visible fuera de la Vía Láctea.

Por lo general, estos chorros están oscurecidos por sus entornos polvorientos, lo que significa que solo pueden detectarse en infrarrojo o en longitudes de onda de radio. Sin embargo, el entorno relativamente libre de polvo de la Gran Nube de Magallanes permitió observar este chorro en longitudes de onda visibles.

¿Qué es una región HII?
Las regiones HII son nubes interestelares de hidrógeno ionizado, el núcleo 'desnudo' de los átomos de hidrógeno. Estas regiones son viveros estelares, y las estrellas masivas recién formadas son responsables de la ionización del gas circundante.

La forma distintiva de la región HII LHA 120-N 180B está formada por una gigantesca burbuja de hidrógeno ionizado rodeada por cuatro burbujas más pequeñas.

En lo profundo de esta nube interestelar brillante, MUSE vio un chorro emitido por una estrella joven y masiva, un objeto estelar con una masa 12 veces mayor que nuestro Sol.

Nombrado Herbig-Haro 1177 (HH 1177 para abreviar), el chorro se muestra en detalle en la nueva imagen de MUSE.



Esta imagen muestra un primer plano de la fuente del chorro Herbig-Haro 1177.

Esta es la primera vez que se observa un chorro de este tipo en luz visible fuera de la Vía Láctea, ya que generalmente están ocultos por sus alrededores polvorientos. El entorno relativamente libre de polvo en la Gran Nube de Magallanes permite observar el chorro en longitudes de onda visibles.

Con casi 33 años luz de longitud, es uno de los chorros más largos que se han observado. Este chorro también nos habla de la vida más temprana de las estrellas.

El haz de luz está altamente colimado; apenas se extiende mientras viaja. Los chorros como este están asociados con los discos de acreción de su estrella, y pueden arrojar información sobre cómo las estrellas de este tipo (jóvenes y masivas) acumulan materia.

Los astrónomos descubrieron que las estrellas de masa alta y baja lanzan chorros colimados, como el chorro HH 1177, a través de mecanismos similares, lo que sugiere que las estrellas masivas pueden formarse de la misma manera que sus contrapartes de masa baja.

Crédito de las imágenes: ESO / A. McLeod et al.

Referencia del documento científico:
Anna F. McLeod et al. 2019. Un chorro óptico de escala pársec de una estrella joven y masiva en la Gran Nube de Magallanes. Nature, volumen 554, páginas 334–336; doi: 10.1038 / nature25189

No hay comentarios.