Artículos de última hora

Las mujeres embarazadas que consumen alcohol alteran su ADN y el de sus bebés


En un estudio publicado en la revista Alcoholism: Clinical and Experimental Research, un equipo de científicos de la Universidad de Rutgers y otros lugares buscaron cambios de ADN inducidos por el alcohol en mujeres embarazadas y sus hijos. Los investigadores descubrieron cambios en dos genes de mujeres que consumieron niveles tanto moderados como altos de alcohol durante el embarazo, y en niños que habían estado expuestos a esos niveles de alcohol en el útero de su madre.

Los trastornos del espectro alcohólico fetal pueden incluir discapacidades físicas o intelectuales, así como problemas de conducta y aprendizaje.

Si bien no existe una cura para estos terribles daños, los servicios de tratamiento de intervención temprana pueden mejorar el desarrollo de un niño. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, no se conoce una cantidad segura de alcohol para el consumo de alcohol durante el embarazo.

"Nuestros hallazgos pueden hacer que sea más fácil evaluar a los niños con exposición prenatal al alcohol, y permite un diagnóstico e intervención tempranos que puedan ayudar a mejorar la vida de estos niños", dijo el profesor Dipak Sarkar de la Universidad de Rutgers, autor principal del estudio.

El estudio
El profesor Sarkar y sus colegas buscaron cambios en el ADN inducidos por el alcohol en 30 mujeres embarazadas y 359 niños.

Encontraron cambios en dos genes: la proopiomelanocortina (un polipéptido precursor de otras proteínas, fundamentalmente hormonas), que regula el sistema de respuesta al estrés, y el regulador circadiano del período 2 (PER2), que influye en el reloj biológico del cuerpo, en mujeres que consumieron entre niveles moderados a altos de alcohol durante el embarazo y en niños que habían estado expuestos a esos niveles de alcohol en el útero, que pasa de la sangre de la madre a través del cordón umbilical hasta contaminar el código genético del niño.

El consumo excesivo de alcohol en las mujeres es de cuatro o más bebidas en al menos cinco ocasiones en un mes; el consumo moderado es de aproximadamente tres tragos por ocasión.

Los investigadores también encontraron que los bebés expuestos al alcohol en el útero habían aumentado los niveles de cortisol, una hormona del estrés potencialmente dañina que puede suprimir el sistema inmunitario y provocar problemas de salud continuos.

"Nuestra investigación puede ayudar a los científicos a identificar biomarcadores; indicadores medibles como genes o proteínas alterados, que predicen los riesgos de la exposición prenatal al alcohol", dijo el profesor Sarkar.

Referencia del documento científico:
Dipak K. Sarkar et al. Cambios persistentes en los genes reguladores del estrés en mujeres embarazadas o niños con exposición prenatal al alcohol. Alcoholism: Clinical and Experimental Research, publicado en línea el 22 de julio de 2019; doi: 10.1111 / acer.14148

No hay comentarios.