Artículos de última hora

Estamos irradiando nuestro estado mental y espiritual al Universo


Ordena lo que quieres que suceda para ti y deja de conformarte viviendo con menos de lo que te mereces. Aquí no estamos hablando únicamente de materialismo, que en muchos casos es generador de felicidad falsa, estamos hablando de estándares de vida. Algunas personas aún no acaban de comprender el significado de nacer como humano y todo lo que esto representa. Seamos conscientes o no, nosotros los seres humanos estamos creando y alterando la realidad. Bajo nuestra condición de humanos podemos crear, alterar y modificar nuestro entorno, afectando otras vidas en el proceso.

Como podemos decir que somos seres humanos si estamos constantemente faltándole el respeto a nuestra propia naturaleza al no aceptar que somos seres con el potencial de acceder, o por lo menos acercarnos, al estado espiritual de un Dios... nada en el sistema solar y sus 122 unidades astronómicas puede decir lo mismo. No olvidemos que la palabra «Dios» significa creador; por eso se dice que fuimos creados a imagen y semejanza de Dios. No porque realmente nos parecemos, sino porque tenemos las cualidades de nuestro creador.

Alguien alguna vez dijo que "si se ve como un mono y se comporta como un mono, entonces es un mono". Y es así, de alguna manera las cosas se definen a sí mismas por su comportamiento. Nuestro comportamiento es la sombra de nuestro pensamiento, que es derivado de nuestro estado mental y espiritual.

Presta atención al mundo y reflexiona por un segundo, ¿Crees que las personas de este mundo son seres conscientes de su verdadera naturaleza espiritual? difícilmente alguna vez podrán experimentar alguna forma de desarrollo espiritual. El problema de este mundo está en que hemos aceptado que las cosas están para ser amadas y las personas para ser utilizadas. Esta es la columna vertebral de nuestra supuesta "naturaleza humana".

El universo responde a lo que crees que mereces y las cosas que terminas aceptando como "normales". Hemos aceptado estándares y actitudes que no son naturales, pero felizmente aceptamos como normales para así vivir sin la necesidad de cuestionar la naturaleza de su procedencia.

Sin embargo, no podemos pretender ser el "Atlas" de este mundo. El trabajo genuino comienza con nosotros mismos. Esto se logra elevando nuestros estándares morales y espirituales. En esa etapa también llegarán momentos difíciles, pero no te puede dejar arrastrar por estos. No creas que la situación por la que estás pasando es algo definitivo y que durará para siempre. Todo es pasajero. Incluso las tormentas más grandes, propulsadas por la naturaleza, son pasajeras.

En cualquier momento y etapa de tu vida puedes tomar una elección diferente. Una opción para tomar algún tipo de riesgo que te saque de tu zona de comodidad. Una opción para creer en las posibilidades que el universo te presenta. Una elección en nuevos hábitos que apoyan tu bienestar y visión. Puedes elegir hoy, pero debes ser perseverante. No tengas miedo a perder tu zona de comodidad. No hay nada que temer.

La palabra mágica aquí es movimiento. Hacer y avanzar produce grandes recompensas. El universo te apoyará junto con tus nuevos cambios. Depende de ti decidir y observar cómo las cosas comienzan a funcionar a tu favor. Seguramente has estado recibiendo señales de es esto por todas partes, desafortunadamente somos demasiado buenos inventando excusas y creando distracciones, solo para ignorar el llamado. Es hora de actuar en sincronización con nuestra verdadera esencia; Se consciente que tu irradias a la existencia tu estado de ánimo y el universo corresponde externamente en relación con esa irradiación. Deja ir los detalles sobre cómo y cuándo. Confía y cree más. Este es tu tiempo. No tienes nada que perder y todo que ganar.

No hay comentarios.