Artículos de última hora

La química del amor y sus efectos en el cuerpo humano


En el bar, en la fiesta, en la playa, no importa el lugar; los ojos de dos personas se encuentran. Después de cruzar miradas, si nos gusta esa persona; Primero se siente una ansiedad, un calor en el pecho que luego se esparce en escalofríos que tratamos de disimular. Un leve sudor en las manos aparece.

En el primer encuentro amoroso, los labios se resecan poco antes del primer beso, las palabras tiemblan con timidez en pensamientos confusos. Rodillas que apenas sostienen el peso del cuerpo.

Cuando la relación sentimental avanza un poco más, en conversaciones con la persona que amamos, el tiempo se detiene; nos olvidamos del mundo exterior y nos perdemos en horas silenciosas de nostalgia mientras hablamos por teléfono.

¿Quién no sintió y vivió algo parecido en algún momento de su vida?

Algunos científicos dicen que toda esta "áurea seductora de misterio", que envuelve los asuntos del corazón, no es más que media docena de manifestaciones anatómicas y ecuaciones bioquímicas. Para este artículo nos preguntamos, ¿Hasta dónde la ciencia puede traducir en números y estadísticas lo que para muchos es la verdadera esencia del cielo en la Tierra: El Amor?

La química del amor
Funciona de la siguiente manera; Encuentras a alguien especial y tus manos empiezan a sudar, tu corazón se dispara, las manos tiemblan. Pero, ¿Realmente sabes qué quieren decir todas esas sensaciones? ¡Es la química del amor! Y si la otra persona corresponde con lo que tú sientes, todos estos síntomas se hacen aún más fuertes. Pero la verdadera pregunta es, ¿Por qué ocurre esto? Si lo que siento es amor, ¿Cómo es que mi cuerpo reacciona de esa manera?

Lo que estás sintiendo es una reacción química, es justamente eso mismo que todos llaman "amor" ¡Todo eso que estás sintiendo es química pura! Todos estos síntomas son causados ​​por una serie de sustancias químicas, fabricadas por el cuerpo del apasionado. Son sustancias químicas llamadas noradrenalina, feniletilamina, adrenalina, oxitocina, dopamina, endorfina y serotonina.

Y todas estas hormonas son extremadamente necesarias para producir esa sensación agradable que se siente cuando estamos enamorados. Pero, ¿Sabes lo que cada una de estas hormonas hacen en tu cuerpo? Vamos por pasos.

Noradrenalina
Esta hormona es el responsable de la "chispa" entre una pareja, haciéndose responsable del deseo sexual. En esta etapa los cuerpos se mezclan exactamente como en una reacción química. También, es en esta etapa que algunas parejas piensan que el amor se ha "enfriado", porque la mezcla de las dos químicas parece ser incompatible.

Feniletilamina
Es conocida como la hormona de la pasión. La producción de esta hormona en el cerebro desencadena eventos como el cambio en la mirada o el apretón de manos repentino.

Adrenalina
Esta hormona causa excitación y acelera las pulsaciones y los latidos cardiacos.

Oxitocina
És responsable por la evolución de la atracción hacia la tranquilidad de una relación tranquila y segura.

Dopamina
És responsable por la producción de la sensación de felicidad.

Endorfina
És una potente acción analgésica y promueve la sensación de bienestar, mejora el humor, la alegría y la sensación de comodidad.

Serotonina
Es considerada una de las hormonas de la felicidad. Es responsable por la regulación del humor, sueño, saciedad, actividad sexual, concentración e incluso migrañas.

¿Como saber si en realidad es amor o solo pasión pasajera?

No es fácil resistirse a una pasión, pues esta no envía un aviso previo. Y a pesar de que actúa en zonas diferentes del cerebro, no existe una frontera bien definida entre una cosa y la otra.

Helen Fisher, antropóloga de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey, elaboró un perfil bien definido para estudiar la diferencia entre estos dos sentimientos; Amor y pasión. En el estudio se demostró que en una primera etapa, la pasión, que transborda la endorfina, dopamina y otras hormonas, es la atracción por una persona específica y dura el tiempo que sea suficiente para conocer a la persona, y para decidir si vale la pena seguir adelante.

La antropóloga afirma que hay personas adictas a esas hormonas y para lograrlo de forma natural, entran en el ciclo químico del mecanismo de la pasión, buscando un objeto de pasión y deseo, hasta que los "síntomas" acaban. Este ciclo se repite constantemente una y otra vez durante la vida de la persona adicta a estas hormonas.

A pesar de todos los estudios en sofisticados laboratorios, reacciones químicas y moléculas citoplasmáticas, después de todo, muchas personas sienten que debe haber algo más entre la química y la biología. Quizás, solo quizas, sea cierto lo que algunos dicen: ¡El amor está en el aire!

No hay comentarios.