El cosmos afecta la conciencia humana


La astrología es un antiguo arte y ciencia que data de miles de años. Aparece en muchas culturas, pero al igual que con la mayoría de la sabiduría antigua, gran parte de ella fue y ha sido ocultada y prohibida a la vista del público. Las sociedades secretas, tanto aquellos cuyos corazones se basan en la buena voluntad para toda la humanidad, como aquellos impulsados por la codicia y el beneficio personal, también han utilizado este tipo de conocimiento antiguo. Desde la astrología védica hasta la antigua Grecia, Roma y Egipto, muchas grandes mentes a lo largo de los siglos han practicado la astrología, y por buenas razones. A pesar de los escépticos, la astrología tiene mucho que ofrecer.

También es importante mencionar que muchos de nuestros padres fundadores de la ciencia moderna, especialmente en los campos de las matemáticas y la física / física cuántica, eran místicos de un alto nivel espiritual.

En este artículo no buscamos demostrar que la astronomía es verdadera o falsa, simplemente buscamos entender el conocimiento antiguo, y sacar nuestras propias conclusiones a partir de ese conocimiento.

Los hechos: los pensamientos de Carl Jung sobre cómo el cosmos afecta la conciencia humana son bastante contundentes. Jung habló sobre este tema varias veces, y otros investigadores también lo han expresado y citado en muchas ocasiones.

Reflexión: ​​¿Cuánto tienen que descubrir los seres humanos? ¿Nuestras creencias se interponen en el camino del descubrimiento? Si algo es real, pero demasiado difícil de creer, ¿continuarás descartando la verdad a favor de tus creencias?

"El día que la ciencia comience a estudiar fenómenos no físicos, avanzará más en una década que en todos los siglos anteriores de su existencia". - Nikola Tesla.

Astrológicamente hablando, para el hombre comenzó una nueva era en los albores del cristianismo. Antes de esto, teníamos sociedades secretas, conceptos como la piedra filosofal y otros conceptos "mágicos", incluido el uso de la magia y la brujería. Con el advenimiento del cristianismo, el concepto de Dios tomó un lugar muy prominente, pero más recientemente, los conceptos que se usaron y practicaron antes del comienzo de la religión moderna han surgido una vez más, lo cual es interesante porque estamos al final de una era, y haciendo la transición a una nueva. Existe una discrepancia entre los expertos sobre donde estamos exactamente, pero la mayoría parece estar de acuerdo en que estamos en un período de transición muy importante.

En la astrología occidental, estamos en transición de la Era de Piscis a la Era de Acuario. En la antigua astrología védica, estamos al comienzo del final de un ciclo de 300 (actualmente viviendo en el período de transición al final de la Era de Kaliyuga).

La doctrina védica también nos dice lo que hacen las filosofías de la astrología occidental, y también se correlaciona con los ciclos descritos por la antigua sabiduría de los nativos americanos.

Nos dicen que en este preciso momento estamos viviendo en una era de Oscuridad, también descrita en el Mahabhárata, un momento en que las capacidades mentales alcanzan su punto más bajo y la virtud moral es despojada de la Tierra.

Como escribe Bibhu Dev Misra, investigador independiente, cuando el "Alma del Mundo está llena de oscuridad y corrupción, y solo queda una pequeña fracción de virtud, disminuye lentamente a cero al final del Kali Yuga. Los hombres se vuelven a la maldad; domina la enfermedad, el letargo, la ira, las calamidades naturales, la angustia y el miedo a la escasez. La penitencia, los sacrificios y las celebraciones religiosas caen en desuso. Todas las criaturas se degeneran. El cambio pasa por encima de todas las cosas, sin excepción".

Estas descripciones reflejan con precisión el progreso de nuestra sociedad. A medida que avanzamos en la historia moderna, esta era pasada, que ha durado aproximadamente 2,100 años, está llegando a su fin, una conclusión marcada por un momento en que las tensiones globales nunca han sido tan altas.

