Artículos de última hora

La extraña galaxia Centaurus A


La peculiar galaxia Centaurus A ha sido captada en esta imagen obtenida por el instrumento Wide Field Imager (WFI), instalado en el telescopio de ESO de 2,2 metros MPG/ESO, en el Observatorio de La silla, en Chile. Con un tiempo total de exposición de más de 50 horas, esta es probablemente la imagen más profunda jamás creada de este peculiar y espectacular objeto.

NGC 5128, conocida también como Centaurus A, es una galaxia lenticular que se encuentra a una distancia de 14 millones de años luz en la constelación de Centauro. Es una de las radiogalaxias cercanas a la Tierra, por lo que su núcleo galáctico activo ha sido ampliamente estudiado por astrónomos profesionales. Es la quinta galaxia más brillante del cielo, aunque solamente es visible desde el hemisferio sur y a bajas latitudes al norte.

Centaurus A puede ser descrita como una galaxia de morfología peculiar. Como se ve desde la Tierra, la galaxia se parece a una galaxia lenticular o elíptica con una vereda de polvo superpuesta. La peculiaridad de esta galaxia fue identificada en 1847 por John Herschel, y la galaxia se incluyó en el Atlas de galaxias peculiares (publicado en 1966) como uno de los mejores ejemplos de una galaxia "perturbada" con absorción de polvo.

La extraña morfología de la galaxia está generalmente reconocida como el resultado de una fusión entre dos pequeñas galaxias. Usando el telescopio espacial Spitzer los científicos han confirmado que Centaurus A está atravesando una colisión galáctica devorando una galaxia espiral.

Esta galaxia está compuesta principalmente de estrellas rojas evolucionadas.​ El disco polvoriento, sin embargo, es el sitio de formaciones estelares más recientes; ​Alrededor de 100 regiones de formación de estrellas han sido identificadas en el disco estelar.

Un poderoso chorro que extrae energía de la zona, que se cree que es un agujero negro supermasivo en el centro de la galaxia, es el responsable por las emisiones de rayos X y radio. Con las observaciones de radio hechas durante un plazo de diez años, los astrónomos han determinado que la parte interior del chorro se mueve a la mitad de la velocidad de la luz. Los rayos X son producidos por las lejanas colisiones del chorro con los gases circundantes, generando con ello partículas muy energéticas.

Crédito: ESO

No hay comentarios.