Estudio revela cómo defenderse de los ataques de un narcisista


El narcisismo está marcado por aires de grandiosidad extrema, egocentrismo, una visión egocéntrica del mundo, tendencia a manipular a los demás y la incapacidad de ver el mundo a través los ojos de otras personas. Esta gente habla de sus derechos y sentimientos, pero nunca consideran los derechos de otros. Estas cualidades pueden hacer que las personas con estas tendencias sean más que irritantes para socializar. Lo más saludable es evitarlos, pero a veces no tienes otra opción más que interactuar con ellos. Tal vez sea un compañero de trabajo, un jefe o un pariente cuyo constante engrandecimiento y falta de empatía te están irritando.

Entonces, te levantas una mañana y decides tratar de cambiar la relación que tienes con un narcisista, esto con el propósito de poner tus molestias personales en segundo plano o, tal vez, para conservar tu trabajo. Cuando ves a esa persona, en lugar de escapar sin llamar su atención, te acercas y haces un comentario amigable para comenzar una conversación, esperando conseguir una buena respuesta a cambio. Sin embargo, todo lo que recibes es ser ignorando, o peor aún; un gesto repugnante, seguido de una réplica gruñona.

Investigaciones sobre el Narcisismo
Centrándose en el impacto negativo de tener un jefe narcisista en el trabajo, B. Parker Ellen III de la Universidad Northeastern y sus colegas de investigación (2019), dicen que los jefes narcisistas crean un gran estrés en los empleados, evitando que estos puedan dar más de sí mismos en el trabajo.

En un entorno laboral, los empleados no tienen la opción de evitar a sus jefes, por lo que se ven obligados a tratar con esta persona desagradable, aunque solo sea para reuniones obligatorias o sesiones de supervisión. Además, la arrogancia en los jefes es una característica casi omnipresente de la vida porque, como señalan los autores del estudio, "se ha encontrado que el narcisismo subclínico facilita la aparición de líderes en las organizaciones". Por mucho que los empleados intenten hacer frente a estos jefes narcisistas, los resultados son casi siempre adversos, pero debido a que pueden no tener otras opciones para ganarse la vida, tienen que soportar esa situación.

De acuerdo con Ellen y sus colegas de investigación, esa capacidad de hacer frente se convierte en una forma de "gestión de recursos" que brinda a los empleados "un antídoto" para el estrés laboral de tener un jefe que disfruta haciendo que todos los demás, especialmente sus empleados, se sientan indignos.

Sin embargo, solo tener recursos puede no ser suficiente para ayudar al empleado a superar este estrés. Según el equipo de investigadores con sede en Boston, debes poder usar todos tus recursos, es decir; si llegas a un punto en donde estás tan estresado que ni siquiera puedes encontrar el camino hacia una estrategia de afrontamiento, cualquier fortaleza que poseas normalmente se vuelve irrelevante.

Por ejemplo, cuando tratas de ser amable con una persona narcisista, estás utilizando una forma de afrontamiento centrado en las emociones que implican optimismo e intentas ver lo mejor de la situación. En esto se basa la administración de recursos, pero por mucho que esa estrategia funcione en las interacciones con la gente común, puede ser frustrante ver cómo tus esfuerzos de cooperación social son rechazados cuando el individuo narcisista convierte tu comentario amigable en un ataque contra ti.

Ellen y sus colegas mencionan que una persona narcisista exhibirá "desacuerdo" y carecerá de remordimiento por cualquier daño que te cause. Si estás haciendo bien tu trabajo, nunca estará dispuesto a reconocerlo. Además, cuando hay un desequilibrio de poder, como normalmente ocurre en un entorno laboral donde el empleado solo sigue órdenes y el jefe tiene todo el poder, realmente te quedan pocos recursos a disposición que no sean recurrir a tus propios mecanismos internos para protegerte de los efectos nocivos de esa clase de individuos. ¿Entonces cuáles son los recursos que puedes utilizar para hacer frente a esta gente desagradable y controladora?

El estudio
Al examinar la literatura previa sobre gestión de recursos, la investigación dirigida por la Universidad de Northeastern utilizó una medida que incluía los siguientes elementos:

  1. Cuando el trabajo es estresante, puedo conservar mi energía.
  2. Tengo suficiente equipo y personal a mi disposición para mantenerme ocupado cuando las cosas se ponen estresantes.
  3. Cuando siento que mi "batería está agotada" en el trabajo, puedo hacer que otros compañeros me ayuden con parte del trabajo.
  4. Cuando el trabajo se vuelve abrumador, puedo descansar lo suficiente como para recuperar fuerzas.
  5. Puedo mantener el ritmo en el trabajo cuando las cosas se ponen agitadas.
  6. Puedo cambiar mi comportamiento en el trabajo para asegurarme de no trabajar sin energía y recursos.

