Artículos de última hora

Combinando la autodisciplina con la flexibilidad


La autodisciplina es una de las virtudes principales porque nos permite desarrollar cualquier otra virtud. Permite mantenerse en el buen camino, comprometido, maximizar nuestro tiempo y energía para alcanzar un objetivo deseado. Nos da la estructura adecuada para lograr cualquier cosa, y también para transformarnos a nosotros mismos.

Las fortalezas relacionadas a la autodisciplina son la fuerza de voluntad, la diligencia, el enfoque y el sacrificio.

El lado oscuro de la disciplina florece cuando te vuelves demasiado obsesivo, rígido o testarudo. Cuando eso sucede, los objetivos y metas a menudo se pueden poner primero, mientras que el grupo de nuestros seres queridos pasan a segundo lugar.

En el lado opuesto tenemos a la flexibilidad. Aquí podemos encontrar una buena apertura, fluidez y sensación de paz o relajamiento.

En cuanto a sus lados oscuros, demasiada flexibilidad y espontaneidad llevarán a una falta de continuidad, falta de desarrollo personal que concluye con llevarnos al caos en nuestra vida, todo en nombre de la 'libertad'.

Si bien es cierto que cuando tenemos demasiada flexibilidad nuestra vida puede ser placentera y relajada, también es cierto que sin autodisciplina nos faltará la fuerza, el compromiso y la ética de trabajo para lograr algo significativo, ya sea en nuestra vida externa o en nuestro crecimiento personal.

Encontrar el equilibrio entre estos dos extremos es muy complicado y varía de persona en persona. Esto es algo con lo que personalmente he luchado, ya que en algún momento de mi vida estaba al 100% de parte de la autodisciplina, y sigo pensando lo mismo, solo que hoy en día estoy en una línea de equilibrio entre la autodisciplina y la flexibilidad.

Quizás la forma correcta de verlo es tener algunas áreas en nuestra vida donde priorizamos la disciplina y la consistencia, y otras áreas donde la flexibilidad es lo primordial, como en la vida familiar y las relaciones sentimentales. Sin embargo, en todas las áreas debe haber al menos un poco de cada elemento, tanto en la vida personal como en la vida laboral, para asegurarnos de que no nos vamos a descarrilar por caminos poco beneficiosos para nuestros seres queridos y para nuestras metas personales.

Por ejemplo, si has hecho el compromiso de hacer ejercicio, yoga o practicar meditación todas las mañanas, entonces, por supuesto, síguelo haciendo sin importar que. Sin embargo, es necesario tener la flexibilidad de aceptar que en algunos días, de vez en cuando, las cosas se salen de control y todo lo que podemos hacer es practicar durante cinco minutos antes de ir a encargarnos de nuestras responsabilidades.

Estas palabras son fácil de entender y quizás para la gran mayoría de las personas, no tiene sentido, pero una vez que entras en la dinámica de la autodisciplina, un solo dia que falles en completar tus metas puede convertirse en una tortura. Y puedes llegar a sentir que no estás avanzando. Esto quiere decir que estás comprometido con tus metas, de esto se trata la autodisciplina, pero no seas demasiado duro contigo mismo cuando lleguen esos días congestionados de cosas por hacer y te sales de la línea establecida, de esto se trata la flexibilidad.

Permanece firme a tus principios, pero siempre abierto a aprender. Trabaja duro, nunca renuncies a tus sueños, incluso cuando nadie crea que puedan hacerse realidad, excepto tu. Estos no son clichés, sino que son herramientas auténticas que necesitas para estar concentrado en tu trayectoria, sin importar a lo que te dediques en tu vida. _ Phillip Sweet

No hay comentarios.