El Holoceno


El Holoceno, también conocido como el periodo posglacial, es una división de la escala temporal geológica, la última y actual época del período Cuaternario. Comenzó hace 11,700 años antes del año 2000, cuando termina el episodio frío conocido como Dryas Reciente, perteneciente a la última glaciación.

Es un período interglacial, es decir, en un futuro no determinado es factible que sea sucedido por una nueva glaciación. En el pasado, la temperatura se hizo más suave y distintos casquetes glaciares desaparecieron o perdieron volumen, lo que provocó un ascenso en el nivel del mar.

Esto hizo que Indonesia, Japón y Taiwán se separaran de Asia; Gran Bretaña, de la Europa continental, y Nueva Guinea y Tasmania, de Australia. Además, produjo la formación del estrecho de Bering, que comunica el océano Ártico con el océano Pacífico, donde antes había tierra firme. En África el episodio más importante es la desecación paulatina de la región que ahora ocupa el desierto del Sáhara.

La única especie humana que ha vivido en esta época ha sido el Homo sapiens, que durante estos últimos milenios desarrolló la agricultura y la civilización, ocasionando importantes cambios en el medio ambiente. Por este hecho, algunos científicos proponen sustituir el nombre por Antropoceno.

Origen
El término Holoceno fue usado por primera vez por Paul Gervais en 1867​ para referirse al actual período cálido tras la última glaciación y fue adoptado como unidad de la escala internacional de tiempo geológico por el Congreso Geológico Internacional de 1885 (actualmente bajo los auspicios de la Unión Internacional de Ciencias Geológicas). La definición formal como serie y época del Cuaternario se produjo en 2005,​ estableciéndose la sección estratotipo y punto de límite global (GSSP) en un testigo de hielo tomado en Groenlandia.

Paleogeografía
La deriva continental a lo largo de estos casi 12.000 años ha sido de menos de un km, lo que es casi irrelevante. Sin embargo, el hielo se derritió causando que el nivel del mar subiera unos 35 m durante esta época y 120 m desde el último máximo glaciar, hace alrededor de 20.000 años.​ El aumento del nivel no se produjo de forma uniforme a lo largo de este tiempo, sino que hubo varios pulsos de rápido deshielo, alternados por otros de deshielo progresivo. La mayor parte del aumento del nivel del mar se produjo antes de 6000 años atrás.

En muchas zonas por encima de los 40 grados de latitud norte, el terreno había sido deprimido por el peso de los glaciares, por lo que al producirse el deshielo del Pleistoceno tardío subieron tanto como 180 m, elevación que continúa incrementándose en la actualidad. La elevación del nivel del mar y la depresión temporal de la tierra permitió la incursión temporal del mar en zonas que ahora están lejos de la costa.

Del Holoceno marino se conocen fósiles de Vermont, Quebec, Ontario y Míchigan. Los depósitos marinos en costas de latitudes más bajas son raros porque el aumento del nivel del mar fue superior a cualquier probable elevación de origen no glaciar. En la región de Escandinavia dio lugar a la formación del mar Báltico. La región sigue elevándose a una tasa de 1 cm al año, causando débiles terremotos en el norte de Europa y se estima que todavía subirá otros 100 m. El equivalente norteamericano es la bahía de Hudson, que al elevarse, redujo su extensión desde el máximo de la última fase postglaciar a sus límites actuales.

Clima

El Holoceno comenzó después de que finalizara el evento de enfriamiento del Dryas Reciente, a partir del cual las temperaturas se hacen más suaves. El Óptimo Climático del Holoceno fue un período cálido que se produjo durante el intervalo comprendido aproximadamente entre 9000 y 5000 años atrás. El clima mundial era muy probablemente entre 0,5-3 °C más cálido de lo que es actualmente.

Sin embargo, el calentamiento probablemente no fue uniforme en todo el mundo. Este período terminó hace alrededor de 5500 años, cuando las primeras civilizaciones humanas en Asia y África empezaron a florecer. A continuación, comenzó el Neoglacial, en el cual las temperaturas disminuyeron progresivamente hasta la actualidad (en periodos cíclicos de calentamiento/enfriamiento), con probables excepciones como el Óptimo Climático Romano en los siglos I a IV, o el Óptimo Climático Medieval de los siglos X a XIV. El punto culminante del enfriamiento fue la Pequeña Edad de Hielo, con tres máximos: sobre 1650, 1770 y 1850.

El Holoceno ha sido un período interglaciar y no hay ninguna razón para creer que represente el fin de los ciclos de glaciaciones. Sin embargo, el actual calentamiento global puede hacer que la Tierra se caliente más que en el anterior período interglacial, Riss-Würm, que llegó al máximo hace aproximadamente 125.000 años con temperaturas más cálidas que en la actualidad.

Este fenómeno se denomina a veces como un súper-interglaciar. En comparación con las condiciones glaciales, en el interglaciar las zonas habitables se expandieron hacia el norte, alcanzando su punto más septentrional durante el Óptimo Climático del Holoceno. La mayor humedad en las regiones polares causó la desaparición de las praderas boreales.

Paleobiología
La vida animal y vegetal no ha evolucionado mucho durante el corto Holoceno, pero se han producido importantes cambios en la distribución de plantas y animales. Un gran número de animales, incluidos los mamuts, mastodontes, Smilodon y Homotherium, los llamados "dientes de sable", y los perezosos gigantes desaparecieron en Norteamérica. En este continente también se extinguieron animales que sobrevivieron en otras partes, incluyendo caballos y camellos. Esta extinción de la megafauna americana coincide con la llegada del ser humano hace 12.000 años, al igual que las extinciones anteriores de grandes marsupiales en Australia hace 40.000 (como el diprotodon) o las posteriores de aves no voladoras en Nueva Zelanda hacia el año 1300 d.c (como el moa).

Las extinciones de plantas y animales continúan hoy en día. La tasa observada de extinción se ha acelerado de manera espectacular en los últimos 50 años. En general, el evento de extinción del Holoceno se caracteriza por deberse a factores relacionados con la presencia humana y por producirse en un tiempo geológico muy corto (decenas de miles de años) en comparación con la mayoría de los otros eventos de extinción. A veces se la denomina la sexta extinción, pues anteriormente hubo cinco grandes eventos de extinción.

Desarrollo humano

Los cambios en el ambiente provocaron una serie de alteraciones en la economía de los cazadores-recolectores, que desembocarían en el Mesolítico, al desaparecer la megafauna del Pleistoceno. Se domesticó al lobo, convirtiendo al perro en un auxiliar fundamental para la caza menor. Se adoptaron también el arco y las flechas, y los arpones, así como el hacha, el cuchillo y el propulsor de venablos.

Por entonces los humanos vivían en pequeñas tribus que se albergaban en cavernas o pequeñas chozas de madera o tierra; normalmente existían edificios o parajes naturales con uso exclusivamente religioso, en los cuales sucedían danzas mágicas, enterramientos colectivos y se dedicaba culto a los muertos. En pleno mesolítico, se habían desarrollado instrumentos más evolucionados, como aparejos de pescar, azuelas o piraguas. Con el paso al Neolítico, la población humana sufrió un poderoso cambio, desarrollándose lentamente una alta variabilidad cultural. Parece ser que la cultura neolítica surgió de Oriente Próximo, y llegó a Creta, al Delta del Nilo, al Danubio, mar Caspio y Macedonia aproximadamente en el año 5000 a. C.

Publicar un comentario

0 Comentarios