Artículos de última hora

La imponente galaxia espiral NGC 3432


El telescopio espacial Hubble ha capturado una nueva y sorprendente imagen de la galaxia espiral NGC 3432. Esta imagen del Hubble muestra la galaxia espiral NGC 3432, con sus bordes distorsionado. La imagen en color se realizó a partir de exposiciones separadas tomadas en la región visible del espectro con la Cámara avanzada para sondeos (ACS) del Hubble. Se usaron dos filtros para muestrear varias longitudes de onda. El color resulta de asignar diferentes tonos a cada imagen monocromática asociada con un filtro individual.

Datos de la galaxia 
Visible en la constelación de Leo Minor, NGC 3432 se encuentra a unos 45 millones de años luz de la Tierra.

También conocida como LEDA 32643 y UGC 5986, la galaxia fue descubierta por el astrónomo británico William Herschel el 19 de marzo de 1787.

Su forma distintiva se debe a la interacción gravitacional en curso con UGC 5983, una galaxia enana al suroeste de NGC 3432. Los filamentos de marea y la intensa formación de estrellas también se pueden ver en esta interacción galáctica, por lo que se incluyó en el Atlas de galaxias peculiares de Halton Arp.

Resulta que desde nuestro punto de vista en la Tierra, vemos a NGC 3432 orientada directamente hacia nosotros. Los brazos espirales y el núcleo brillante de la galaxia están ocultos, y en su lugar vemos la delgada franja de sus alcances muy exteriores.

Las bandas oscuras de polvo cósmico, los parches brillantes y las regiones rosas de formación estelar, ayudan a distinguir la verdadera forma de NGC 3432, pero sigue siendo un desafío conocer su verdadera forma.

Debido a que los observatorios como el Hubble han visto galaxias espirales en todo tipo de orientación, podemos saber con precision milimetrica cuándo hemos observado una galaxia desde el costado.

En mayo del 2000, una explosión estelar inusual y muy luminosa, llamada SN 2000ch, fue vista en la galaxia NGC 3432 por astrónomos del Observatorio Lick para la Búsqueda de Supernovas (LOSS, por sus siglas en inglés).

Inicialmente se pensó que era una nova en la Vía Láctea, pero el evento cósmico se reclasificó más tarde como una supernova de Tipo II.

Inesperadamente, SN 2000ch reapareció varias veces en la década del 2000, mostrando que el objeto no era una supernova ni mucho menos, sino una variable luminosa azul: una estrella evolucionada y supermasiva que muestra cambios impredecibles y drásticos tanto en el espectro como en el brillo. Las variables luminosas azules son las estrellas más luminosas que se conocen y entre las cuales se encuentran algunas de las estrellas más masivas del universo. Su número es extremadamente escaso por representar una fase breve de la evolución estelar de estrellas muy masivas, de las cuales ya hay pocas de por sí. Por suerte, su elevada luminosidad las hace muy conspicuas por lo que, aunque su número sea muy escaso, son fáciles de detectar.

Crédito de la imagen: NASA / ESA / Hubble / A. Filippenko / R. Jansen.

No hay comentarios.