Artículos de última hora

ESO publica una imagen espectacular de la Nebulosa planetaria ESO 577-24


El Observatorio Europeo Austral (ESO) ha publicado una foto absolutamente hermosa, tomada por el Very Large Telescope (VLT) de una Nebulosa Planetaria llamada ESO 577-24.

ESO 577-24, también conocido como IRAS F13378-1937 o 2MASS J13404134-1952553, se encuentra a aproximadamente 1,400 años luz de la Tierra.

Fue descubierta por la National Geographic Society y el Observatorio Palomar como parte del estudio estadístico del cielo (NGS-POSS) en la década de 1950 y se registró en el Catálogo Abell de Nebulosas Planetarias en 1966.

La deslumbrante nebulosa son los restos de una estrella gigante muerta que se ha desprendido de sus capas externas, dejando atrás una pequeña estrella enana intensamente caliente.

Este remanente disminuido se enfriará y se irá desvaneciendo gradualmente, viviendo sus días como el mero fantasma de una estrella gigante roja que una vez fue vasta, tando en luz como en tamaño.

"Las gigantes rojas son estrellas al final de sus vidas que han agotado el combustible de hidrógeno en sus núcleos y han comenzado a contraerse bajo la presión de la gravedad", explicaron los astrónomos del Observatorio Europeo Austral.

A medida que un gigante rojo se encoge, la inmensa presión reaviva el núcleo de la estrella, lo que hace que arroje sus capas externas al vacío como un poderoso viento estelar.

"El núcleo incandescente de la estrella moribunda emite radiación UV lo suficientemente intensa como para ionizar estas capas expulsadas y hacerlas brillar".

"El resultado es lo que vemos como una nebulosa planetaria, un testamento final y fugaz de una antigua estrella al final de su vida".

"A medida que la estrella enana se enfría, la nebulosa continuará expandiéndose hacia el espacio, desapareciendo lentamente de la vista".

La imagen de ESO 577-24 se realizó mediante el espectrógrafo 2 de baja dispersión (FORS2) en el Very Large Telescope de ESO. El instrumento FORS2 capturó la estrella central brillante, Abell 36, así como la nebulosa planetaria circundante. Las partes roja y azul de esta imagen corresponden a la emisión óptica en las longitudes de onda roja y azul, respectivamente.

En esta imagen también se puede ver un asteroide que se desplaza por el campo de visión, dejando un rastro débil a la izquierda debajo de la estrella central. Y en la lejana distancia, detrás de la nebulosa, se puede ver una gran cantidad de galaxias de fondo.

Esta imagen de ESO 577-24 se creó como parte del Programa de gemas cósmicas del Observatorio Europeo Austral, una iniciativa que produce imágenes de objetos interesantes, intrigantes o visualmente atractivos utilizando los telescopios de ESO para fines de educación y divulgación pública. El programa utiliza el tiempo de telescopio que no se puede usar para observaciones científicas; sin embargo, los datos recopilados se ponen a disposición de los astrónomos a través del Archivo de Ciencia de ESO.

Crédito de la imagen: Observatorio Europeo Austral

No hay comentarios.