Artículos de última hora

La maldición de Ötzi el Hombre de Hielo


A pesar de todo lo que el Hombre de Hielo ofrece a los campos de la ciencia, algunos aseguran que las personas que han caído víctimas de la maldición de Ötzi desearían que todavía estuviera congelado en los Alpes.

El debate sobre si la maldición de Ötzi es real o no continúa. Por un lado, hay muchas circunstancias extrañas que rodean los restos momificados que parecen apoyar la teoría de la maldición. Sin embargo, también es posible que todos los incidentes extraños no sean más que "coincidencias".

El misterio comenzó cuando sacaron la momia de su lugar de descanso.

Rainer Henn tuvo el honor de colocar los restos congelados de Ötzi en una bolsa para cadáveres. ¿Este acto finalmente le costó la vida?

En 1992, Rainer viajaba a una convención en la que planeaba hablar sobre Ötzi. Trágicamente, tuvo un accidente mortal y nunca llegó a su destino. Esto sucedió un año después de que Ötzi fue descubierto, convirtiendo a Rainer en la primera víctima potencial de la maldición del Hombre de Hielo.

Kurt Fritz tomó su lugar en la historia de la maldición de Ötzi, cuando dirigió a los investigadores al cuerpo del hombre de hielo. También organizó el transporte de los restos de Ötzi. Una avalancha reclamo su vida en 1993, cuando tenía 52 años.

Fritz fue el único miembro de su grupo de expedición que murió durante la avalancha. Esto podría ser nada más que una mera coincidencia, pero definitivamente parece extraño, especialmente teniendo en cuenta que él era un guía experimentado. Algunos dicen que es demasiada "coincidencia".

Helmut Simon y su esposa, Erika, descubrieron a Ötzi. Recibieron mucha atención de los medios y, eventualmente, alguna compensación por su extraño hallazgo. Desafortunadamente, Simon también recibió la visita de la maldición del hombre de hielo. En octubre de 2004, el excursionista experimentado desapareció en los Alpes. Debido a las condiciones climáticas relacionadas con la nieve, los buscadores tardaron ocho días en descubrir su cuerpo. Simon había caído a más de 300 pies, muriendo en el acto.

Dieter Warnecke no formó parte del equipo original de excavación o investigación de Ötzi, pero su potencial conexión con la maldición aún vale la pena mencionar. Cuando Helmut Simon desapareció en los Alpes en 2004, Warnecke lideró un equipo de búsqueda. Finalmente recuperaron el cuerpo de Simon, ocho días después de su desaparición.

Apenas unas horas después del funeral de Simon, Warnecke, de 45 años, sufrió un ataque cardíaco y murió.

Konrad Spindler, el principal experto mundial en los estudios de Ötzi, no creía en la maldición. Incluso bromeó al respecto durante una entrevista y dijo: "Creo que es un montón de basura. Es todo una hipertensión de los medios. Lo próximo que dirán es que yo seré el próximo". Lo último que pensaba Konrad en ese momento estaba literalmente profetizando su muerte.

Spindler fue la siguiente persona asociada con Ötzi en morir. Falleció en 2005 debido a complicaciones de esclerosis múltiple.

Rainer Hölz fue la única persona autorizada para filmar la recuperación del cuerpo de Ötzi, y más tarde convirtió su filmación en un documental de una hora de duración. Pero el hecho de mostrar el rostro de Ötzi a todo el mundo puede haber sido un fatal error. Hölz murió de un tumor cerebral poco después de terminar el documental.

Tom Loy fue el primer investigador en descubrir evidencia extremadamente importante sobre la ropa de Ötzi. Sus hallazgos indicaron que, debido a la presencia de múltiples tipos de sangre en la tela y las herramientas de Ötzi, el hombre de hielo había muerto durante un conflicto violento. Irónicamente, Loy murió debido a una enfermedad sanguínea hereditaria, una que no fue diagnosticada hasta después de que Loy comenzó a estudiar los restos de Ötzi.

A los colegas de Loy les molestaba hablar de una posible maldición del hombre de hielo, diciendo ese tema no hace más que "trivializar su muerte y no hace justicia a su vida y su trabajo".

No hay comentarios.