Artículos de última hora

Estudio científico revela que los tatuajes facilitan el cultivo de células cancerígenas


En los últimos años, la imparable tendencia de los tatuajes ha puesto las preocupaciones por la seguridad ciudadana en el centro de la atención. En la actualidad, los aspectos toxicológicos, desde la biocinética hasta las posibles alteraciones de los pigmentos, en gran medida son inciertos.

Los experimentos con animales, que serían necesarios para abordar estas cuestiones toxicológicas, fueron calificados como poco éticos porque los tatuajes se aplican como cuestión de elección, libre albedrío y carecen de necesidad médica, similar a los cosméticos.

Por consiguiente, los riesgos que potencialmente derivan de los tatuajes se han investigado, hasta ahora, sólo por análisis químico de las tintas y sus productos de degradación.

A pesar de que los datos toxicológicos pueden estar disponibles para algunos ingredientes de tinta de forma individual, la información sobre las interacciones de los componentes de la tinta y su destino en el cuerpo humano, es bastante difícil de encontrar. Los tatuajes te pueden gustar o no gustar, hay muchas especulaciones sobre los riesgos, pero hasta ahora, no teníamos nada en concreto.

En conjunto, ahora presentamos una fuerte evidencia de elementos tóxicos en pigmentos de tatuaje, así como alteraciones conformacionales de biomoléculas que contribuyan a la inflamación y otras adversidades que están incluidas cuando decidimos decorar la piel con tatuajes.

El estudio
Con el fin de revelar los peligros que representa esta moda, se utilizaron tejidos linfáticos y de pieles procedentes de cadáveres humanos, se emplearon técnicas de fluorescencia de rayos X de sincrotrón (XRF) a escala micro y nano. La metodología avanzada de espectrometría de masas permitió demostrar el transporte simultáneo de pigmentos orgánicos, metales pesados y dióxido de titanio de la región en donde se encuentra localizado el tatuaje, con dirección a los ganglios linfáticos regionales.

Los tatuajes y el maquillaje permanente, trabajan depositando pigmentos insolubles en la capa dérmica de la piel. En conjunción con los tatuajes, los ganglios linfáticos pigmentados se han observado en los individuos tatuados durante décadas. Después de la penetración traumática de las tintas durante el procedimiento del tatuaje, el cuerpo excretará tantos componentes como sea posible a través de la epidermis dañada. Otras maneras de limpiar el sitio de entrada que está dañado por la tinta, son a través del transporte activo a los ganglios linfáticos, o pasivamente a lo largo de los vasos linfáticos. Además de las observaciones en seres humanos, un estudio en ratones reveló ganglios linfáticos de color después de hacer un tatuaje con un pigmento azo.

Para las personas que no saben qué es esto. Los tintes, o pigmentos "azo" son el grupo químico más importante de tintes y colorantes en la industria textil, alcanzando el 70% de los tintes orgánicos en el mercado.

 A pesar de que deja poca duda de que el pigmento se origina por los tatuajes, el origen y el destino de los pigmentos en los ganglios linfáticos humanos nunca han sido investigados hasta ahora. A decir verdad, el único estudio que analizó los ganglios linfáticos humanos en individuos tatuados, evaluó su contenido en hidrocarburos aromáticos, carcinógenos, derivados de partículas negras de carbono.

Los tintes de tatuaje consisten en metales coloridos inorgánicos y sus óxidos, todos los cuales se piensa que son biológicamente inertes. Por lo tanto, se puede esperar encontrar una amplia gama de elementos en el tejido humano tatuado -entre ellos los sensibilizadores de níquel (Ni), cromo (Cr), manganeso (Mn) y cobalto (Co) -como  también podemos encontrar pigmentos colorantes y una fuerte contaminación de elementos. Además del carbono negro, el segundo ingrediente más utilizado de las tintas de tatuaje es el dióxido de titanio (TiO2), un pigmento blanco aplicado generalmente para crear ciertos matices cuando se mezcla con colorantes. La toxicidad del dióxido de titanio depende de su estructura cristalina, que puede ser rutilo, un mineral de rojo sangrante, o la anatasa.

La anatasa es una de las tres formas cristalinas bajo las que aparece el óxido de titanio, y también de las más dañinas. Esto último puede conducir a la formación de especies reactivas de oxígeno, cuando se exponen a la luz solar.

Por ejemplo, cuando nos hacemos una pequeña herida, la piel tarda algunos días en cicatrizar. Pues bien, la curación tardía se asocia a menudo con tatuajes blancos, junto con un picor que se siente en una parte del cuerpo o en todo y que provoca la necesidad o el deseo de rascarse.

Analisis de tinta en el cuerpo
La contribución de tintas de tatuaje y sus elementos tóxicos para el cuerpo humano, la especiación del dióxido de titanio, las identidades y rangos del tamaño de las partículas de pigmento que migran, de las capas de la piel hacia los ganglios linfáticos nunca han sido investigados analíticamente en humanos. El tamaño de una partícula promedio en las tintas del tatuaje puede variar en más o menos 100 nanómetros. Por lo tanto, la mayoría de las tintas del tatuaje contienen por lo menos una pequeña fracción de partículas en el rango nano.

