Artículos de última hora

Cimática: el estudio del Sonido - Vibración


En los experimentos de Cimática, se hace vibrar la superficie de una placa y aparecen regiones de desplazamiento máximo y mínimo en una cobertura delgada de partículas, pasta o líquido. En el medio aparecen diferentes patrones según la geometría de la placa y la frecuencia de la vibración.

Desde el punto de vista físico-matemático, la forma de los patrones nodales está predeterminada por la forma del cuerpo establecido en vibración o, en el caso de ondas acústicas en un gas, la forma de la cavidad en la que está contenido el gas.

El 8 de julio de 1680, Robert Hooke pudo ver los patrones nodales asociados con los modos de vibración de las placas de vidrio. Hooke tocó un violín a lo largo del borde de una placa de vidrio cubierta con harina, y vio emerger los patrones nodales.

En el siglo XVIII, el músico y físico alemán Ernst Chladni notó que los modos de vibración de una membrana o placa se pueden observar rociando la superficie vibrante con un polvo fino (por ejemplo, polvo de licopodio, harina o arena fina).

El polvo se mueve debido a la vibración y se acumula progresivamente en puntos de la superficie correspondientes a la vibración del sonido. Los puntos forman un patrón de líneas, conocido como "líneas nodales del modo de vibración". Los modos normales de vibración y el patrón de líneas nodales asociadas con cada uno de estos, están completamente determinados, para una superficie con características mecánicas homogéneas, a partir de la forma geométrica de la superficie y por la forma en que la superficie está restringida.

Los experimentos de este tipo, similares a los realizados anteriormente por Galileo Galilei alrededor del año 1630 y por Robert Hooke en 1680, fueron perfeccionados posteriormente por Chladni, quien los introdujo sistemáticamente en 1787 en su libro «Entdeckungen über die Theorie des Klanges» (Descubrimientos en La teoría del sonido). Esto proporcionó una contribución importante para la comprensión de los fenómenos acústicos.


Algunos investigadores piensan que las frecuencias vibratorias ejercen su jerarquía en todo el universo como lo hace la gravedad sobre los cuerpos físicos.

En 1967, Hans Jenny, médico y científico natural, publicó dos volúmenes titulados Kymatic (1967 y 1972), en los cuales, repitiendo los experimentos de Chladni, afirmó la existencia de un poder sutil basado en las imágenes simétricas hechas por ondas sonoras. Jenny puso arena, polvo y fluidos en una placa metálica conectada a un oscilador que podría producir un amplio espectro de frecuencias. La arena u otras sustancias se organizaron en diferentes estructuras caracterizadas por formas geométricas típicas de la frecuencia de la vibración emitida por el oscilador.

Según Jenny, estas estructuras, que recuerdan al mándala y otras formas recurrentes en la naturaleza, serían una manifestación de un campo de fuerza invisible de la energía vibratoria que lo generó. Quedó particularmente impresionado por una observación de que imponiendo una vocalización en el antiguo sánscrito de Om (considerado por los hindúes y budistas como el sonido de la creación), el polvo de lycopodium formaba un círculo con un punto central, una de las formas en la que el Om había sido representado.

Entender el por qué muchas personas piensan que las frecuencias vibratorias son un conjunto de ideas sin sentido no es muy difícil. Aunque hay algunas excepciones, para la gran mayoría, la Cimática queda completamente fuera de su proceso de educación.

Teniendo en cuenta el tiempo que hemos sabido sobre los bloques de construcción geométricos subyacentes del universo, obviamente hay una razón por la que no se enseña en escuelas gubernamentales. Pero, imagínese lo diferente que veríamos el mundo si desde pequeños se nos enseñara la ciencia de la Cimática, presenciando patrones geométricos, cambiando y reorganizándose, justo ante nuestros ojos a medida que aumenta la frecuencia vibratoria.

Quizás esto podría influir en la forma que hablamos y nos comunicamos con los demás y cómo nos expresamos de nosotros mismos.

¿Existe alguna pregunta sobre el por qué este mundo está siendo bombardeado con toda clase de violencia,plasmada en discursos de odio en la televisión, música y películas? De mi parte no, aunque no me preocupa. Antes de preocuparnos por un problema, debemos enfocarnos en las diferentes soluciones para contrarrestarlo.

Aunque lento, se está produciendo un cambio considerable de conciencia. Algunas personas están despertando con este conocimiento, antiguamente considerado sagrado, y se están reconectando a lo que nuestros antiguos ancestros sabían, veneraban y respetaban. Al enseñar a las generaciones futuras estos conocimientos, podemos ayudar a hacer del mundo un mejor lugar, mucho más en sintonía con la física armónica que hace posible la vida.

No hay comentarios.