Durante esta era, la humanidad ha experimentado la mayor oscuridad de su historia, y parece que cuanto más antigua sea una civilización, más avanzados espiritualmente y tecnológicamente podrían haber sido sus miembros, algo bastante interesante porque después de que termine esta era, volveremos al comienzo, entrando a una era que no se ha visto desde la época de los grandes conocimientos y comprensión de las ciencias naturales, espirituales, místicas y el desarrollo de la conciencia.

Las guerras y el conflicto, las discusiones basadas en el odio entre seres humanos, los seres de luz y conocimientos entrando en esta era de oscuridad; Todo esto parece ser parte del cambio masivo en la conciencia colectiva, que está sucediendo hoy. No existe un movimiento más exitoso en todo el mundo que la espiritualidad. Se está dando una colisión directa entre la luz y la oscuridad.

Explicación de Carl Jung:

Como sabemos por la historia del antiguo Egipto, estos eventos son síntomas de cambios psíquicos que siempre aparecen al final de un mes platónico y al comienzo de otro. Son, al parecer, cambios en la constelación del dominio psíquico, de los arquetipos o dioses, como solían llamarse, que provocan o acompañan transformaciones duraderas de la psique colectiva. Esta transformación comenzó dentro de la tradición histórica y dejó huellas detrás de ella. Primero, en la transición de la era de Torus a la de Aries, y luego de Aries a Piscis, cuyo comienzo coincide con el surgimiento del cristianismo. Ahora nos estamos acercando al gran cambio, que se puede esperar, cuando el punto de la primavera, entre en Acuario.

La cita anterior está tomada de su libro Flying Saucers: A Modern Myth of Things Seen in the Skies (Platillos voladores: Un mito moderno de las cosas vistas en los cielos). Es difícil encontrar una versión no traducida que fuera escrita por Jung en 1958, es por eso que todo lo que se presenta a continuación, de Manly P. Hall, quien tuvo una relación con Jung, reconocidos dos de las mejores mentes de su tiempo, es muy importante.

Hall ha sido reconocido como uno de los principales académicos del mundo en los campos de la religión, mitología, misticismo y ocultismo. Muchas grandes mentes se han sentido atraídas por su trabajo, incluido el fallecido Carl Jung, quien, al escribir sobre su Psicología y Alquimia, tomó prestado material de la colección privada de Hall.

Uno de sus libros más reconocidos es un gran recurso de información, Las Enseñanzas Secretas de Todas las Edades: un esquema enciclopédico de filosofía simbólica masónica, hermética, cabalística y rosacruciana.

Jung, contrario a la creencia popular, era un gran investigador en el tema de los ovnis, durante el tiempo que publicó su libro también acusó a la Fuerza Aérea de ocultar información sobre el tema.

Hall explica la cita de Jung, antes mencionada arriba, de la siguiente manera:

Jung nos dice que el año platónico es un problema de tiempo y que lo que llamamos el 'movimiento procesional de los equinoccios', hace que el equinoccio vernal cambie cada 2100 años, y que estos cambios corresponden a los meses del gran año platónico, que consiste en algo más de 25,000 años. Por lo tanto, nos está diciendo que estos cambios que surgen en la naturaleza, en el cosmos, en el espacio, se deben a ciertas transformaciones graduales de los arquetipos, y estos arquetipos significan que, en la naturaleza, este reloj está activo y que este reloj se mueve continuamente, pasando de una división cíclica a otra; sin duda podría reunir un poderoso cuerpo de información para demostrar que en cada uno de estos períodos vitales, estos períodos en el que cambia el dominante general del mundo, ha habido una marca, un importante cambio psicológico social en la vida de los individuos.