Aquí, se analizó la piel humana tatuada y los ganglios linfáticos regionales procedentes de cuatro donantes. Se usó la espectrometría de masas de plasma acoplado inductivamente para evaluar el contenido general de los elementos en ambos tejidos, y tintas de tatuaje. El láser de desorción ionizado facilitó la identificación de pigmentos orgánicos en enzimas. Todo esto para localizar con precisión los diferentes elementos en los microambientes cutáneos y linfáticos… también para proporcionar información sobre la especiación del dióxido de titanio y para evaluar los tamaños de partículas primarias a escala manométrica. Además, se evaluaron los cambios biomoleculares en los respectivos tejidos a escala micrométrica y en la proximidad de las partículas de tatuaje utilizando un sincrotrón basado en un transformador infrarrojo (μ-FTIR) espectroscópico.

Los descubrimientos
El estudio reveló que los pigmentos orgánicos se trasladan de la piel a los ganglios linfáticos. Proporcionar pruebas analíticas de las partículas de tatuaje que se distribuyen dentro del cuerpo humano fue un objetivo clave de esta investigación. Con este fin, se analizaron muestras de tejido de cuatro individuos tatuados con naranja, rojo, verde o negro. Es bueno aclarar que dos de los donantes no estaban tatuados. La detección de las mismas especies de pigmentos, tanto en la piel como en los ganglios linfáticos regionales, reveló el drenaje de partículas de tatuaje en dos de los cuatro donantes, es decir, esta anomalía se presentó únicamente en los cuerpos tatuados. Y estoy seguro que con cualquier persona tatuada, los resultados no serán muy diferentes.

La identificación de pigmentos orgánicos se ha descrito principalmente utilizando tintas. Esta técnica se basa en las distribuciones de isótopos y en la masa molecular. En los tejidos lisados se encontró pigmentos de Ftalocianinas de cobre con residuos de hidrógeno y cloro en tres de las cuatro muestras de piel. Las partes rojizas de los tatuajes contenían los pigmentos que albergaban grupos azo 170 rojo y naranja.

La Ftalocianina es un compuesto de color verde azulado formado por la unión de cuatro grupos isoindol mediante cuatro átomos de nitrógeno, dando lugar a un anillo de 16 átomos: ocho de nitrógeno y ocho de carbono, alternados con dobles enlaces conjugados.

Para los donantes 1 y 2, la ausencia de pigmentos orgánicos en los ganglios linfáticos sugiere concentraciones por debajo del límite de detección, también puede sugerir una posible descomposición metabólica o drenaje a los ganglios linfáticos alternativos. La capacidad general para la translocación del pigmento azo a los ganglios linfáticos se demostró en muestras adicionales de piel y ganglios linfáticos del donante 2. Por otro lado, las partículas de carbono negro, posiblemente son las responsables del color negro en la piel, y los ganglios linfáticos no fueron accesibles con los métodos analíticos utilizados en esta investigación. Tampoco se detectaron partículas de pigmento xenobiótico en la piel.

En esta investigación, se encontró una amplia gama de partículas de pigmento de tatuaje con hasta varios micrómetros de tamaño en la piel humana, pero sólo las nano-partículas son transportadas a los ganglios linfáticos. El límite del tamaño exacto que impide esta translocación todavía es desconocido. El depósito de partículas externas conduce a la ampliación crónica del ganglio linfático durante toda la vida. Con la detección de los mismos pigmentos orgánicos y el óxido de titanio inorgánico en la piel y los ganglios linfáticos, ahora tenemos una fuerte evidencia analítica que indica la migración de pigmentos de tatuaje en la piel, hacia los ganglios linfáticos regionales en el cuerpo humano. También se pudo probar la presencia de varios elementos tóxicos, que son derivados del tatuaje.

Se sabe que los pigmentos residen en los lisosomas o permanecen unidos a las membranas de los fibroblastos dérmicos, que por cierto, es una observación más, que apoya estos resultados porque demuestra los altos niveles de lípidos concentrados en la proximidad de las partículas de pigmento.

En los casos en que se introduce material hidrófobo extraño en el cuerpo, el fibrinógeno se descomponen y da origen a la fibrina. El fibrinógeno y otras proteínas se adsorben y se desnaturalizan en su superficie, dando lugar así a generaciones de material pro inflamatorio y posterior al reclutamiento de células inmunes. Esta información se basa en los datos sobre los cambios conformacionales asociados a la lámina Beta de proteínas en la proximidad de pigmentos hidrófobos e insolubles de tatuaje.

En futuros experimentos, los investigadores también analizaran la carga de pigmentos y metales pesados de otros órganos y tejidos internamente más lejanos, con el fin de rastrear cualquier posible biodistribución de ingredientes de tinta de tatuaje en todo el cuerpo. El resultado de estas investigaciones no sólo será útil en la evaluación de los riesgos para la salud asociados con la decoración en la piel, sino también en el juicio de otras exposiciones tales como por ejemplo, la entrada de nanopartículas de dióxido de titanio, presentes en la región de la piel dañada.

De esta investigación científica, podemos sacar muchas conclusiones. Por ejemplo, los tatuajes contribuyen a la carga de elementos externos en los ganglios linfáticos.

Un objetivo central de este estudio fue evaluar hasta qué punto el tatuaje aumenta la proporción de elementos tóxicos en el cuerpo. Entre otros posibles efectos producidos por tatuajes, algo muy peligroso es que la tinta acumulada en un ganglio linfático interfiere a la hora de detectar la presencia de células cancerígenas. Si hay pigmentos acumulados allí, estos interfieren de manera directa con las técnicas de diagnóstico del cáncer. El borrado de tatuajes mediante técnicas de láser no elimina el problema, sino todo lo contrario. Al aplicar este método, las partículas grandes de pigmento de la piel se romperán en fragmentos más pequeños que viajarán por todo el cuerpo y serán transferidos al nódulo linfático. El láser además produce un cambio químico en estas partículas.

No hay comentarios.