Artículos de última hora

Científicos identifican un gen como objetivo para el tratamiento del alcoholismo


Un equipo de científicos del Centro Nacional de Investigación de Primates de Oregon, en la Universidad de Salud y Ciencias de Oregon, descubrió que un gen llamado Receptor acoplado a proteínas G 39 (RAPG39) tiene una expresión más baja en los cerebros de primates no humanos que consumían voluntariamente grandes cantidades de alcohol, en comparación con los que bebían menos.

Además, los investigadores descubrieron un vínculo entre el alcohol y la forma en que modula los niveles de actividad del RAPG39. Descubrieron que cuando aumentaban los niveles de la proteína codificada en ratones, estos reducían el consumo de alcohol en casi un 50% sin afectar la cantidad total de líquido consumido o su bienestar general.

¿Qué son los receptores acoplados a proteínas G?
Los receptores acoplados a proteínas G o RAPG comprenden una gran familia de proteínas de receptores transmembrana que responden a una variedad de estímulos extracelulares que van desde fotones y pequeñas moléculas hasta péptidos y proteínas, tales como hormonas, neurotransmisores y agentes paracrinos los cuales activan las vías de transducción de señales y, finalmente, dan origen a las respuestas celulares específicas.

En el ser humano existen más de 800 RAPG diferentes, ubicados en distintos sistemas, que participan en funciones tan variadas como la visión, el olfato, el gusto; funciones neurológicas, cardiovasculares, endocrinas y reproductivas. Esta ubicuidad convierte a los RAPGs en un objetivo principal del desarrollo farmacológico siendo el blanco de aproximadamente el 40% de todos los fármacos modernos.

La importancia del estudio
"Nuestro estudio destaca la importancia de utilizar enfoques de diversas especies para identificar y probar medicamentos relevantes para el tratamiento del trastorno por consumo de alcohol", dijo la Dra. Rita Cervera-Juanes, autora principal del estudio.

El proceso para el descubrimiento
La Dra. Cervera-Juanes y sus colegas modificaron los niveles de la proteína codificada por RAPG39, que también es un receptor ligado al zinc previamente asociado con la depresión.

Las tasas de los trastornos del estado de ánimo y el consumo de alcohol coexistentes son altas, y las personas con este trastorno son 3.7 veces más propensas a tener depresión que aquellas personas que no abusan del alcohol.

Usando una sustancia disponible a nivel comercial que imita la actividad de la proteína RAPG39, el equipo descubrió que atacar este gen reduce drásticamente el consumo de alcohol en ratones.

Para determinar si el mismo mecanismo afecta a las personas, los científicos ahora están examinando muestras de tejido del cerebro de personas que sufrieron de alcoholismo.

Conclusiones
Al probar el efecto de la sustancia reduciendo el consumo de etanol en ratones, además de su relación previamente reportada en la reducción de los síntomas relacionados con la depresión, los hallazgos apuntan al desarrollo de un nuevo medicamento para prevenir y tratar el alcoholismo crónico y los trastornos del estado de ánimo en las personas.

"Estamos encontrando nuevos objetivos para los cuales ya hay medicamentos disponibles, y pueden ser reutilizados para tratar otras enfermedades", dijo el Dr. Cervera-Juanes.

"Para el alcoholismo, esto es enorme porque actualmente solo hay un puñado de drogas aprobadas por la FDA".

Referencia del documento científico:
Verginia C. Cuzon Carlson et al. La modulación de RAPG39, un receptor acoplado a proteínas G asociado con el uso de alcohol en primates no humanos, reduce la ingesta de etanol en ratones. Neuropsychopharmacology, volumen 44, páginas 1103–1113 (2019); doi: 10.1038 / s41386-018-0308-1