Artículos de última hora

El cúmulo globular Messier 62


Un cúmulo globular es un conjunto esférico de estrellas que, por lo general, orbita un núcleo galáctico como si de un satélite se tratara. Estos cúmulos están unidos por su enorme fuerza de gravedad generada a partir del propio peso de toda la estructura cósmica en conjunto, lo que les da sus formas esféricas y densidades estelares relativamente altas cerca del centro.

La NASA ha lanzado una imagen impresionante tomada por el Telescopio Espacial Hubble del cúmulo globular Messier 62. Esta imagen de Messier 62 es un compuesto de exposiciones separadas adquiridas por los instrumentos de la Cámara de Gran Angular 3 (WFC3) y Cámara Avanzada para Sondeos (ACS). Se basa en datos obtenidos a través de cuatro filtros. El color resulta de asignar diferentes tonos a cada imagen monocromática asociada con un filtro individual.

Messier 62, también conocido como M62 o NGC 6266, está ubicado en la constelación de Ofiuco, a aproximadamente 22,200 años luz de distancia.

Descubierto el 7 de junio de 1771 por el astrónomo francés Charles Messier, este cúmulo globular tiene casi 12 mil millones de años de antigüedad.

Messier 62 es conocido por ser uno de los cúmulos globulares de forma más irregular en nuestra galaxia, la Vía Láctea. Esto podría deberse a que es uno de los cúmulos globulares más cercanos al centro galáctico y está afectado por las fuerzas de las mareas galácticas, desplazando a muchas de las estrellas del cúmulo hacia el sureste.

Cuando se forman los cúmulos globulares, tienden a ser algo más densos hacia el centro. Cuanto más masivo sea el cúmulo, más denso será el centro. Con una masa con casi un millón de veces la masa del Sol, Messier 62 es uno de los cúmulos globulares más densas en el Universo.

Con tantas estrellas en el centro, las interacciones y concentraciones estelares ocurren regularmente. Enormes estrellas se forman y se quedan sin combustible rápidamente, explotando violentamente y sus restos colapsan para formar enanas blancas, estrellas de neutrones e incluso agujeros negros.

Durante muchos años, se creyó que cualquier agujero negro que se formara en un cúmulo globular sería rápidamente expulsado debido a las interacciones violentas que tenían lugar allí. Sin embargo, en 2013, se descubrió un agujero negro de masa estelar en Messier 62, el primero que se encontró en un cúmulo globular de la Vía Láctea.

Crédito de la imagen: NASA / ESA / Hubble / S. Anderson et al.

No hay comentarios.