Artículos de última hora

Dos linajes independientes de homínidos de Denisova contribuyeron al genoma de los indígenas de Nueva Guinea


De acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista Cell, los indígenas de Nueva Guinea tienen cientos de variantes genéticas de dos linajes de homínidos de Denisova, muy distintos de los homínidos denisovanos de Altái, que se separaron hace más de 350,000 años; uno de esos linajes es tan diferente del otro que realmente debería considerarse como una especie completamente nueva de homínidos arcaicos.

"La gente solía pensar que los denisovanos vivían en el continente asiático y muy al norte", dijo el autor principal del estudio, el Dr. Murray Cox, investigador de la Escuela de Ciencias Fundamentales de la Universidad de Massey, Nueva Zelanda.

"Nuestro trabajo, en cambio, muestra que el centro de la diversidad arcaica no estaba en Europa, ni en el norte helado, sino en el Asia tropical".

Desde hace tiempo teníamos muy claro que la isla del sudeste asiático y Nueva Guinea en específico era un lugar especial, donde las personas tienen más ADN de homínidos arcaicos que en cualquier otro lugar de la Tierra.

Esta región Asiática también fue reconocida como un lugar clave para la evolución temprana del Homo Sapiens fuera de África. Pero aún teníamos algunos vacíos y problemas por resolver en la historia.

El descubrimiento
Para ayudar a llenar esos vacíos, el Dr. Cox y sus colegas excavaron haplotipos arcaicos de 161 genomas que abarcan 14 grupos de islas, en la isla del sudeste asiático y Nueva Guinea.

En estos análisis se descubrieron grandes tramos de ADN que no coincidían con una única introgresión de genes denisovanos en humanos de esta región. En cambio, los indígenas de Nueva Guinea llevan variantes de genes de dos linajes denisovanos profundamente divergentes.

De hecho, el equipo estima que esos dos grupos denisovanos se habían separado, unos de otros, desde hacía 350,000 años.

"Tomado en conjunto con el trabajo anterior, que ha señalado un tercer linaje de homínidos de Denisova en los genomas de los siberianos modernos, los nativos americanos y los asiáticos orientales, la evidencia sugiere que los humanos modernos se cruzaron con múltiples poblaciones de denisovanos, que estuvieron geográficamente aislados unos de otros a lo largo de un profundo periodo de tiempo evolutivo", dijeron los investigadores.

"Nuestros hallazgos muestran que los humanos modernos que salían de África por primera vez, estaban entrando en un mundo nuevo que se veía completamente diferente al que vemos hoy".

Referencia de la revista:
Guy S. Jacobs et al. Múltiples ancestros denisovanos profundamente divergentes en los Papúes. Cell, publicado en línea el 11 de abril de 2019; DOI: 10.1016 / j.cell.2019.02.035

No hay comentarios.