En definitiva, mantener una buena reserva de energías físicas, mentales y emocionales es esencial para enfrentar el narcisismo. Todos estos recursos serían estrategias excelentes para combatir el comportamiento dominante de cualquier narcisista, pero son particularmente útiles cuando ese comportamiento ocurre en un entorno laboral. Pregúntate cómo responderías si te encuentras en esa situación, para que puedas evaluar tu propia capacidad en la administración de recursos y contrarrestar a un narcisista.

En el estudio sobre jefes narcisistas, los investigadores probaron el «modelo de gestión de recursos» en una serie de tres muestras obtenidas de trabajadores que incluyeron a 187 empleados municipales, 199 planificadores financieros y 147 empleados de ventas médicas.

La hipótesis guiando los análisis fue la siguiente: los puntajes altos basados en la medida de gestión de recursos tendrían que atenuar los efectos negativos, ocasionados por el jefe narcisista, en los empleados, es decir; el agotamiento emocional, la tensión laboral, el estado de ánimo, la depresión, el nivel de desempeño en las tareas laborales y el comportamiento de "compañerismo", cómo ayudar voluntariamente a otros empleados.

Además, los investigadores incluyeron factores como la edad, el género, el tiempo siendo empleado, los rasgos de personalidad de la extraversión y el neuroticismo; la inestabilidad emocional del individuo.

La inestabilidad emocional es un rasgo psicológico relativamente estable y que define una parte de la personalidad,​ la cual conlleva, para quien puntúa alto en este rasgo: inestabilidad e inseguridad emocional, tasas elevadas de ansiedad, estado continuo de preocupación y tensión, con tendencia a la culpabilidad y generalmente unido a sintomatología psicosomática.

Resultados
Los hallazgos respaldaron las predicciones del estudio, mostrando que; para los empleados con capacidades de gestión de recursos más bajas; percibir a su jefe como un narcisista predice más tensión en el trabajo, agotamiento emocional, depresión y menos conductas participativas con otros empleados.

Sin embargo, los empleados con una mayor gestión de recursos parecían exhibir un fenómeno positivo; automotivación, basada en la forma que percibían a un superior con alto grado de narcisismo. En lugar de ver a sus jefes como una amenaza para sus recursos, los vieron como un desafío, creando lo que los autores describen como una "espiral beneficiosa".

Conclusiones
La percepción, la forma en la que interpretamos la actitud y comportamiento de los demás, parece ser clave para tratar con las personas narcisistas. Esforcémonos entonces por encontrar formas de aprovechar nuestros recursos internos y luego, cambiemos la forma en que percibimos a las personas.

Este estudio sugiere que puedes controlar parcialmente el resultado de tus percepciones emocionales cuando te enfrentas a un individuo narcisista. Es muy simple: concéntrate en tus atributos, piensa en positivo, trata de obtener un descanso mental, recarga tus energías y encuentra tus puntos fuertes para sentirte competente y valioso. Olvídate de ser amigable con gente que no le interesa tu amistad. Cuando se trata del trabajo, tus relaciones son de negocios, no emocionales, pero si esto cambia, todo dependerá de la actitud con la que te traten.

Nunca agregues más valor de lo necesario a una situación, opinión o comportamiento de una determinada persona (s); eso solo desgasta tus energías mentales. No te dejes llevar por tus emociones en el momento. Piénsalo y si necesitas reflexionar, tomate todo el tiempo necesario. Te lo agradecerás después. Se trata de unir lo emocional con lo intelectual para lograr una versión superior de nosotros mismos, o como diría Alfred Adler, médico y psicólogo austríaco, discípulo de Sigmund Freud y fundador de la psicología individual:

«Sigue a tu corazón, pero lleva tu cerebro contigo».

En resumen, es difícil ser amable con una persona narcisista cuando tus esfuerzos por ser amable son contraproducentes. El uso de algunas de las estrategias identificadas en el estudio de Ellen y sus colegas puede proporcionarle la solución que necesitas para ver a esta persona, no como una amenaza, sino como un desafío a superar con tu intelecto.

Referencia del documento:
B. Parker Ellen et al. (2019). Tratando con un jefe narcisista: efectos interactivos del narcisismo del supervisor y la capacidad de gestión de recursos subordinados en los resultados del trabajo. Journal of Business Ethics, Volumen 157, Número 3, págs. 847–864; doi: 10.1007 / s10551-017-3666-4

Publicar un comentario

0 Comentarios