Artículos de última hora

La Naturaleza de la Realidad


El mundo moderno basa toda su filosofía y experiencia de vida en la realidad de lo visible, mientras que el mundo antiguo concibió lo invisible como real. Por lo tanto, tenemos dos puntos de vista diametralmente opuestos.

En nuestro análisis final, es evidente que el punto de vista de la antigüedad es el correcto. En primer lugar, lo visible es en realidad una parte tan pequeña de la naturaleza existente, que es inconcebible que se le deba otorgar una posición de importancia.

Todos los cuerpos flotan en el vasto mar del ESPACIO, formando una fracción de los contenidos de esta gran esfera del Ser.

La vida invisible es superior a su vehículo de manifestación. Por lo tanto, la gran realidad, la vida, no puede considerarse parte del universo fenoménico.

Es una verdad extraña, pero fundamental, que el objeto menos permanente es una roca, y lo más permanente es el llamado espacio vacío, porque llegará el momento en que la roca dejará de existir, pero el espacio nunca. Las formas pueden ser destruidas y siempre están cambiando, pero el espacio, por su propia naturaleza, es indestructible y por siempre será lo mismo.

Ahora llegamos a la naturaleza del vacío. El vacío simplemente implica la ausencia de forma; pero el agente activo sin forma, llena toda la existencia. Puedes derramar el agua de un vaso y luego declarar que el vaso está vacío porque aparentemente no contiene nada. Sin embargo, cualquier científico te asegurará que el vaso vacío contiene una cantidad suficiente de átomos como para expulsar a la Tierra de su órbita si su energía combinada pudiera ser direccionada correctamente. En un metro cúbico de vacío existe tanta energía como para hacer arder todos los océanos de la Tierra.

El vacío, por lo tanto, es paradójicamente una plenitud incomprensible. Filosóficamente hablando, la ausencia de forma representa la imposibilidad de destrucción: A lo que no tiene forma no se le puede quitar la forma.

El vacío, así llamado, es más permanente que la plenitud. En su sentido convencional, plenitud significa que el contenedor está lleno a capacidad con elementos físicos.

Sin embargo, la verdadera plenitud es el área que está completamente llena de seres espirituales y eternos. De tal naturaleza es el ESPACIO que, lejos de estar vacío, puede ser comparado con un sólido espiritual, mientras que el mundo físico que vemos y tocamos, puede describirse mejor como un vacío espiritual.

No hay comentarios.