Astrónomos descubren un agujero negro estelar "imposible" en la Vía Láctea


Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto un agujero negro excepcionalmente masivo de origen estelar con una masa 68 veces mayor que la del Sol, en la Vía Láctea. La existencia de un agujero negro de tales dimensiones en nuestra galaxia raya con lo absurdo. Esto es verdaderamente histórico y exige que algunos modelos de la astrofísica sean revaluados por los físicos teóricos.

"Los agujeros negros de tal masa ni siquiera deberían existir en nuestra galaxia, la Vía Láctea, según la mayoría de los modelos actuales de evolución estelar", dijo el Dr. Jifeng Liu, astrónomo del Observatorio Astronómico Nacional de China, la Academia de Ciencias de China.

"Pensamos que las estrellas muy masivas con la composición química típica de nuestra galaxia deben arrojar la mayor parte de su gas en poderosos vientos estelares, a medida que se acercan al final de su vida. Por lo tanto, no deberían dejar un remanente tan masivo".

"El agujero negro recién descubierto es dos veces más grande de lo que creíamos posible. Ahora los teóricos tendrán que asumir el desafío de explicar su formación".

"Este agujero negro es mucho más masivo que los agujeros negros típicos que encontramos habitualmente en la Vía Láctea, cuyas masas distribuyen entre 5 y 15 masas solares", agregó el Dr. Jorge Casares, investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias y la Universidad de La Laguna.

El descubrimiento
El nuevo agujero negro es parte de LB-1, un sistema binario de estrella-agujero negro ubicado a unos 13.800 años luz de distancia en la constelación de Géminis.

"LB-1 se encuentra en las coordenadas 188.23526 ° (longitud galáctica), + 02.05089 ° (latitud galáctica)", dijeron los científicos.

El compañero del agujero negro es una estrella de tipo B subgigante 8.2 veces más pesada y 9 veces más grande que el Sol.

La estrella tiene solo 35 millones de años y orbita el agujero negro una vez cada 78,9 días.

"Los experimentos LIGO / Virgo revelaron agujeros negros con masas de varias decenas de masas solares, mucho más altas que los agujeros negros galácticos previamente conocidos", dijeron los astrónomos.

"El descubrimiento de un agujero negro de 68 masas solares en LB-1 confirmaría su existencia en nuestra Vía Láctea".

"Los agujeros negros detectados por LIGO / Virgo se explican naturalmente en el marco de la teoría estándar de la evolución estelar", agregó el Dr. Chris Belczynski, de la Academia de Ciencias de Polonia.

"En contraste, el agujero negro LB-1 parece imposible de explicar, ya que las estrellas lo suficientemente masivas como para formar un agujero negro monstruoso de 68 masas solares, deberían ser totalmente destruidas por poderosas explosiones de supernovas que solo dejan gas y polvo dispersos, y no agujeros negros".

"Este descubrimiento nos obliga a volver a examinar nuestros modelos de cómo se forman los agujeros negros estelares", dijo el profesor David Reitze, director ejecutivo del Laboratorio LIGO en Caltech y astrofísico de la Universidad de Florida.

"Este notable resultado, junto con las detecciones de LIGO / Virgo de colisiones de agujeros negros binarios durante los últimos cuatro años realmente apunta hacia un renacimiento en nuestra comprensión de la astrofísica de agujeros negros".

Crédito de la imagen: Jingchuan Yu.

Referencia del documento científico:
J. Liu et al. 2019. Un enorme sistema binario estrella-agujero-negro a partir de mediciones de velocidad radial. Nature, volumen 575, páginas 618–621 (2019); doi: 10.1038 / s41586-019-1766-2

Publicar un comentario

0 Comentarios