Artículos de última hora

Se confirma el primer candidato a planeta extrasolar detectado por Kepler


Una década después de su lanzamiento y meses después de que finalizara su misión, los datos detectados por el Telescopio Espacial Kepler de la NASA en 2009 han sido confirmados como evidencia de un potencial planeta extrasolar similar a Júpiter que orbita una estrella a 2.600 años luz de la Tierra.

Kepler-1658b pertenece a la familia de planetas extrasolares conocidos como «Júpiter Caliente». El planeta es aproximadamente 1.1 veces el tamaño de Júpiter, 5.7 veces más masivo, y orbita alrededor de su estrella madre, Kepler-1658, cada 3.85 días.

En comparación con el Sol, la estrella Kepler-1658 es 1.45 veces más masiva y tres veces más grande. Si bien es más joven que el Sol, tener más masa significa que ha quemado su combustible de hidrógeno más rápido y ya se está expandiendo para convertirse en un gigante rojo.

Desde la superficie del planeta, la estrella parecería 60 veces más grande en diámetro que el Sol visto desde la Tierra. El planeta eventualmente formará una espiral hacia la estrella.

"Confirmar que el primer candidato a exoplaneta de Kepler realmente es un planeta, es un maravilloso resultado heredado, que completa el círculo, ahora que Kepler ha terminado de recopilar datos", dijo el profesor Bill Chaplin de la Universidad de Birmingham.

A pesar de ser el primer candidato a planeta descubierto por Kepler, que se lanzó el 7 de marzo de 2009, Kepler-1658b tenía un camino difícil para que se pudiera confirmar como un planeta real.

La metodología
El telescopio Kepler usa el llamado método de detección por tránsito (pequeñas caídas en el brillo cuando los planetas cruzan frente a una estrella a lo largo de nuestra línea de visión) para revelar los "candidatos a planetas", pero se requiere un análisis adicional para confirmarlos como planetas genuinos.

La estimación inicial sobre Kepler-1658 estaba descartada, por lo que los tamaños de la estrella y el planeta estaban muy subestimados.

Más tarde se marcó como un "falso positivo", es decir, los astrónomos pensaron que los datos no apuntaban realmente a la existencia de un planeta, cuando los números no correspondían con los efectos vistos en la estrella para la existencia de un cuerpo de ese tamaño.

Kepler-1658b pasó de planeta candidato a falso positivo, hasta que se usó un nuevo software para refinar los datos y reclasificarlos, pasando de una anomalía de datos a un planeta probable.

El descubrimiento
"Nuestro nuevo análisis, que utiliza las ondas de sonido estelar observadas en los datos de Kepler para caracterizar a Kepler-1658, demostró que la estrella en realidad es tres veces más grande de lo que se pensaba anteriormente", dijo la estudiante graduada de la Universidad de Hawai, Ashley Chontos.

"Esto a su vez significa que el planeta es tres veces más grande, lo que revela que Kepler-1658b es en realidad un Júpiter caliente".

"Entre los datos pudimos extraer esta señal astrosísmica utilizando dos técnicas diferentes y, al hacerlo, determinamos el tamaño de la estrella con gran precisión", dijo el Dr. Guy Davies de la Universidad de Birmingham.

Con este análisis refinado, todo apuntaba a un planeta, cuya presencia fue confirmada más allá de toda duda por observaciones de seguimiento desde un telescopio terrestre.

Kepler-1658b, ubicado a una distancia orbital de sólo 0.05 UA, esto es incluso más cerca que Mercurio del Sol, es uno de los planetas conocidos más cercanos a una versión futura de como se verá nuestro Sol.

Revela nuevas restricciones en las complejas interacciones físicas que hacen que los planetas formen una espiral hacia sus estrellas anfitrionas.

“Kepler-1658 es un ejemplo perfecto de por qué es tan importante una mejor comprensión de las estrellas anfitrionas de los exoplanetas. También nos dice que hay muchos tesoros por encontrar en los datos de Kepler", dijo Chontos.

Crédito de la imagen:
Gabriel Pérez Díaz / Instituto de Astrofísica de Canarias.

Referencia del documento científico:
Ashley Chontos et al. 2019. El curioso caso del KOI 4: Confirmando la detección del primer planeta extrasolar de Kepler. The Astronomical Journal, volumen 157, número 5; DOI: 10.3847 / 1538-3881 / ab0e8e

No hay comentarios.