Artículos de última hora

Más allá de la materia


Lo que atraviesa el umbral desde el inconsciente metafísico infinito hasta las formas relativamente limitadas, estructuradas casi de dibujos animados de la mente consciente y sus construcciones de pensamiento lógico, es, de hecho, solo la pista y el susurro que sugiere y crea sentimientos y emociones. Por lo tanto, no es bueno que te presiones demasiado intentando entender cómo funciona y qué significa cada mensaje que recibes.

El mensaje reside en los sentimientos que las sincronicidades, sueños, visiones y experiencias, crean y despiertan dentro del Ser. Al mirar la sincronicidad, al mirar los sueños, pregúntate:

¿Cómo me siento al respecto?

¿De qué color es esta emoción?

¿A qué parte de mí se parece esta figura?

Si la sincronicidad tiene que ver con un animal, ¿cómo te hace sentir ese animal? ¿Qué emoción te ha despertado? Si es un sueño, es muy probable que el propósito de tales sueños es hablarle al Yo exterior acerca del Yo interior.

En ocasiones, el inconsciente se intentará comunicar de forma casi desesperada con el consciente, presentándole sueños repetitivos y simbología que aparece y se repite durante largos periodos de tiempo. Algunas personas se preguntan, ¿por que se repiten estos números? ¿Por que continuó soñando el mismo sueño o por que continuó visitando el mismo lugar mientras sueño?

Mucha gente aún no comprende que este es el lenguaje del inconsciente intentando transmitir un mensaje relevante al consciente. Si uno es incapaz de ver más allá de lo que hace la materia, vivirá toda su vida con el 1% de sus capacidades mentales. Está bien y es hasta entendible que sea así en muchas ocasiones para muchas personas, porque a casi nadie le enseñan estas cosas. Este conocimiento no forma parte de nuestra educación académica primaria. A nadie le enseñan que nosotros los seres humanos, como seres conscientes de nuestra propia existencia, formamos parte de un fenómeno que va más allá de lo que hace la materia.

Cada interpretación que hacemos del mundo que percibimos es una manifestación del Yo. En muchas ocasiones, cada figura, cada detalle, cada proceso dentro de nuestros sueños es el Yo. No hay necesidad de buscar lejos quiénes son esos misteriosos personajes que aparecen en los sueños, porque todos son el Yo. Es como si cada persona entrara en un mundo, dentro del inconsciente, donde todo es un símbolo que se utiliza para la comunicación, porque es el lenguaje más cercano para crear un tono preciso de sentimiento que la mente subconsciente, siempre creativa, puede desarrollar en su gran deseo de comunicar su esencia al Ser consciente. En otras palabras, la mente subconsciente utiliza la simbología para transmitir mensajes a la mente consciente. De esta manera a lo largo de la historia humana se transmitieron y se realizaron grandes descubrimientos en ciencias naturales y desarrollos tecnológicos que impactaron y siguen impactando la vida de millones de personas alrededor del mundo. En definitiva, la criatura humana está más allá de la materia.

No hay comentarios.