Artículos de última hora

El cromosoma Y está desapareciendo


El cromosoma Y contiene el gen "interruptor maestro", SRY, que determina si un embrión se desarrollará como macho (XY) o como hembra (XX). Aunque no sea necesario para la vida, es decir, las mujeres sobreviven perfectamente sin el cromosoma Y, sin el cromosoma Y no existe reproducción, y sin reproducción no existe especie humana.

El cromosoma Y se ha deteriorado mucho con el pasar del tiempo. La razón es muy simple, mientras que las mujeres solo necesitan dos cromosomas X, los hombres necesitan un cromosoma X y un cromosoma Y. Si la misma tasa de deterioro continúa, el cromosoma Y tiene aproximadamente 4,6 millones de años antes de desaparecer por completo. Esto puede parecer mucho tiempo, pero no lo es cuando se considera que la vida ha existido en la Tierra durante al menos 3,5 mil millones de años.

Si rebobinamos el reloj hasta los primeros mamíferos hace 166 millones de años aproximadamente, la historia fue completamente diferente. El cromosoma "proto-Y" era originalmente del mismo tamaño que el cromosoma X, y contenía la misma cantidad de genes. Sin embargo, los cromosomas Y tienen un defecto fundamental.

A diferencia de todos los demás cromosomas, de los que tenemos dos copias en cada una de nuestras células, los cromosomas Y solo están presentes en una sola copia, transmitida de padres a hijos. Es decir, todos los hombres en la tierra proceden de un padre único, él fue quien originalmente transmitió este cromosoma. Al ser tan único y especial, hasta el punto que solo se transmite de padre a hijo, es muy antiguo, y como es lógico, ha perdido su forma original con el pasar del tiempo.

Esto significa que los genes en el cromosoma Y no pueden someterse a la recombinación genética, la "mezcla" de genes que ocurre en cada generación. Privados de los beneficios de la recombinación, los genes del cromosoma Y se deterioran con el tiempo y eventualmente estará expuesto a la extinción.

A pesar de esto que suena muy lógico, investigaciones recientes han demostrado que el cromosoma Y ha desarrollado mecanismos bastante convincentes para frenar el deterioro, reduciendo la tasa de pérdida de genes hasta una detención total.

Por ejemplo, un reciente estudio danés, publicado en PLoS Genetics, secuenció partes del cromosoma Y de 62 hombres diferentes y descubrió que este cromosoma es propenso a reordenamientos estructurales a gran escala que permiten la amplificación genética: la adquisición de copias múltiples de genes que promueven la buena salud de los espermatozoides para mitigar la pérdida de genes.

El estudio también mostró que el cromosoma Y ha desarrollado estructuras inusuales, llamadas "palíndromos" (son básicamente secuencias de ADN que dicen lo mismo hacia adelante que hacia atrás, como por ejemplo la palabra "kayak"), y esto le protege de una mayor degradación. Los investigadores registraron una alta tasa de "eventos de conversión de genes" dentro de las secuencias palindrómicas en el cromosoma Y, esto es básicamente un proceso de "copiar y pegar" que permite reparar los genes dañados utilizando una copia de seguridad no dañada como plantilla de respaldo. ¿Que tan impresionante es esto? bastante.

Los cromosomas Y existen en los mamíferos y algunas otras especies, y un creciente cuerpo de evidencia indica que la amplificación genética del cromosoma Y es un principio general en todos los ámbitos. Estos genes amplificados desempeñan papeles críticos en la producción de esperma y en la regulación de la proporción de sexos en las crías, tanto machos como hembras.

En estudios publicados en Molecular Biology and Evolution, los investigadores dan evidencia de que este aumento en el número de copias de genes en ratones, es el resultado de la selección natural.

Opiniones
La Profesora Jenny Graves de la Universidad La Trobe en Australia, opina que, si se toma una perspectiva a largo plazo, los cromosomas Y están condenados a la extinción, incluso si sobreviven un poco más de lo esperado. En un artículo de 2016, señala que las ratas espinosas Amami y los ratones topo han perdido completamente sus cromosomas Y, y sostiene que los procesos de pérdida o creación de genes en el cromosoma Y conducen inevitablemente a problemas de fertilidad. Esto, a su vez, puede conducir a la formación de nuevas especies.

En las especies que han perdido sus cromosomas Y por completo, los machos y las hembras todavía son necesarios para la reproducción.

En estos casos, el gen SRY, "el interruptor maestro" que determina la masculinidad genética se ha movido a un cromosoma diferente, lo que significa que estas especies producen machos sin necesidad de un cromosoma Y. Sin embargo, el nuevo cromosoma al que se trasladó el gen SRY, debería comenzar nuevamente el proceso de deterioro, debido a la misma falta de recombinación que condenó a su cromosoma Y anterior. En otras palabras, nada puede detener el problema del deterioro.

¿Se podría reemplazar la función del hacho en la reproducción?

Algunas personas preguntan si se podría reemplazar la función del macho (XY) para la reproducción de la especie humana. Existen diferentes formas de reproducción.

La evolución de la reproducción sexual es un gran enigma, ya que la reproducción asexual debería poder superarla, ya que cada organismo joven creado puede reproducirse sin la necesidad de otro organismo. Esto implica que una población asexual tiene una capacidad intrínseca para crecer más rápidamente con cada generación. El costo del 50% de ambos organismos involucrados en la reproducción sexual es una clara desventaja. El doble costo del sexo incluye el hecho de que cualquier organismo solo puede transmitir el 50% de sus genes a su descendencia. Por otra parte, una ventaja fulminante de la reproducción sexual sobre la reproducción asexual es que la reproducción sexual evita la acumulación de mutaciones genéticas.

En diciembre del 2016, un conglomerado de científicos se reunió en Montreal y leyeron sus documentos. Uno de ellos dijo que, "el esperma sigue siendo un misterio tanto hoy como cuando el hombre sintió curiosidad por su naturaleza". Y luego se hizo esta pequeña declaración: "el espermatozoide, de alguna manera pasa fácilmente a través de la superficie de un huevo, aunque el exterior del huevo no tiene agujeros, ni antes ni después de ser fertilizarlo".

Algo físico atraviesa una pared física. No hay fisuras, no hay daño. Lo único que sí es observable, es una especie de luz que ilumina, justo en el momento cuando el espermatozoide entra. Nadie sabe qué pasa realmente en ese momento único. Las bases para la vida, en este caso la vida humana, son de orden natural, todo lo que nosotros podemos hacer es imitar estos procesos de forma artificial. Algunos opinan que si un día se llega a ese nivel tecnológico, el resultado sería el nacimiento de seres artificiales, con el ser humano renunciando a su naturaleza, para darle paso a criaturas sintéticas.

Comparar el cromosoma Y de los humanos con el de las ratas espinosas, como la hace Jenny Graves, no se ajusta a la realidad. El ser humano es la única criatura en la tierra que domina las ciencias y está en un sistema controlado. La selección natural no es completamente aplicable en seres humanos modernos. Los caminos evolutivos hacia donde se estará dirigiendo el humano del futuro, está en las decisiones de los humanos del presente. La extinción o preservación del cromosoma Y ya no está en manos de la selección natural, está en los dominios científicos de los humanos de la actualidad.

No hay comentarios.