Artículos de última hora

Los primeros humanos modernos cocinaron y comieron alimentos ricos en almidón


El almidón es una macromolécula que está compuesta de dos polisacáridos, la amilosa y la amilopectina.​ Es el glúcido de reserva de la mayoría de los vegetales.​

Un equipo internacional de investigadores ha encontrado numerosos fragmentos de tejidos vegetales de almidón carbonizado en fogatas prehistóricas de 120.000 años de antigüedad en el sitio arqueológico del río Klasies, el complejo de cuevas y refugios rocosos ubicados en la costa de Tsitsikamma, entre el Puerto Elizabeth y la Bahía Plettenberg en Sudáfrica.

Esta nueva evidencia apoya la hipótesis de que la duplicación de genes para la digestión de almidón en los primeros Homo sapiens es una respuesta adaptativa al aumento de una dieta rica en almidón.

"Esto es muy emocionante", dijo la autora principal del estudio, Cynthia Larbey de la Universidad de Cambridge.

"Previamente, las pruebas genéticas y biológicas sugerían que los humanos primitivos habrían estado comiendo almidones, pero esta investigación no se había hecho antes".

El estudio
Larbey y sus colegas buscaron y analizaron fogatas prehistóricas sin disturbios en el sitio arqueológico del río Klasies.

"Nuestros resultados mostraron que estas pequeñas fogatas prehistóricas se usaban para cocinar alimentos; raíces y tubérculos con almidón eran claramente parte de su dieta, aparece desde los primeros niveles geológicos, hace aproximadamente 120,000 años hasta los 65,000 años atrás", dijo Larbey.

"A pesar de los cambios en las estrategias de caza y las tecnologías de herramientas de piedra, todavía estaban cocinando raíces y tubérculos".

"Nuestra investigación muestra que los humanos primitivos seguían una dieta equilibrada y que eran genios ecológicos, capaces de explotar sus entornos de manera inteligente para obtener alimentos adecuados y quizás medicamentos", dijo la coautora del estudio, la Dra. Sarah Wurz, de la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo.

Al combinar raíces y tubérculos cocidos como un alimento básico con proteínas y grasas de crustáceos, peces, fauna pequeña y grande, estas comunidades pudieron adaptarse óptimamente a su entorno, lo que indica una gran inteligencia ecológica desde hace 120,000 años.

“La evidencia del río Klasies, donde se encontraron varios fragmentos de cráneos humanos y dos fragmentos maxilares que datan de hace 120,000 años, muestra que los humanos que vivieron en ese período de tiempo se parecían los humanos modernos de hoy. Sin embargo, eran algo más robustos", dijo la Dra. Wurz.

Referencia del documento científico:
Cynthia Larbey et al. Comida cocinada con almidón en fogatas ca. 120 kya y 65 kya (MIS 5e y MIS 4) de la cueva del río Klasies, Sudáfrica. Journal of Human Evolution, volumen 131, junio de 2019, páginas 210-227; doi: 10.1016 / j.jhevol.2019.03.015

No hay comentarios.