Artículos de última hora

El Poder de la Imaginación


La imaginación es la facultad creativa de la mente, que en magia es el poder formativo para poner las cosas en manifestación. Es un proceso mental ordenado e intencional. Se distingue de soñar despierto y de la fantasía, que consisten en pensamientos aleatorios y deseos al azar. No es irreal, pero es una poderosa fuerza creativa que se convierte en realidad, especialmente cuando es estimulada de manera deliberada por el Acto. La imaginación es el poder de la autocuración y los milagros, la profecía y la clarividencia.

Funciona en conjunto con la voluntad como dos fuerzas potentes, empleadas por un mago invocador. Jámblico de Calcis, un filósofo griego neoplatónico, escribiendo «Sobre los misterios de los egipcios» dijo que la imaginación es: Superior a toda la naturaleza y las generaciones, y algo a través de lo cual somos capaces de unirnos a Dios, de trascender el orden mundano y de participar en la vida eterna y la energía de los super celestiales. A través de estos principios, por lo tanto, nos podemos liberar del destino mismo.

La imaginación crea formas de pensamiento en el plano astral o planos superiores, qué son tan objetivos y reales para las entidades que existen en esos planos, como lo son los alrededores terrenales para los humanos. Las formas de pensamiento creadas por la imaginación deben ser vitalizadas, impulsadas y dirigidas por la voluntad, de lo contrario serán imaginaciones transitorias.

Un ejemplo de cómo se emplea la imaginación en la práctica ocultista proviene de los escritos del Dr. Edward Berridge, un médico homeopático y miembro del Orden Hermético del Amanecer Dorado. Berridge fue consultado por un caballero que le contó que varios años antes, había estado en la compañía frecuente de un hombre que hacía uso constante de ciertas expresiones profanas; Las palabras habían quedado atrapadas en su mente, y no podía deshacerse de ellas. Berridge creía que las palabras eran como un mantra y tenían el efecto de vitalizar una entidad elemental que se había unido a un hombre. Le recetó un remedio mágico:

Le aconsejo que la próxima vez que escuchara la frase que lo perturbaba, primero que imaginara ver ante él a una criatura horrible, como la encarnación de dicha blasfemia, y luego que sujetara a esta criatura firmemente delante de él, luego lanzarle un cartucho de dinamita, penetrando en el elemental, y luego reventarlo hasta desintegrarlo en átomos.

El hombre hizo lo que se le indicó. Dijo que no había logrado destruir al elemental, pero logró dañarlo hasta el punto de hacer que se retirara, aunque no de forma permanente. Sin embargo, rara vez se irritaba por lo que antes le molestaba, quizás porque ahora sabía la forma de combatir dichas criaturas no materiales, pero que se valen de las palabras que penetran en la mente, para manifestarse en la realidad de las personas.

El poder de la imaginación es extremadamente peligroso cuando no sabemos utilizarlo. Si, somos criaturas físicas, pero principalmente; somos criaturas mentales. La mayor parte de nuestra vida la vivimos en la mente. Tenemos que estar alerta. Intencionalmente o no, el hecho es que cuando miramos televisión, programas de noticias, campañas propagandistas, películas con mensajes subliminales, animaciones cargadas de tácticas de psicología oscura, etc., incrustan en el subconsciente de los observadores los elementos que ven y escuchan. No es ningún secreto, hay muchos estudios psicológicos que prueban esto. El subconsciente luego reproduce estas ideas en un nivel por debajo de nuestra conciencia y en el sueño de nuestros sueños (al igual que la forma en que una canción se atasca en la mente y crea emociones relacionadas a esa canción específica) y crea fuerza, y finalmente crea una entidad interna. Así es como el Ego desarrolla más cabezas. Esta es la raíz de los miedos, ansiedades, celos, lujurias, deseos, etc. Debemos proteger nuestros sentidos con una mente alerta en todo momento para reconocer y eliminar estas energías antes de que se apoderen de nosotros. Si no controlamos a la imagina, esta nos termina controlando a nosotros.

No hay comentarios.