Hall continúa diciendo:

La vida del individuo está en relación con la vida del colectivo, que este fenómeno, de los platillos voladores, debe surgir a medida que el equinoccio vernal se mueve hacia el punto de acuario, y que esto implica, como lo fue para los egipcios, griegos y romanos, y también para muchos pueblos asiáticos, un movimiento importante de conciencia mundial, presión mundial, y que este movimiento es de un signo de agua, a un signo de aire ... Y que, por lo tanto, el misterio atmosférico, el misterio del aire y lo que está oculto en el aire; debe volverse cada vez más psicológicamente dominante durante un período de más de 2000 años por venir.

La conciencia humana y el espacio
La literatura científica es clara sobre el hecho de que varios ritmos fisiológicos y comportamientos colectivos globales no solo están sincronizados con la actividad geomagnética del Sol, sino también que las interrupciones en estos campos pueden crear efectos adversos sobre la salud y el comportamiento humano. A nivel biológico, sabemos que toda la vida en la Tierra está vinculada de alguna manera con los ciclos solares, lunares y posiblemente también con otros ciclos de orden galáctico.

También hay una gran cantidad de evidencia de que la conciencia humana, que juega un papel muy importante en la física cuántica y otras áreas de la ciencia no material, está directamente relacionada con la astrología de maneras muy peculiares.

"No fue posible formular las leyes de la mecánica cuántica de una manera totalmente consistente sin referencia a la conciencia". - Max Planck, físico y matemático, padre fundador de la teoría cuántica, Premio Nobel de Física 1918.

Por ejemplo, hemos documentado cómo las erupciones solares no solo tienen la capacidad de producir un hermoso espectáculo de luces para los espectadores en la Tierra, sino que también coinciden con los principales eventos mundiales y tienen un poderoso efecto en la conciencia humana. Si, los eventos cósmicos parecen influir en la psique de los humanos. Lo cual no es de extrañar, es decir somos el producto físico, químico y biológico de nuestro entorno y resulta que el cosmos es nuestro entorno.

La actividad solar se ha correlacionado directamente con eventos importantes a lo largo de la historia humana, y no hay duda de que los antiguos vieron estas correlaciones, y tal vez pudieron predecir los tiempos en la historia humana donde sucederían muchas cosas importantes.

Estamos en la era de la mentira y la desinformación, con déspotas llenos de lujuria por el poder manipulan la conciencia humana en busca de más poder, pero también es cierto que nos estamos acercando a una nueva era de sabiduría, ciencia y conocimiento universal. Algunas personas parece que están interesadas en conocer más sobre esos misteriosos objetos en el cielo. "Quiénes podrían ser y de dónde podrían venir?", se pregunta mucha gente.

La conclusión con el reciente aumento en el interés y la validez masiva del fenómeno ovni, coincide, al igual que con muchas otras cosas de carácter natural y espiritual (no solo los ovnis), con un cambio masivo en la conciencia humana. Si algo hemos aprendido en estos últimos cinco mil años de conocimientos es que contra la naturaleza no se puede luchar.

La naturaleza no es buena ni mala. Los conceptos de bueno y malo son de orden humano. Lo que tenemos que aprender es a seguir sus ritmos, los ritmos de la naturaleza, sincronizándonos con estos y volviéndonos uno con la fuerza que dio origen a nuestro ser, en lugar de tratar de combatirlos. El sol, la luna, los planetas, los átomos, las partículas elementales que componen el universo, los animales en la Tierra... todo está sincronizado en un orden bello y perfecto (esto lo aprendemos estudiando física, química y biología; la ciencia me da los datos, la filosofía los organiza). La única criatura que parece no encajar en todo esto, que no sabe ni por donde le da el aire, que parece tan desubicada con la naturaleza, es el ser humano.

Hemos estado como primates con la capacidad de hablar viendo hacia la tierra, el suelo, sin la capacidad de filosofar a nivel verdaderamente profundo, simplemente viéndonos los unos a los otros en busca de posibles enemigos. Pero, según la era a la que nos estamos acercando, el cosmos nos pide que levantemos la cabeza para ver hacia las alturas del cielo, las estrellas.

Publicar un comentario

0 Comentarios